18 julio, 2024

La vorágine

Definitivamente, el mayor destructor del mundo, el mayor depredador, es el hombre. Pueden algunos animales ser más peligrosos individualmente, pero 7.800 millones de seres humanos son mucho más peligro para el mundo, sobre todo por su inclinación hacia el quemeimportismo y la destrucción.

Vemos en los diarios, como, para desarrollar el turismo, las embarcaciones anclan, destruyendo el coral de la isla Salango. Antes había unas boyas, para amarrar las embarcaciones, las que “desaparecieron” hace ya algún tiempo.

Es una pena que se permita la destrucción de los corales por la ambición de ganar dinero, actuando irresponsablemente en contra de la naturaleza, y sobre todo, que las autoridades lo permitan.

Artículos relacionados

El péndulo

La Ley del péndulo se percibe  en ciertos países sudamericanos. Los resultados de las últimas elecciones en Argentina, Guatemala, Colombia, etc.  hacen  vislumbrar el triunfo de la oposición frente a  partidos gobernantes. […]

Fin a la calma

En una entrega anterior indicaba que el país gozaba de unos días de CALMA con motivo del receso de los Asambleistas así como por la ausencia del Presidente Correa en goce de vacaciones en Bélgica. Si bien el Círculo íntimo continuaba el mangoneo del país en la parte Administrativa, la ausencia temporal de quienes integran los dos Poderes del Estado, increíblemente hacían que exista un sosiego y una ansiada paz.

El retorno anticipado de los Asambleistas para conformar las 13 Comisiones que tienen la Función Legislativa, volvió a caldear los ánimos y se dio paso a las componendas y amarretes que ya son una costumbre que decían superadas en el Gobierno de la Revolución Ciudadana. Las ambiciones por captar las Presidencias o Vicepresidencias de las Comisiones, superó ampliamente las disciplinas partidistas creando rencillas en el interior del mismo PAÍS y sus aliados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×