Red ferroviaria eléctrica, sus beneficios – Desde mi Trinchera
Economía Historia Opinión Política

Red ferroviaria eléctrica, sus beneficios

Días atrás, haciendo analogía con la cimera obra del insigne Eloy Alfaro respecto del tren Guayaquil – Quito, invocamos la construcción de una moderna e integral red ferroviaria eléctrica que inicialmente cuente con un eje principal: Guayaquil (Puerto marítimo y quinto puente) Ventanas – El Corazón – Latacunga – Quito; y, tres ramales: Posorja – Guayaquil; Manta – Quevedo – El Corazón; y, Esmeraldas – Puerto Quito – Quito. Entonces frente a ello nos atrevemos a pensar que es obligatorio meditar sobre los beneficios que ello traería para el estado ecuatoriano y el pueblo en general:

  1. El económico y social que el país tendría por esta moderna red sería de inconmensurable valor.
  2. El superhabit de energía hidroeléctrica que actualmente generan nuestras centrales el país lo entregaría en su totalidad a su privilegiado cliente: la concesionaria de la red. El estado tendría un ingreso de millones de dólares.
  3. El parque automotor de camiones pesados se reduciría sustancialmente en un treinta o más por ciento, pues la carga pesada de exportación y de importación usarían este nuevo sistema. Ello conllevaría la reducción de refinación del diésel en una no despreciable porción. Menos egresos para el estado y, sobretodo, una maravillosa contribución a la eliminación del dióxido de carbono que afecta gravemente a la humanidad toda.
  4. Dentro del desarrollo de esta monumental obra entra como parte de la misma, el llamado Quinto Puente: Puerto Marítimo – Durán. Este no costaría un centavo al estado, la concesionaria lo construiría como parte integrante del sistema vial. Otro ahorro más.
  5. Esta maravillosa red pasaría por Ventanas, Provincia de Los Ríos, cantón que devendría en el epicentro de la mayor e insuperable zona bananera del Ecuador, por lo que la misma concesionaria o la empresa privada ecuatoriana podrían construir allí un centro de acopio para contenedores refrigerados de banano, a fin de ser trasladados directamente por tren al Puerto Marítimo. El ahorro sería de cifras mayores no solo por la transportación de banano sino también de otros productos. Cuantas nuevas fuentes de trabajo se crearían por la implementación de este gran centro de acopio y de otros que bien podrían desarrollarse en cada uno de los puntos de partida o destino.
  6. La integral transportación de personas, así como el florecimiento del turismo originado por la movilidad de nacionales y extranjeros sería de gran impacto para la economía del país y la cristalización de muchos emprendimientos que deberían ser impulsados por el Ministerio de Turismo.
  7. Con esta moderna red la movilidad diaria de ecuatorianos y extranjeros que por trabajos o negocios deben trasladarse diariamente entre las principales ciudades del país ya no requerirían mayormente del transporte aéreo, que en el caso Guayaquil – Quito entre traslados al aeropuerto y esperas obligadas toma tres horas y media. Con el sistema ferroviario bien podría ser máximo tres horas. Otro gran beneficio y de significado ingreso para el estado.

Con este brevísimo ejercicio sobre los beneficios que otorgaría la moderna red, es mandatorio que nuestro presidente  en asocio con especialistas y técnicos en inversiones desarrollen de manera integral el proyecto a fin de establecer los grandes beneficios económicos para el estado y la sociedad ecuatoriana en su conjunto.

Sueñe en grande, señor Presidente.

 

2 Comentarios

  1. Rolf Raede

    Al fin alguien piensa correctamente .Paises bien desarollado funcionan asi. Las carreteras tienen menus trafico , la carga va en tren , mas trabajo para la gente. Electrification, buen use dela corriente electrico sobrante .

  2. Hernan Zambrano

    Lamento discrepar de manera casi absoluta y no es porque la idea es mala pero una corporación de esas dimensiones en manos del Sr. gobierno, lo primero que va a hacer es llenarla de parásitos y lejos de ahorrar un centavo nos costará alguna cifra astronómica.
    Y los «trabajadores del volante» ¿Se van a quedar tranquilos?
    Adivinen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *