La pornografía en los medios de comunicación social (I) – Desde mi Trinchera
Entretenimiento Internet Opinión Sociedad

La pornografía en los medios de comunicación social (I)

Los medios de comunicación, especialmente las redes sociales y la televisión, son los llamados a ser canales de unidad y comprensión entre los hombres; pero lastimosamente, muchas veces,  son instrumentos transmisores de una visión deformada de la vida,  presentando el vicio y el desorden como algo digno de ser imitado, ocultando con sutileza, digna de mejor causa, lo perjudiciales que son.

Ninguna persona normal, puede considerarse inmune a los degradantes efectos de la pornografía. Incluso quien no quiera ser  afectado por ella no puede evitar encontrarla a cada rato en los medios de comunicación.

Son los niños y jóvenes los más vulnerables a ser turbados en una sana y real concepción de la vida, pues por razón de su experiencia limitada, son incapaces de diferenciar en forma clara lo real de lo fantástico, llegando incluso a considerar como normal y aceptable lo que es inmoral.

Bien advertía el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales: «La pornografía y la violencia sádica deprecian la sexualidad, pervierten las relaciones humanas, explotan a los individuos –especialmente las mujeres  y los niños-, destruyen el matrimonio y la vida familiar, inspiran actitudes antisociales y debilitan la fibra moral de la sociedad… La pornografía favorece insalubres preocupaciones en los terrenos de la imaginación y en el comportamiento…. La pornografía, además cuestiona el carácter familiar de la sexualidad humana autentica… La pornografía y la violencia suprimen la ternura y la compasión para dejar su espacio a la indiferencia, cuando no a la brutalidad» .

Estas consideraciones, debería llamar a reflexión a los responsables de los medios de comunicación. Es tan grande el bien que pueden hacer entregando a su público o a sus clientes programas seleccionados, como irreversible el daño que producen a las relaciones humanas, especialmente a la vida familiar, al invitar a través de sus programas, a buscar el placer como meta primaria de la  existencia, olvidando la integridad ética.

Frente a esta avalancha de lucrativa inmoralidad, se requiere una enérgica  y organizada reacción. ¿Acaso  hemos sido afectados de ceguera o nos volvimos mudos? ¿Adónde se esconden las autoridades y los padres de familia?

¿Y la Iglesia?…



0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.