Comentario Salud & Medicina

Aceites esenciales para aliviar el estrés y fortalecer el sistema inmune

En la actualidad asistimos a una época estresante, queramos o no alinearnos con el estrés, así sea ocasionalmente, este nos sobrepasa. No es para menos, vivimos una pandemia que parece aún no encontrar las últimas escenas de su historia para poner el punto final. Hablamos de olas, la primera, la segunda, la tercera, mientras  este mar agitado aún no encuentra la calma. 

A la incertidumbre que de por sí llega con toda esta agitación y coexiste con la pandemia, se agrega la inestabilidad  de la vida diaria, debido a los cambios continuos que se dan en las medidas de prevención a nivel nacional y mundial. Cambian los horarios y cambian los días de circulación; la modalidad de trabajo, etc. Lo que conlleva a que hay que irse moviendo con la “ola”, no queda más, hay que adaptarse, nos guste o nos guste. 

La aromaterapia es una forma de medicina natural, en la cual se usan los aceites esenciales, y que sirve para restablecer, mantener y mejorar el bienestar físico, emocional y sicológico. Bastante adecuada para acudir a sus beneficios, sobre todo ahora, en estas ocasiones en las que estamos expuestos a situaciones que generan desánimo, angustia, miedo y pánico; en pocas palabras: estrés. Así mejoraremos el estado de ánimo y contribuiremos a restablecer el equilibrio de las emociones, de manera natural y con resultados inmediatos. 

Los aceites esenciales se obtienen de frutos, hojas, raíces, flores o maderas y su uso puede hacerse de varias maneras: por inhalación directa del frasco, por inhalación del aceite colocado en un pañuelo y a través de un difusor eléctrico, o de cerámica. También se los coloca sobre la piel, (uso tópico) o se los puede poner en la tina de baño. 

Algunos aceites, que tienen concretamente esa indicación en el envase, se pueden ingerir. 

Entre una gran variedad de aceites, hay cinco muy recomendados para aliviar el estrés y estimular emociones positivas: lavanda, sándalo, bergamota, rosas y manzanilla. 

El aceite esencial de lavanda, no solo ayuda a aliviar el estrés, también mejora la concentración y la agudeza mental. Este aceite aumenta las ondas beta cerebrales produciendo un aumento de la relajación, reduce la depresión y mejora el rendimiento cognitivo. Entre sus propiedades medicinales: antiséptico, antimicótico, analgésico, antitumoral, anticonvulsivo, vasodilatador, relajante, antiinflamatorio, reduce la grasa en la sangre (colesterol) Por lo que su uso está indicado en infecciones respiratorias, hipertensión, arteriosclerosis, problemas menstruales, condiciones anómalas de la piel, pues combate el exceso de sebo, quemaduras, pérdida del cabello, insomnio y obviamente tensión nerviosa. 

El aceite de sándalo estimula la glándula pineal y la región límbica del cerebro, por su gran contenido en sesquiterpenos; el centro de las emociones y la memoria, por lo que tradicionalmente se lo usa en la medicina ayurveda, yoga y meditación. Este aceite tiene la capacidad de inhibir varios tipos de células cancerosas. Es antitumoral, antibacteriano, antiviral y estimulante inmunológico, por lo que en esta época cae como anillo al dedo para fortalecer el sistema de defensas. Póngalo en un difusor en su casa y en su oficina, y todos estarán expuestos a sus beneficios. El sándalo mejora el sueño profundo, debido a su acción sobre la glándula pineal que es la responsable de la liberación de melatonina. Ayuda además a eliminar la programación negativa de las células, es un aceite estabilizador. 

El aceite esencial de bergamota tiene entre sus propiedades medicinales: calmante, antibacteriano y antidepresivo. Por lo que está más que recomendado usarlo ahora, ya que por múltiples causas hemos caído o podemos estar en una situación de depresión, desde ver la tragedia del mundo, hasta perder a un amigo cercano o inclusive a un familiar. Este aceite está indicado en estados de depresión, ansiedad, insomnio; también en casos de parasitosis y de infecciones virales. Justo ahora cuando algunos médicos han recomendado el uso de antiparasitarios para combatir el Covid 19, usar este aceite es una manera práctica y natural para ayudar a nuestro organismo a fortalecerse y mantenerse en salud. Además, el aceite esencial de bergamota alivia la ansiedad y levanta el ánimo. 

Aceite esencial de rosas tiene una historia milenaria. La rosa ha sido usada para la salud de la piel durante miles de años. Avicena, el famoso médico árabe realizó la primera destilación del aceite de rosa y escribió un tratado de los beneficios del agua de rosas para la salud. Este aceite previene daños en el ADN, es inmunomodulador, anti ulcerosos, protector hepático, antioxidante, ansiolítico, previene el cáncer, el VIH y disminuye la formación de cicatrices. Está recomendado en casos de hipertensión, ansiedad, afecciones cardíacas, infecciones virales e infecciones de la piel. Tiene una fragancia deliciosa y ayuda a establecer el equilibrio y la armonía; ayuda a superar la inseguridad, estimula al buen ánimo y a la claridad del espíritu. Todas estas cualidades que lo hacen indispensable en los días que estamos viviendo, cuando justamente estar seguros, equilibrados y con buen ánimo es lo que más se necesita. 

La manzanilla es un potente antioxidante, antitumoral, antiinflamatorio, relajante, anestésico y digestivo; promueve la salud del hígado y de la vesícula biliar. Su uso está indicado en casos de hepatitis, hígado graso, arteriosclerosis, insomnio, tensión nerviosa, artritis, síndrome del túnel carpiano, problemas de la piel como el acné, eczema y cicatrices. Tiene una influencia muy positiva en las emociones aliviando y despejando la mente; disipa la ira y ayuda a liberar emociones vinculadas con el pasado. 

Una de las mejores formas de usar los aceites esenciales es aspirándolos, pero también se los puede usar en la bañera dándose un rico baño relajante, sobre la piel a través de un masaje o simplemente colocándolos tópicamente para recibir sus beneficios. 

Podemos así promover un mejor descanso, aliviar el dolor, mejorar el humor y combatir el estrés. 

En casos de personas enfermas y que estén en cama por su tratamiento, obviamente se pueden poner los aceites en el difusor y permitir que reciban sus saludables efectos. 

Otros aceites recomendados para disminuir el estrés son: limón, romero, cedro, vainilla y jazmín

Hay marcas comerciales que venden los aceites solos o  traen fórmulas combinadas, lo importante es que sean marcas garantizadas en cuanto a la pureza de los aceites que utilizan para elaborar sus productos. 

Sin embargo, como todo en la vida, también para obtener los beneficios de la aromaterapia o de cualquiera de las formas de terapia con aceites esenciales, se requiere disciplina, así que hay que hacerlos parte de nuestra rutina diaria para lograr los mejores resultados.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *