No culpes a la playa – Desde mi Trinchera
Opinión Sociedad

No culpes a la playa

No me voy a referir al éxito musical del “sol de méxico”, no.

Me voy a referir al feriado de fin de año y a la convocatoria de unos 500.000 ecuatorianos, – quizás más – de las provincias de manabí, santa elena, esmeraldas y guayas, cuyos alcaldes de las ciudades-balnearios, abrieron sus playas para el descanso y distracción de los ecuatorianos.

Por supuesto el pico de contagios del ómicron, se elevó considerablemente, alza de contagios que alarmó a médicos y centros hospitalarios.

Veamos el tema desde otro ángulo o punto de vista. antes de “juzgar” a esos alcaldes que las abrieron para distracción de la población ecuatoriana, que acude a ellas, por descanso.

La pandemia ha traído serios estragos a la salud y a la economía de los ecuatorianos, ello implica según ciertos especialistas, ciertos trastornos en la siquis y en la sensibilidad de las personas que se encerraron, y más aún de quienes se contagiaron y de los parientes más cercanos de quienes murieron, o de amigos muy queridos.

Eso el lo lógico, pero quizás, fallaron, las personas que se desplazaron a las playas, en cuanto a no acatar las medidas preventivas de biodiversidad, mientras disfrutaban del sol, o del agua de mar, o en sus reuniones de fin de año, con la quema de ”años viejos”, con los concebidos besos y abrazos que caracterizan a las personas en esos días, para desear a los demás, un “feliz año nuevo”.

Decía, con óptica retrospectiva. ¿que hubiera pasado si ese, a lo mejor un millón de personas, se hubieran quedado en sus respectivos hogares, sobre todo en la ciudad de guayaquil, donde el desplazamiento a tales balnearios es mayor?.

Respondo: posiblemente el contagio, hubiese sido mayor.

Yo le tengo mucha fé al agua de mar, desde el punto de vista curativo, no sólo de pequeñas molestias corporales, sino que me recupera la salud mental, me desestresa,, me permite descansar la mente y su clima, me permite la oprtunidad de dormir más, al menos en el lugar que suelo ir

Me permite leer más, escribir más, por la tranquilidad de dicho lugar, sólo interrumpida por las olas del mar, del trinar de los pájaros, del espectáculo que al volar dejan el paso de las gaviotas y otros beneficios como comer sano, sobre todo pescado, y todo tipo de especies, propias del mar.

Lamentablemente no todos los que se dirigen a las playas, permanecen en ellas algunos días, pues la mayoría va y regresa el mismo día, como sucede con los balnearios de la provincia de santa elena, ubicados a la largo de la “ruta del sol”. pero el sólo hecho de ir y permanecer en aquellas playas unas cuantas horas, ya les proporciona la recreación y salud corporal y mental que requieren, para seguir trabajando y luchando por la vida. y quizás resistir más los efectos de estos “bichos microscópicos” tan contagiosos.

Lamentablemente las estadísticas, no siempre son confiables, ni muchos menos exactas, tienen amplio margen de error y sólo surgen de los casos conocidos, por las pruebas que se realizan los supuestos o realmente afectados, que llevan a las autoridades de las ciudades no costeras, a dictar las limitaciones de movilidad, de aforos en buses y transportes p´blicos, en hoteles, restaurantes y supermercados o centros de abasto.

Según escuche a las autoridades de salud, el contagio ya es comunitario pero, hay científicos que consideran que el efecto del contagio, subsistirá hasta mediados del presente año. ojala.volvamos pronto a la normalidad de vida anterior al año 2.020.

Bien por los que no fueron a las playas, sino a otros sitios turísticos, bien por los que nos quedamos en casa, procurando asumir los preventivos de bioseguridad para no contagiarnos, aunque en algunos caos, no lo sabremos, por existir caso asintomáticos, que confunden a los médicos o las personas. que en algunos casos no son más que simples gripescitas, propias del cambio de climas o de las noches calurosa o frías, como ha sucedido en el presente verano, en guayaquil y en otras ciudades de la sierra.

Distintas son las aglomeraciones, que se dieron para los días cercanos a la navidad, por ejemplo en las bahías de guayaquil. donde la ciudadanía, estaba prácticamente codo con codo con los otros ciudadanos y muchísimos de ellos sin mascarilla. eso sí fue una fuente de altísimo contagio, que todavía las autoridades respectivas no lo pueden evaluar del todo..

Lo cierto es que el señor vicepresidente de la república y el presidente del coe nacional se han contagiado del covid, que obligó al gobierno nacional a disponer la obligatoriedad de la inoculación de las vacunas, a los ciudadanos de todas las edades, a partir de los 5 años de edad y al presidente a suspender su viaje programado a zaruma. volver a la suspención de clases presenciales y a limitar el recibimiento de las personas que regresan del exterior o que se dirigen a otros países.

Sólo nos toca convivir con tales virus, como convivimos con las bacterias o moléculas de otras enfermedades del cuerpo humano, otrora mortales,, hasta que se inventaron las vacunas

Que la ciudadanía apoye esta decisión gubernamental, muy ajena al color o calor político de los movimientos y partidos existentes, que a todas luces, lucen excesivamente numerosos.

Ese análisis será materia de otro comentario. por ahora creo que es suficiente lo que lineas arriba hemos indicado.

1 Comentario

  1. Hernan Zambrano

    Estoy convencido que el Sr. Vicepresidente y el presidente del COE nacional estaban vacunados Y SE CONTAGIARON.
    Conozco una familia de 7 miembros, TODOS VACUNADOS Y TODOS CONTAGIADOS.
    En mi familia 5 personas vacunadas, todas contagiadas. Mi hija y YO NO VACUNADOS Y NO CONTAGIADOS………!!!!
    Sabe porque no nos vacunamos???? porque usamos PREVENTIVOS que los hay muchos, y por el enorme riesgo que significan las vacunas elaboradas con ARNm.
    Por favor que las autoridades de la salud como el sr. vicepresidente, el presidente del COE, la sra. ministra, etc. LEAN, ESTUDIEN, INVESTIGUEN Y APRENDAN, Las vacunas solo sirven para que las multnacionales de la muerte se hagan más multimillonarias. Demostrado en todo el mundo.
    Alguna vez en la vida seamos inteligentes para no actuar como animales domesticados como lo estamos haciendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *