18 julio, 2024

La máxima hipocresía

La disyuntiva sobre el aborto está llegando a límites verdaderamente absurdos. ¡Ya mismo piden que se permita el asesinato de niños de hasta 6 meses de edad, o de un año de vida!

El interés económico de las Compañías y el poder que tienen, hace que no haya vuelta atrás en su insaciable sed de dinero.

Las feministas caen en la trampa y defienden estos asesinatos sin piedad, aprovechando la actitud de protestar por protestar, sin pensar en la racionalidad de lo pedido.

Si hubiera un pensamiento real a favor de la mujer violada que queda en cinta (un crimen que no debería prescribir), abogarían por la PDS (píldora del día siguiente), o MAP (morning after pill), la cual es efectiva como emergencia. Es peligrosa si se quiere usar como rutina. Tiene la ventaja de que la mujer no sabe si estuvo o no embarazada.

Estoy consciente de que es abortiva, pero estamos hablando de casos de violación.

No sé porqué se defiende tanto el aborto criminal. Si una mujer es consciente, puede no salir embarazada, a menos que ella lo desee.

Artículos relacionados

Silbatina en "Mi bemol mayor"

Mientras se realizan los “sui generis” conteos para conocer los resultados de las elecciones del domingo próximo pasado, haremos un paréntesis en el sainete de democracia en que vivimos para comentar sucintamente acerca del memorable abucheo que produjeron las insensatas palabras del novel gobernador de nuestra vilmente fragmentada provincia en la noche de la reinauguración del teatro del Centro Cívico.

Es de dominio público que a la revolución ciudadana la tenemos metida hasta en nuestras más horribles pesadillas, por lo que no resultó nada extraño que al ingresar a la sala de conciertos nos encontráramos con 2 inapropiadas “gigantografías” que mencionaban, al estilo nazi, logros del gobierno – Heil Hitler – y que hacían presentir lo que vendría más adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×