19 julio, 2024

A veces la vida…

Nos da vueltas impredecibles.

Es como si la ilusión de seguridad que teníamos sobre amar a alguien, en un instante no planeado; desaparece y se va.

La sensación que falsamente creemos tener sobre los sentimientos de quien amamos, solo resulta ser una falsa convicción creada por nosotros mismos.

El amor genera sentimientos inconcebibles para un ser ordinario que desperdicia su vida cumpliendo a medias lo que debe de hacer.

El amar te cambia radicalmente.

Sin pretenderlo, distorsionas la cruda realidad y la transformas en una mágica ilusión que domina la conciencia de tu percibir.

A quien ames lo verás perfecto y todo lo que haga o deje de hacer, será una gracia que incrementará la irrealidad real hecha por lo que sientas sobre lo que razones.

Es por eso que el amor verdadero es aquel que persiste a pesar de la cruenta realidad.

Amar es mucho más difícil que solo sentir.

Es una razonante y sentida percepción de lo que verdaderamente es el otro; tal cual es.

Es la tácita aceptación de como sea el amado y la auténtica convicción de no querer cambiarlo a como quisiéramos que fuere.

El verdadero amor se basa en el respeto al derecho de ser del amado.

Todo lo que se arguya para decir que cambie el otro, solo resulta ser una exigencia egoísta de quien quiere el cambio, porque se quiere más así mismo que al que quiere cambiar.

El amor es un complemento de necesidades.

Un no poder vivir sin el otro.

Es un sagrado respeto hacia las diferencias que quisiéramos cambiar; pero debemos respetar.

Por eso creo que el verdadero amor solo se puede dar en la madurez.

Tener la experiencia para saber lo que no se quiere y conocer exactamente lo que se espera del otro, es lo que hace real y maravilloso al amor del amar.

Se debe amar con inteligencia y pasión.

Debemos tener un sagrado respeto a lo que es el otro.

Un acuerdo concertado para compartir las mismas metas.

Yo para amar… solo necesito amar y al mar.

       



Artículos relacionados

El sistema electoral estadounidense

Para los no estadounidenses que desconocen cómo funciona la sociedad de ese país, critican las últimas elecciones de congresistas y gobernadores de Estados Unidos. Consideran que el sistema electoral no es democrático. Pero es el mismo desde la fundación de la república, admirado desde siempre; permitió que el ingreso por habitante al inicio del siglo XIX inferior al latinoamericano, hoy sea ocho veces superior.

Si los críticos no han leído Democracia en América, libro publicado en 1835, deberían hacerlo; es la apreciación de Alexis de Tocqueville, francés enviado a Estados Unidos para conocer por qué ese país tenía crecimiento económico envidiable. Bolívar fue admirador de la constitución estadounidense, su intención fue reproducirla en los países que formaron Gran Colombia. En su discurso de Angostura en 1819 expresó: “El pueblo norteamericano es un modelo singular de virtud política y rectitud moral;[ . . .] esa nación nació en libertad, se crió en libertad y se mantuvo sólo por la libertad”. Lamentó que ese camino sería muy difícil para los latinoamericanos, al afirmar que estaban destinados: “al triple yugo de la ignorancia, tiranía y vicio…Pienso que sería mejor para América del Sur adoptar la forma de gobierno del Corán antes que la de los Estados Unidos, aunque la última es la mejor en la tierra”. Rocafuerte también fue admirador. En su obra, Ideas Necesarias a Todo Pueblo Americano Independiente que Quiera Ser Libre, escribió sobre la igualdad de todos los seres humanos, derecho a la vida, libertad y felicidad, y sostuvo que los gobiernos deben asegurarla: “…ninguna parte del globo reclama más imperiosamente que la nuestra, la imitación del espíritu liberal de los Estados Unidos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×