23 abril, 2024

Los riesgos de la revolución

From Guevara to Chavez

Una revolución debe tener varias personas en las que se pueda confiar. Un grupo de personas inteligentes, bien intencionadas, honestas, incorruptas, pueden lograr un cambio muy importante. La mayoría de los ciudadanos del mundo cumplen con estos requisitos, pero siempre hay parientes, amigos e infiltrados que buscan su lucro personal o el de sus amigos y parientes, y hacen de la revolución, una robolución.

Los comecheque son prueba de lo que se expone. Las obras deportivas para el oriente quedaron en proyectos y la plata en el bolsillo de los que contrataron las obras y de quienes las concedieron, de acuerdo a la prensa que hace tiempo dejó de comentar el asunto. Ojalá sepamos un día cuanto le costará al Estado los juicios del hermano del Presidente.

Ahora se señala otro negociado. La urea subsidiada no llega a las manos de los agricultores pobres, sino a la de los comerciantes, ya sea por medio de los gremios o por gente del Gobierno. Al parecer algunos de los que están a cargo, buscan llenar sus bolsillos y los altos del Gobierno no pueden hacer nada para detenerlos, ya que es gente que está con ellos. Basta un pillo adentro para que éste, para no ser acusado, prefiera dejar a los culpables indemnes y libres. En esta forma, se va tejiendo una red de corrupción que permite que la gente común, al ver la inmunidad campante, llegue a pensar que hasta las más altas esferas del Gobierno están involucradas.

Callar la libertad de expresión, por querer callar a la oposición, es algo grave, pues permite algo peor, que es la suposición. Es un arma de doble filo, ya que al mismo tiempo que impide que el pueblo que no piensa, se entere de lo que ocurre, hace que los que sí piensan, crean que la situación es más grave y que los delincuentes son muchos más que los reales culpables.

Otro punto grave de la revolución ciudadana es el odio y el resentimiento que se ha sembrado, destruyendo el alma simple y cristiana de nuestros compatriotas. Es indudable que necesitamos urgentemente justicia social, pero no sólo para los amigos del Gobierno, sino para todos los ecuatorianos. La realidad actual es triste: los que han logrado un puesto con el Gobierno o tienen amigos entre ellos, se benefician recibiendo la urea subsidiada, cargando a nombre de otros el retiro de la misma, por ejemplo. Los pobres sin padrino, no entran al reparto, sino sus nombres, como si ellos la recibieran, de acuerdo a la nota de la prensa que aún no puede ser silenciada. Cuando toda la prensa crítica quede silenciada, el robo será con total impunidad. ¿VIVA LA REVOLUCIÓN?

Creo que llevamos un rumbo errado y es hora de rectificar. Hay que exigir honestidad en los mandos medios y bajos, y SANCIONAR al que roba o se aprovecha de los pobres, así sea un gran amigo o un gran colaborador. No es posible que los que han robado o actuado incompetentemente, anden libres y sin sanción. Silenciar la prensa es grave y no es una solución, sino una prueba más de cómo los que desean llenarse los bolsillos, buscan la impunidad para sus actos delictivos.

Artículos relacionados

No hay comentarios

  1. Me agrada mucho su manera clara frontal,y a la vez, objetiva de decir las cosas.
    Siento mucho, eso sí, no albergar como Ud. la esperanza de que el gobierno vaya a rectificar, menos aún sancionar a los culpables.
    El gobierno no es objetivo, por lo que resulta injusto, cuando se trata de personas que no comparten su ideología, es por eso su incapacidad, para lograr consensos, de alli la necesidad imperiosa de tener personas en todos los espacios gubernamentales, que se allanan a sus deseos.
    Debemos luchar por mantener la capacidad de seguir diciendo sin temor ni favor, todo aquello que nos quite el derecho de expresarnos en cualquier foro.
    Los ecuatorianos debemos seguir siendo libres, no podemos ser corderos que se dejan llevar al matadero.
    El mundo debe conocer lo que ocurre aqui!!!!!!!!!!

  2. Sr. Gomez. Por desgracia, el triunfo del socialismo ya esta trazado de antemano. En esto consisten estas revoluciones modernas, llegan al poder con el voto, ofreciendo algo totalmente diferente como plataforma y se transforman en la porqueria que presenciamos y nos duele en lo profundo pues les creimos y votamos por ese cambio tan esperado. De ahora en adelante, al mejor estilo chavista, vera como no los podran derrocar con el voto pues todo ya esta previamente decidido. Esta es la suerte y la maldicion de nuestro continente americano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×