La naturaleza humana – Desde mi Trinchera
Comentario Sociedad

La naturaleza humana

El término es discutido, porque se lucha si es que existe, fue habilitada o no la naturaleza humana. Durante siglos el concepto continúa provocando un vivo debate.

Podemos constatar que las pruebas en alterarla o regularla han terminado siempre en un total fracaso. 

Intentos se han hecho muchos y solo listaré unos cuantos: anarquismo; Liberalismo; Comunitarianismo; Conservadurismo; Feminismo liberal; Fascismo; budismo; Cristiandad; islamismo …

La naturaleza humana se contrasta por características que varían entre los humanos, como aquellas asociadas con cultivos específicos. 

La teoría de la evolución de Charles Darwin altera el ambiente de la discusión actual (hasta hoy se prohíbe en muchas partes).

Aspectos más nuevos, como el conductismo, el determinismo y el modelo químico dentro de la psiquiatría y la psicología, legitiman ser neutrales con respecto a la naturaleza humana. 

Para el iusnaturalismo, es un derecho aborigen que tienen todas las personas por el hecho de pertenecer al reino humano. 

Hoy podemos evidenciar que la democracia, sistema político en el cual la soberanía reside en el pueblo, que la ejerce directamente o por medio de poder recibientes; en su forma auténtica, es considerada el mejor sistema de gobernar.

Las leyes, en este marco, son anteriores, principales e independientes al derecho escrito, que se vuelve un relato de lo acordado; al derecho positivo que aceptamos al nacer, y al derecho tradicional que es conformado por el comportamiento de las naciones. 

En la obra Ética nicomáquea, publicada durante el mismo siglo que República y Leyes. Encontramos a lo largo de este análisis de la ética de la filosofía de Occidente, que Aristóteles hace una distinción entre la justicia convencional y la natural. 

Discrepo totalmente en quienes aseguran que la ley natural no es inmutable, ya que en la naturaleza humana misma se dan cambios que responden a principios cuyo desarrollo es interior e inevitable; yo estimo que lo que se llama evolución son presiones impuestas por el medio actual del facilismo o influenciado por intereses creados de la sutil e intensa imposición de una era consumista. 

Es imperioso aclarar que por ley natural se entiende solamente la sana razón y no la que se pervierte por influencia de alteraciones impuestos para el beneficio o servicio de otros intereses.

Hay una ley natural más arraigada, porque es un principio físico que se establece a partir de hechos concretos y pruebas. Dicho principio se puede aplicar a un conjunto definido de fenómenos y se certifica en la concreción de su resultado en condiciones específicas, tomemos por ejemplo la ley de gravedad o la que deja establecida que la velocidad es realmente la fuerza que rompe la resistencia de permanecer estáticos, en definitiva, son conclusiones que surgen de pruebas y resultados repetidos en el tiempo y ya aceptados. 

En Ecuador se está dando con el rimbombante nombre de Socialismo del Siglo XXI un experimento como tantos cientos de otros que es antinatura y esta principalmente fundado por la veneración de sueños imposibles, fraguados por amantes de la pereza, lujuria e irresponsabilidad.

El primer instinto es la pereza, querer vivir a costo del esfuerzo ajeno; ¡que impresionante fue el video de una joven de unos veintitrés años quien indignada vociferaba! ¡Qué se han creído estos que desean que yo labure de ocho en la mañana hasta las diecisiete horas! Agregando: Por lo mismo que hoy recibo gratis de pensión. ¿Por demás es destacar que el auto sustención de la vida requiere esfuerzo?

Lujuria: El deseo de placeres mundanos en exceso para estimular los sentidos, fundamentalmente someterse a placeres exageradamente, para, sobre todo, vencer sus complejos de inferioridad y aparentar ser superiores.

Irresponsabilidad: Ingrediente fundamental de las anteriores causas, es hoy la más notoria. El mal uso de los Derechos Humanos, de los resultados de llevar a un común denominador a todos los que conforman la abrumadora realidad y que incluso ahora se “sienten orgullosos de su desviación”. Hasta el lenguaje sufre de dicha costumbre; ya incluso llegando al punto de mal usarlo. 

Hoy es una mal llamada democracia. Ojalá, Guillermo Lasso, recapacite este razonamiento y se los haga comprender a sus “Asesores” que hoy todavía tratan de participar del infame ingreso monetario del narcotráfico, pero más pronto que tarde serán rehenes y tendrán que obedecer a estos execrables.



0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.