18 julio, 2024

Ortega, terruco tiranosaurio comunistalista

Los EU respaldaron por décadas a los dictadores Somoza hasta que Carter retiró su apoyo al último de ellos, Anastasio, propiciando su caída y la llegada de los sandinistas a Managua. Los descendientes políticos de Sandino, aliados de los soviéticos, asumieron poderes dictatoriales a partir de 1979, intentaron diseminar su comunismo en la región y dieron lugar a la resistencia de los Contra financiada por los estadounidenses. Ortega, por la perestroika de Gorbachov y la presión de la OEA, fue intimado y permitió elecciones libres ganadas por Chamorro en 1990; entregó el poder ganado en los sufragios de 1985. Le sucedieron constitucionalmente Alemán y luego Bolaños hasta que en 2006, y por única vez, Ortega ganó los comicios en buena ley. Desde entonces se ha convertido en amo, dueño y usurpador de un vasto territorio sin que la Casa Blanca, de republicanos y demócratas, decidan frenar su dictadura.

Nicaragua vale hoy muy poco en términos prácticos o estratégicos. Ya no es un campo de entrenamiento subversivo y de exportación ideológica hacia la región, tampoco representa un riesgo bélico para sus vecinos y mucho menos un desafío de expansión rusa o china. Mientras ese status quo de empobrecimiento generalizado se mantenga y Ortega se aproxime a rendirle cuentas a la propia naturaleza, Murillo no tendrá cómo continuar sosteniéndose en el poder. Triste, pero cierto, mientras los propios connacionales no decidan qué hacer con su propia Patria, otros, con menos criterio que más, continuarán decidiendo por ellos.

Artículos relacionados

Lo mismo visto de diferente manera

Las condiciones para el desarrollo de la sociedad depende totalmente de las políticas económicas
y sociales que el Estado establezca?

Hoy al amanecer que subía ejercitándome a la parte alta de la isla pensando en todo lo que debo
hacer, veía a la salida de una finca unas personas, que mas allá de ser pobres o no, tenían en sus
rostros esa angustia de ver cómo les deparará el día y qué hacer para sobrevivir.

No podemos endilgar que esa condición se debe totalmente a su falta de iniciativa, o por
no haber querido estudiar, o por haber escogido ser peón, o por vago. Esto lo contrasto, en
cambio, a que yo tuve otras posibilidades para poderme desarrollar; y que aun, aquellos señores
teniendo cualidades humanas excepcionales no podrán acceder, en esta generación, a mejores
condiciones de vida. En cambio, de generaciones anteriores a las mías, crearon condiciones para
mi oportunidad.

No todo es de todos

Me voy a referir a pequeñas anécdotas de la vida real, que pueden servir para alertar como el poder puede desvariar y dejar de ser sensato, por aquello de las debilidades humanas. […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×