Mucha prosa para tan poco temple – Desde mi Trinchera
Opinión Política

Mucha prosa para tan poco temple

El país necesita recia institucionalidad y amplias libertades ciudadanas inexistentes en la Constitución. Ninguna de las propuestas gubernamentales delinea un Estado cuya representatividad republicana fortalezca el orden constituido, las leyes y el debido proceso. El precario sustento de su texto hace mella en su tardanza.

La pretendida reducción de asambleístas es insignificante para un órgano insolvente de preparación, colectivamente negado a los avatares del deber legislativo e incompetente en su calificación. Las FF. AA. siempre han patrullado las fronteras pues la Policía no está preparada ni equipada para hacerlo. La complementariedad militar resulta irrelevante para una gendarmería jerárquicamente desprestigiada y sin protección institucional frente a la criminalidad. Materias sobre institucionalidad fueron eludidas; la lucha contra la corrupción junto a NN. UU. resultó una fraudulenta quimera. Los temas de idoneidad, probidad e independencia política de la Fiscalía, la función Judicial, el CNE y la Contraloría fueron obviados. El IESS fue excomulgado de su reestructuración. La potencial extradición de nacionales no es absurda, pero a través de un sistema políticamente manipulado resulta una ignominia a la seguridad jurídica.

La Consulta, presuntamente fraguada desde los albores de una controversial victoria en el CNE, hoy no es más que el último artificio político de un concupiscente régimen con marginal apoyo ciudadano. Las consecuencias de consulta alguna jamás reemplazarán la falta de políticas públicas.

5 Comentarios

  1. Darwin Vargas

    Lamentable lo que ocurre en nuestro país, lejos están los recuerdos de grandes estadistas que con sus errores y aciertos baban muestras de honestidad en las cámaras de diputados, se necesita un hombre de decisión como Leon Febres Cordero, bien o mal mantuvo fuera todo este sistema corrupto del socialismo

  2. Fernando Terán

    Si son verdad las declaraciones del asambleísta Almeida entonces la prosa ha superado al temple siempre. Esa prosa que fue sostenida por el silencio de los correistas -porque presumían poder vencer más fácil a Lasso que a Pérez- y el acuerdo de Rafaelito con Jaimito que terminan por no ser ni santos ni cristianos ya que no hacen la obra de Dios, menos aún si se tiene presente la lectura del domingo (ayer).
    Un billar electoral que resultó a cuatro bandas porque ahora hay que incluir a las bandas de narcotraficantes y que fue mal jugado. ¿Por error o con plena intencionalidad? No lo sé. Lo que si me queda claro es que a pretexto de la violencia tratarán de imponer un sistema represivo, que como siempre, afectará más a los ciudadanos de a pie que a los jugadores grandes de las bandas políticas y las de narcos que ya disputan todos los territorios empezando por el barrio marginal hasta la justicia, la asamblea y por supuesto el gobierno también.
    ¿Y la consulta? Bien gracias. Ya viajó el presidente a Estados Unidos.
    Dios salve al Ecuador ya no es un cliché, es un grito desesperado.

  3. Armando Cruz

    El título lo dice todo. Pensé que el contenido iba a ser ácido, pues se lo merece
    Es un falso valor que confunde Presidente de un banco , a Presidente de la República

  4. No hay liderazgo , no hay decisión , no existe líder en el poder . Se requiere pena de muerte , inteligencia verdadera para acabar esta gente fuera de ley

  5. Fátima Macancela

    Es correcto su análisis y es la realidad de lo que ha acontecido en este lapso de tiempo que lleva este gobierno, mejor dicho de lo que no ha acontecido a pesar de haber sido promulgado por el presidente, como son las propuestas que el articulista bien menciona, nada se ha resuelto, más bien se han agudizado todas las crisis posibles, sobre todo la inseguridad. Entonces queda preguntarnos, por qué es la incapacidad de resolver los problemas acuciantes del país? No se preparó este presidente, a pesar de haber tenido más de una década de candidato.?, o no le interesa resolver la problemática nacional?
    Fátima Macancela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.