14 abril, 2024

Quien mucho habla, poco escucha

“Existen dos tipos de personas que no dicen mucho: las que no hablan, y las que hablan demasiado. (Lei An-Jai)”. “Recordad que la naturaleza nos ha dado dos oídos y una sola boca, para enseñarnos que más vale oír que hablar.” (Zenón)

Este gobierno habla tanto que ha perdido la capacidad de escuchar. Ninguna revolución puede durar mucho tiempo teniendo todos los poderes, porque cae por su propio peso al dejar de representar al pueblo para quien debe trabajar.

Alianza País hace mucha bulla, mucha propaganda, habla mucho. Sin embargo comenzó hace un tiempo a violar derechos de las personas, a quien gobierna, y eso es una olla de presión. Un ejemplo sencillo y aislado de esto es la violación de la confidencialidad entre paciente y médico, a la cual ya me he referido en artículos anteriores.

Se pretende hacer una consulta para que parezca democracia una tiranía. La idea es que poniendo preguntas totalmente direccionadas la gente caiga y el gobierno se levante con más fuerza. Ese tipo de abusos son los que ocurren cuando se deja de escuchar y el poder se les sube a la cabeza a las personas que conforman un gobierno.

Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar (Diógenes). Nadie tan equivocado como aquel que cree que no se equivoca nunca, porque como decía Benjamín Disrael: “Ser consciente de la propia ignorancia es un gran paso hacia el saber”. Dickens nos dice que “Cada fracaso enseña algo que el hombre necesita aprender”.

Gibrán Jalil enseña que “Del hablador he aprendido a callar; del intolerante, a ser indulgente, y del malévolo a tratar a los demás con amabilidad. Y por curioso que parezca, no siento ninguna gratitud hacia esos maestros”.

Pero si algo nos ha dejado indicado la historia a través de los milenios y de los mares es que ninguna revolución con todos los poderes puede durar tanto tiempo. Las dictaduras terminan en tiranías y estas en ruinas, saliendo perjudicados gravemente quienes participaron en estas.

Ecuador vivió años de gloria entre 1947 hasta 1963. Y los volverá a vivir. La gloria del Ecuador la tendremos cuando los gobernantes escuchen a los gobernados y trabajen en conjunto por el bien de estos y de la grandeza del ser humano en todas sus dimensiones.

Artículos relacionados

No hay comentarios

  1. César: Brillante tu título. El problema
    es que estos dictadorzuelos de pacotilla
    sufren el síndrome de las cacatúas.
    Hablan, hablan y hablan adefesios y
    medio para que el pueblo les crea.
    Y como nuestro pueblo es tan ignorante
    todavía, encima de que les escuchan sus
    estupideces (discúlpame el término),
    encima les dan el voto, y peor el
    sadomasoquismo: los reeligen.
    Mayra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×