20 julio, 2024

¿Políticamente incorrecto?

En este mundo del adelanto vertiginoso de la tecnología, el aparecimiento de las redes sociales y la inteligencia, artificial, los humanos estamos enfrentados a una campaña de desinformación brutal a nivel internacional y en especial en el Ecuador profundo, que tiene una escasa cultura de la lectura política donde las izquierdas y las derechas lo han manipulado a su antojo a través de ciertos medios de comunicación acríticos.

De igual forma algunos medios de comunicación tradicional intentan orientar a sus seguidores con programas denominados políticamente correctos ,abordando temas del convivir nacional, pero sin el seguimiento y profundidad que se debe dar a los temas tratados, como el empleo, la seguridad social, la inseguridad ciudadana, el sistema de justicia , la burocracia , el mito del trabajo por horas, la desnutrición crónica infantil, la dictadura en democracia, y los sistemas políticos electorales plagados de fraudes etc.

La corrección política que deben adoptar como una política publica los gobiernos y los medios de comunicación en mi opinión es un término que se usa desde los años 90 y es una forma irónica de referirse al uso de ciertos lenguajes que buscan no ofender. Sí pensamos que todo mundo se ofende, tenemos que voltear a ver el “por qué” es ofensivo y corregir nuestra manera de juzgar

En un mundo de tanta información, hay más desinformación que nunca. No todo es blanco y negro, muchos de los casos que podemos llegar a temas muy profundos. Hay que ver si no estamos perpetuando discursos transformados por los políticos mediocres en el Ecuador en lo que se denomina la Apología del delito de odio y discriminación que lo enfoco el mi video en redes sociales y web Desde mi Trinchera de la ciudad de Guayaquil. Ver mi libro vinculante con estos temas. Señor Juez yo acuso, Ecuador sin políticas públicas.

Artículos relacionados

¡Feliz aniversario Mafalda!

Hace pocos día se celebró el nacimiento de MAFALDA. Medio siglo de pensamiento, reflexión, humor político, ironía. Nació en 1964, de la pluma y del genio de Quino ( El argentino Joaquín Salvador Lavado), nace Mafalda, este querido personaje imaginario, en cierto medio hermano del Principito; no tan serio ni solemne, más bien reivindicativo; critico, filósofo, con necesidad de saber, de elevar las miras, de cuestionarlo todo, y por tanto inconformista, con una mirada compasiva a todos los dolores y miserias del mundo. Un personaje tal como El Principito, o Juan Salvador Gaviota, con vida propia, la vida palpitante de un bello mito, nacida en el tiempo desde un sin tiempo, desde el mundo de las aspiraciones y sueños: MAFALDA.

Su nombre es en apariencia un anagrama utilitario, el de la empresa de electrodomésticos Mansfield que debía haber anunciado y que rebelde, no lo hizo. Aunque es posible que su creador, Quino, quien le dio el nombre, sólo inconscientemente recordara que Mafalda es nombre de infanta portuguesa y de ahí la regia dignidad y espíritu elevado y rebelde de nuestra heroína, pues hay una magia en los nombres que los hacen kármicamente poderosos.

Bajo el árbol del amor

Recuerdo, hace casi treinta años visité Bahía de Caraquez; lo hice junto a
mi mamá (oriunda de Chone), mis hermanas, algunos familiares y mi tía
Leopoldina, también “choneña”, quien aún vivía en aquellos años. Cruzamos
en gabarra hasta San Vicente, y luego seguimos hasta llegar a Canoa. Los
años pasan y los lugares se quedan. Pero siempre, algo cambia.

Cambiamos nosotros y nuestra manera de mirar el mundo. Cambian los
lugares por que avanzan con el “progreso universal”.

Hace pocos días, tuve que hacer un viaje a Portoviejo, en compañía de mi
esposo. El motivo, especial por cierto, fue el bautizo de mi sobrina Isabela. La
última en sucesión en la línea de los primos, nietos de mi mami y de mi papi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×