Autor: César Baquerizo Arosemena

Comentario

El hombre que mintió

Había una vez una persona llamada Juan que veía la mentira como algo tan normal que mentía por cualquier tontería. Desde chico había visto a su padre y a su madre decir mentiras blancas usualmente. Esta persona mentía diciendo que ya había salido hacia algún sitio cuando todavía seguía en su casa; diciendo que estaba trabajando cuando estaba con sus amigos.

Decía que conocía a gente que no conocía con el afán de quedar bien, quedar como importante. Siempre decía que tenia influencia con políticos o que era amigo de personas famosas y contaba historias extraordinarias al respecto. Los amigos que lo conocían decían que había que creerle la mitad.

En el trabajo mentía diciendo que no había pasado nada ilegal mientras que sabía que un amigo había metido contrabando de cosas pequeñas por la aduana. Luego gradualmente estas cosas pequeñas fueron incrementando.

Opinión

El Enemigo del Ecuador

Analicemos quien es el verdadero enemigo de nuestro querido país para enfocarnos a atacar el problema de raíz. La gente de dinero (mal llamados oligarcas o pelucones) no pueden ser, porque son los que al invertir su dinero generan trabajo y mejoran las condiciones de los ecuatorianos. La gente pobre no puede ser porque son ellos la columna vertebral del Ecuador; quienes con su esfuerzo sacan adelante el país.

El verdadero problema del Ecuador es la pobreza, tenemos que ir erradicándola, pero debemos entender que la pobreza es una consecuencia, y para vencerla tenemos que atacar a la causa que son: los políticos, empresarios y gente de dinero egoístas. Pero sólo los egoístas; los que no buscan el Bien Común sino su bien propio, incluso haciendo un infierno la vida de los demás. No a los políticos, empresarios y en general ciudadanos honestos y de bueno corazón. Sino a los interesados de tener un pueblo ignorante para poder manipularlo con mucha facilidad.

Estos sinvergüenzas son el verdadero enemigo del Ecuador. Comprendiendo esto, todos los ciudadanos de bien –con dinero o sin dinero, empresarios o empleados, políticos o no políticos- debemos de tomar la espada y seguir luchando para erradicarlos poco a poco. Pero no erradicar a la persona que hace daño, sino el vicio de la persona. Y para lograrlo debemos hacerlo mediante varios medios.

Opinión

Violación a la confidencialidad Doctor – Paciente

He enviado varias cartas sobre este tema a los Ministros de Salud, a la Presidencia de la República y al gobierno en general. Este asunto es de absoluta importancia para el ser humano en el Ecuador. Ya varias personas me han comentado y lo he comprobado, que hoy por hoy ya no existe la confidencialidad necesaria entre doctor y paciente.

Cada vez que un médico receta ciertos medicamentos a un paciente, el doctor debe llenar un formulario revelando el nombre del paciente, el número de cédula, etc. e indicar la medicina que está recetando al INSTITUTO NACIONAL DE HIGIENE Y MEDICINA TROPICAL “LEOPOLDO IZQUIETA PEREZ”, institución pública que utiliza el Recetario Para Medicamentos Psicotrópicos.

Comprendo que lo que se pretende es tener un control de las pastillas que los doctores recetan y que podrían causar dependencia, pero es vital notar que esta no es la manera de hacerla, porque se está violando uno de los principios fundamentales de la medicina “la privacidad del paciente” de una manera tal que pareciera que ahora la gente tiene que enfermarse por escritura pública.