21 julio, 2024

La clase media marginada

Estos caóticos días de vandalismo más que de protesta, han dejado un saldo de profunda división y confrontación. Una opulenta dirigencia indígena, que en su soberbia dice representar al Ecuador entero, pudo finalmente imponer su visión obtusa y diminuta no con la razón ni con el Derecho, sino a través de la fuerza y del accionar de delincuentes a los que, por acción u omisión deliberada, les dieron cabida entre las filas de manifestantes llevados a Quito más por miedo que por convicción.

La paz, la paz a todo precio, ha evidenciado la penosa realidad del régimen que preside Lenín Moreno: un gobierno débil y apocado al que todo le falló, menos aquella suerte que quizá pudo evitarle, en un último momento, su estrepitosa caída.

Pero más allá de los edificios incendiados o del daño al patrimonio cultural y arquitectónico de Quito; más allá de la toma de calles y del bloqueo de carreteras; más allá de todo eso, la gran derrotada es la clase media de este país. 

Esa clase media que mueve la economía; que adquiere los servicios del pequeño, mediano y gran empresario; que va al mercado y que paga impuestos a cambio de nada, pues pésimos son los servicios públicos que recibe a cambio de sus tributos. 

Esa clase media que no tiene representantes, porque los partidos y movimientos políticos ubicados desde la izquierda hasta la derecha, y pasando por todos los matices ideológicos, se consideran abanderados únicamente de los pobres; que no tiene representantes, porque los gremios empresariales defienden los intereses del gran empresariado; que no tiene representantes, porque buena parte de los colegios profesionales no son más que desprestigiados círculos de amigos o de mafias que solo sirven para organizar campeonatos de fútbol, o para condecorarse entre ellos mismos.

Esa clase media que, por carecer de líderes que la aúnen y de un sentido de pertenencia, nada pudo hacer para enfrentar a los que les cerraron los caminos y les saquearon sus negocios; para rechazar con firmeza a quienes, con piedras, palos y lanzacohetes artesanales, les arruinaron sus proyecciones de ventas e ingresos.

Sí, esa clase media que tendrá que romperse el lomo porque, igual ahora como en el pasado, seguramente tendrá que asumir los costos, vía impuestos, para financiarle el bono y el subsidio a quien no trabaja; el sueldo y los beneficios a una burocracia excesiva; y, como cereza en el pastel, las ganancias de quienes se benefician con el contrabando de combustibles en la frontera. 

¿Habían alguna vez escuchado la frase: “Todo para la Patria, nada para nosotros”? En esa expresión queda claro que ellos son la Patria; y, nosotros, la clase media.

Artículos relacionados

Si, Señor Presidente

Me preocupa con razón, la campaña de odio que se está desarrollando en Ecuador.

Sí, Señor Presidente, la prensa hace escándalo de lo que pasa, lo magnífica, lo destaca en forma exagerada, pero eso no es defecto de la prensa, es defecto del ser humano. Somos los hombres, todos, los que actuamos de ese modo. Usted mismo actúa también de ese modo. Nos gusta exagerar para demostrar que tenemos razón (aunque a veces no la tengamos).

En cierta forma es usted el que ha hecho que la prensa exagere. Ojo por ojo y todos quedaremos tuertos, dijo sabiamente Mahatma Gandhi. Jesús nos dio un evangelio de amor, no de odio. El respeto debe ser la base de toda relación entre humanos. Para que me respeten, yo debo dar el ejemplo respetando a los demás. Bajar al nivel del que me insulta, me convierte, de un gran hombre que soy, en un insultador más, es decir me baja a la categoría del que me insultó.

Las naciones unidas y Siria

Desde los lejanos días de Zoroastro clamando por el predominio del principio del bien sobre el principio del mal, la humanidad ha emprendido una larga y tesonera lucha por el imperio de la paz y confraternidad entre los hombres.

Esta noble aspiración renovada por Gautama, Sócrates o Platón, siempre encontró el mayor obstáculo en el egoísmo de centauro, que desgraciadamente anida en el corazón humano.

Ese centauro guerrero, depredador y violento, ha fraccionado el orden minándolo con fronteras y propiciando holocaustos, en la que los jinetes del Apocalipsis han sembrado la desolación y la miseria más espantosa por donde pasaban.

A ese centauro, glorificado por espíritus miopes, se han enfrentado los hacedores de la paz, que desde San Francisco de Asís hasta Juan XXIII, han dado el ejemplo de sus vidas y acciones.

10 comentarios

  1. SIEMPRE, LOS QUE NOS HEMOS ESFORZADO TODA LA VIDA PARA LLEVAR EL PAN A NUESTROS HOGARES CON EL SUDOR DE NUESTRA FRENTE, LOS QUE ESTUDIAMOS Y TRABAJAMOS AL MISMO TIEMPO PARA LLEVAR UNA VIDA DIGNA, SIN SUBSIDIOS Y SIN BONOS, SOMOS LOS QUE PAGAMOS TRIBUTOS. LOS QUE, SEGÚN LOS POLÍTICOS PATERNALISTAS, «TUVIMOS LA SUERTE DE TENER EMPLEO», HEMOS PAGADO AL SRI. ,TRIBUTOS DESCONTADOS DIRECTAMENTE POR EL PATRONO. NOSOTROS LA CLASE MEDIA, YA JUBILADOS Y CON AHORROS DE TODA UNA VIDA DE TRABAJO, NOS ENCARGAMOS DE APOYAR A NUESTROS HIJOS PARA QUE SEAN PEQUEÑOS EMPRENDEDORES Y NO TENGAN LA NECESIDAD DE BUSCAR EMPLEO; ESA CLASE MEDIA , GENERACIÓN TRAS GENERACIÓN, SE HIZO AUTOSUFICIENTE, Y ADEMÁS CREADORA DE PUESTOS DE TRABAJO. CIERTAMENTE SOMOS Y SEGUIREMOS SIENDO LA CLASE SÁNDUCHE. HOY, LA TRISTE REALIDAD, ES QUE TENDEMOS A DESAPARECER, PORQUE LOS SOCIALISTAS DEL SIGLO 21, ESTÁN EMPECINADOS EN DESAPARECERNOS, QUIEREN MÁS POBRES PARA LAVARLES EL CEREBRO. LA CLASE RICA HUYE, LLEVÁNDOSE SU DINERO E INVIRTIENDO EN OTRO PAÍS. NOSOTROS, LA CLASE MEDIA ENTRARÁ A PERTENECER A LA CLASE POBRE. VIVA LA PATRIA, NO MÁS CLASES. SÓLO UNA, LA EMPOBRECIDA.

  2. La verdad vista desde el punto de vista de una verdadera mayoría, de quienes nos levantamos con sed de seguir emergiendo a través de tantas trabas e injusticias, quienes nos decimos a nosotros mismos y nos tratamos de convencer que todo mejorar!
    Gran mensaje, y sobre todo una reflexión a qué los de la clase media también existimos!, aún

  3. Felicitaciones Fabrizio! Necesitamos un espacio donde una persona con tus capacidades y frontalidad, exprese realidades que nos aquejan

  4. Gran asimetría entre ricos-clase media y los pobres. Dicen por ahí, que la clase media es la espina dorsal de la cohesión social. En efecto somos más y no tenemos como bien mencionas en tu exposición quien nos defienda!

  5. Existió una pésima planificación por parte de los Ministros y Lenin Moreno. La verdad fue expuesta ante todo el pais determinándo a nuestros representantes a través del Estado como unos vagos e incompetentes. Las denuncias de atropellos ante el Iess, Ministerio del Trabajo, etc y la gestión inapropiada y ausente fue la constante (falta de credibilidad), lo que generó tanta violencia durante las protestas. No se justifica la agresion pero tampoco la pasividad por parte del Gobierno.

  6. Magistral análisis y estupenda manera de expresarlo. Somos la carne de cañón de las políticas económicas y mientras no nos unamos y nos hagamos fuertes; tal como las otras clases privilegiadas (ricos, indios, choferes, maestros, sindicalistas, LGBTI, etc) solo estamos destinados a ser abusados, es decir a ser esclavos de las otras clases.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×