12 julio, 2024

La pornografía en los medios de comunicación social (I)

Los medios de comunicación, especialmente las redes sociales y la televisión, son los llamados a ser canales de unidad y comprensión entre los hombres; pero lastimosamente, muchas veces,  son instrumentos transmisores de una visión deformada de la vida,  presentando el vicio y el desorden como algo digno de ser imitado, ocultando con sutileza, digna de mejor causa, lo perjudiciales que son.

Ninguna persona normal, puede considerarse inmune a los degradantes efectos de la pornografía. Incluso quien no quiera ser  afectado por ella no puede evitar encontrarla a cada rato en los medios de comunicación.

Son los niños y jóvenes los más vulnerables a ser turbados en una sana y real concepción de la vida, pues por razón de su experiencia limitada, son incapaces de diferenciar en forma clara lo real de lo fantástico, llegando incluso a considerar como normal y aceptable lo que es inmoral.

Bien advertía el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales: «La pornografía y la violencia sádica deprecian la sexualidad, pervierten las relaciones humanas, explotan a los individuos –especialmente las mujeres  y los niños-, destruyen el matrimonio y la vida familiar, inspiran actitudes antisociales y debilitan la fibra moral de la sociedad… La pornografía favorece insalubres preocupaciones en los terrenos de la imaginación y en el comportamiento…. La pornografía, además cuestiona el carácter familiar de la sexualidad humana autentica… La pornografía y la violencia suprimen la ternura y la compasión para dejar su espacio a la indiferencia, cuando no a la brutalidad» .

Estas consideraciones, debería llamar a reflexión a los responsables de los medios de comunicación. Es tan grande el bien que pueden hacer entregando a su público o a sus clientes programas seleccionados, como irreversible el daño que producen a las relaciones humanas, especialmente a la vida familiar, al invitar a través de sus programas, a buscar el placer como meta primaria de la  existencia, olvidando la integridad ética.

Frente a esta avalancha de lucrativa inmoralidad, se requiere una enérgica  y organizada reacción. ¿Acaso  hemos sido afectados de ceguera o nos volvimos mudos? ¿Adónde se esconden las autoridades y los padres de familia?

¿Y la Iglesia?…



Artículos relacionados

En educación… ¿seguimos esperando?

¡Es increíble!. Vivimos una época nueva, diferente, que exige formas distintas de hacer las cosas, nuevos aprendizajes, otras perspectivas; los modelos han variado, hasta las reglas mutan para adaptarse a las realidades imperantes, el internet derriba fronteras y el inglés se convierte -en la práctica- en la lengua universal, los negocios se los promueve de otras formas y los viajes hacia el interior de la mente parecen darnos una idea profundamente interesante acerca de cómo la gente madura y adquiere conocimientos. Todo esto… ¿hacia dónde nos lleva?. Los chicos que hoy tenemos en escuelas, colegios y universidades desde ya comienzan a vivir las consecuencias de tanto desatino en las sociedades modernas. Les estamos heredando las dificultades pero en muy contados casos hacemos lo éticamente responsable como adultos que sería darles al menos las herramientas indispensables para que puedan enfrentar todo lo antes dicho. Me temo… ¡su lucha será más dura que la nuestra!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×