21 julio, 2024

Biden no es Nixon

Nixon no tiene rivales. Habiendo perdido frente a Kennedy (1960) y Brown (1962), era un cadáver político a los 49 años de edad. Johnson decidió no ir por la reelección y Nixon resurgió de las cenizas políticas venciendo a Humphrey en las presidenciales (1968) y ampliamente reeligiéndose ante McGovern (1972). Con 61 años tuvo la madurez, conciencia y visión de entregar la presidencia a Ford (1974).

El reciente debate entre Trump y Biden fue apenas un pobre show mediático entre un expresidente, delincuente aún no sentenciado, y un presidente con evidenciadas facultades cognitivas propias de un verdadero anciano. Los detentores del poder democrático estadounidense así lo han condicionado y las sombrías especulaciones son señales de alerta de lo que podría suceder cualquiera sea el desenlace. En lo político, Harris debería ser la única en suceder a Biden en la candidatura. De no ser así, debería retirarse porque confirmaría un liderazgo de poca envergadura. Las nuevas generaciones de políticos no son aún pesos pesados, pero en lo trascendental, difieren de otras que realmente gravitaron en ambos senderos del bipartidismo. Biden no es Nixon, tampoco LBJ; Harris dista de ser algún Ford, y ni de cerca, acaso un W.H.W. Bush.

En lo que respecta al Ecuador, lo más probable es que nada cambie independientemente del resultado en noviembre. Su decadente sistema político no le permite ser estratégicamente significativo en el largo plazo para la Casa Blanca, quedándonos solo avocados a un fracaso al cual ya estamos habituados.


Artículos relacionados

Vacunas

Debido a la pandemia del Covid 19 asistimos a una época en que la palabra “vacunas” genera una especie de histeria colectiva llena de esperanza. Muchas personas han puesto en la vacuna […]

La crisis financiera y sus consecuencias

La crisis económica actual, teniendo como protagonista a los Estados Unidos de Norte America, indudablemente contamina a la economía mundial por la relación y su dependencia, aunque ésta fuera en forma indirecta, pero limita las inversiones en todos los niveles, haciendo entonces imprescindible conocer cual es el costo de las cosas y su prioridad en nuestras necesidades de consumo, para priorizar el gasto, eliminar el desperdicio y racionalizar las inversiones.

A nivel nacional es necesario evitar el exceso del gasto público, priorizando el gasto en función del beneficio y equidad social, beneficiando la inversión con fines productivos…

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×