23 abril, 2024

Que orgullo ser guayaquileño.

Quiero dejar atrás mis quejas por el pésimo servicio que recibí con mi esposa en Quito el mes de diciembre del año anterior, en una tradicional pizzería que se jactaba de cumplir más de 25 años de existencia, o del dolor de cabeza que pasamos buscando donde parquear para poder merendar en un restaurant o que te atiendan con un mínimo de respeto y decencia en Salinas en este feriado, porque ayer, aunque lo que sucedió fue una tragedia para quienes vivían en ese predio, me dio un hálito de esperanza, y me permitió vislumbrar, que unidos se puede franquear cualquier barrera, y que en los instantes de penuria, los guayaquileños somos solidarios y nos convertimos en una sola persona, en la búsqueda del bienestar para los hermanos más necesitados.

El hecho al cual me quiero referir, sucedió a los pocos minutos de mi retorno de la península, cuando ya instalado en la tranquilidad de mi hogar, empecé a escuchar un sinnúmero de sirenas, (nada raro en mi zona, porque vivo cerca a una prestigiosa clínica de la ciudad), pero la diferencia, era que el sonido de las mismas, concluía en la esquina de mi domicilio, por lo cual me percaté que una vivienda del sector estaba en llamas; es luego de eso, y del manejo de esos personajes de casaca roja, que se me inflamó el corazón de orgullo, al saber que esta ciudad, al menos en este caso, estuvo bien atendida y el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, hicieron honor al respeto y consideración, que con acciones como las que presencié, se han sabido ganar de los que habitamos en esta urbe.

Pude observar como poco a poco, pero en menos de 10 minutos, a más de los típicos carros de los bomberos, algunos automóviles particulares de todo tipo, desde una camioneta y un 4×4 último modelo, hasta un par de camionetas destartaladas todas con el logotipo rojo de B.C.B.G., se fueron parqueando alrededor del siniestro, y de los mismos salían esos héroes anónimos, que estaban listos y prestos a brindar su contingente e incluso arriesgar sus vidas en favor de personas desconocidas, simplemente imbuidas, por dar cumplimiento al sagrado deber que el bombero voluntario juró al aceptar tan honroso encargo.

Todo lo anteriormente relatado me hizo a reflexionar, porqué ese honor y esa hidalguía para dar cumplimiento cabal al deber encomendado, que demostraron los miembros del B.C.B.G., todo ese trabajo mancomunado, en el cual no existió distingo de raza, credo, preferencia política o situación económica, es también utilizado por la ciudadanía toda, para apagar los fuegos del odio y revanchismo en los cuales este nefasto desgobierno nos tiene sumidos a la mayoría de ecuatorianos; porqué ese trabajo coordinado entre Bomberos, Vigilantes de Tránsito y Policía Nacional, no se expande a otros ámbitos de poder, para ver si en algún momento Gobierno Central y Gobiernos Seccionales, trabajan juntos con planes definidos y consensuados por el bien de los ciudadanos, y no como en la mayoría de los casos se rinden ante las pretensiones absolutistas del autócrata, o en el caso de esta libérrima ciudad, que se debe mantener en pie de lucha antes los embates arteros, de quien aunque nació en Guayaquil, se ha propuesto destruirla, por no poder doblegarnos a sus malintencionadas ambiciones.

Quizás sea una aspiración más de nuevo año que de seguro no se llegará a cumplir, pero como mencioné en el primer párrafo de esta entrega, me queda una leve esperanza de que este deseo se realice, por ahora solamente puedo decir ante lo actuado por los miembros de nuestro Benemérito Cuerpo de Bomberos, QUE ORGULLO SER GUAYAQUILEÑO.

Artículos relacionados

Los Sufridores

Nuestro país está jodido porque está repleto de ellos. En todas las instancias. En todas las familias. En todos los grupos, gremios y movimientos sociales hay un sufridor al acecho… Ahí están, son causa y motivo de la destrucción de hogares. Del odio y desentendimiento en los barrios. Del mal ambiente en las empresas. De la separación de los grupos de amigos. En general, del estancamiento de los países. Porque el sufridor es el sinónimo patético del peor grado del acomplejado: el que sólo mira lo malo.

Para el sufridor, que es por esencia murmurador, todo el mundo es marihuanero, drogadicto, pandillero, puta, maricón o ladrón. Nunca nadie tiene buenas intenciones. Todos tienen un objetivo escondido y se satisface y solaza “descubriéndolo”. Es más, le dedica tiempo a eso. Mide cada palabra, cada gesto, cada tartamudeo en su afán de demostrar que quienes lo rodean son tontos y quieren hacer o hacen mal. No hace ni deja hacer. Sufre por eso. Pero, sorprendentemente, sufre además porque los demás también hacen.

No hay comentarios

  1. Yo me siento más que orgullosa de ser guayaquileña Corazón de León, porque ahora sí podemos disfrutar de nuestra querida y reconstruída ciudad durante los feriados. Quizás porque estoy a las puertas de la Tercera Edad disfruto de la paz de nuestro Guayaquil en los feriados. Pasear por los muchos lugares que ahora tiene, es un verdadero descanso para el espíritu y para los ojos. Es una lástima que algunos guayaquileños de nacimiento, que pensábamos amaban sinceramente a su ciudad, estén contribuyendo a la destrucción de los bienes materiales y morales de nuestra ciudad, atacando a instituciones como Solca y poniendo toda clase de trabas desde ese desprestigiado «congresillo». Se han vendido por 15 minutos de fama y poder. Pero como Ud. dice, Lcdo. Aycart, qué orgullosos nos sentimos de esos verdaderos guayacos que voluntariamente desde nobles instituciones como el Benemérito Cuerpo de Bomberos, La Junta de Beneficencia, Solca, Sociedad Protectora de la Infancia, Sociedad Filántrópica, y los voluntariados hospitalarios, nos recuerdan constantemente que el guayaquileño es generoso, abierto y solidario. Aquellos desnaturalizados, son la excepción que confirman la regla. FELIZ AÑO 2009 Y POR SIEMPRE, VIVA GUAYAQUIL!!!

  2. Estimado Frank,

    Totalmente VERDAD! ellos se sacan la mugre y arriesgan sus vidas y creo que todos los BOMBEROS en el Ecuador se merecen el respeto y admiraciòn de todos nosotros.

    Vale tambien recalcar que, ya que nombrastes a la PENINSULA durante èste feriado, hoy en el periodico he leido que en la PENINSULA los turistas (la mayoria) sufrieron mucho, como: falta de parqueo, suciedad por falta de recolecciòn de basura en las playas/calles, de inseguridad, bueno de lo que en realidad siempre ha sufrido pero hoy tambien por TELEVISION logrè ver el DESASTRE que se originò cuando TURISTAS de todos lados intentaron ver el atardecer muy bonito que se da en MAR BRAVO.

    Un caos COMO NUNCA y es que la desorganizaciòn de los màximos personeros de la nueva provincia han dejado mucho disgusto a propios y TURISTAS.

    Por fin se les cae la careta a estos SABIDOS que desmembraron nuestra provincia, NO SABEN ADMINISTRARLA y se ve el caos y mugre por todos lados. Cosa que no pasaba por que habìa mayor y mejor control.

    Deberìamos reclamar por esta parte de territorio que se nos ROBARON ciertos SAPOS .

    Si estos SAPOS/RATEROS no saben como mantener y administrar bien esa region , por que permitirles que la sigan destruyendo???

    Guayas debe reclamar lo suyo ya que bastante le costò levantar dicha REGIÒN sin ayuda de NADIE, claro las personas que viven ahi se merecen el respeto adecuado al caso, pero ¿¿gracias a quienes es que SALINAS ha llegado a ser lo que es???

    Hay fotos de SALINAS antiguo que cualquiera puede ver , era un caserio de una ventena de casas y lo que es ahora es gracias a los GUAYASENSES en GENERAL.

    Se lee y se ve por todos lados como SALINAS esta de mal en peor.

    Que pena y todo esto se lo debemos al DESGRACIADO que tenemos como presidente, el gran desmembrador de la patria.

    Atte
    Manolo

  3. QUE PENA , EN LA BASURA QUE CORREA, CAMBIO A SALINAS Y MAS PENA ME DA QUE LA GENTE NO DIGA NADA….HOY LO VI LLEGANDO FELIZ A CUBA QUE BASURA….A DE QUERER QUE SEAMOS IGUALES…IRA A VISITAR A SU AMIGO FIDEL? a la cama o al cementerio????……LLEVANDO 2 AVIONES PARA EL RELAJILLO Y EL PUEBLO APRETANDOSE LOS CINTURONES…HASTA CUANDO PADRE ALMEIDA???….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×