16 julio, 2024

Pedro Aguayo Cubillo

Guayaquil es inmortal por guayaquileños como Don Pedro Aguayo Cubillo. Recientemente en un solemne acto le fue conferida la presea “Vicente Rocafuerte” de la Asamblea Nacional. Un homenaje que enaltece a la ciudad pues si decimos que por sus obras los conoceréis, entonces la gran ejecutoria de Don Pedro al servicio ciudadano y publico, lo convierten en un hombre íntegro, cuya vida es ejemplo de virtudes mostradas a los ciudadanos tal cual son. Un hombre bueno, desprendido, iniciador, optimista, incansable y batallador.

Don Pedro Aguayo cree en la gente y la gente cree en él. Hombre destacado, cuya intranquilidad genera tranquilidad a quienes sirve, pues no descansa en ofrecer, atender e impulsar proyectos que directamente le solucionan carencias y necesidades a los ciudadanos. Ya sea en el programa Aprendamos, el de Jóvenes Emprendedores, bachiller digital y muchos otros.

Hombre probo, sin mancha alguna en su vida, de bondad reconocida, él representa la antigua tradición guayaquileña, de realización personal a través de servir a los demás sin esperar nada a cambio. Solo por la pasión de dar, de ser mejores, ser parte de la solución de los problemas, aunque estos sean de difícil resolución, ahí estamos para no dejarnos vencer. Don Pedro representa esta historia nuestra de luchar y no dejarnos vencer, ser indomables frente la adversidad y edificar nuestro ser trayéndole la alegría al prójimo.

Digo Guayaquil inmortal porque Guayaquil fue, es y tiene que seguir siendo la cuna hospitalaria, el crisol de la patria, fuente inagotable de prosperidad, la ciudad que cuando cambia, cambia al Ecuador. Este es nuestro anhelo y esto requiere nuestro esfuerzo, trabajo duro y sacrificado, empeño superior a nuestras fuerzas, todo esto lo representa Don Pedro Aguayo, quien ahora desde la Fundación Ecuador sigue en su infatigable obra de unir la esperanza con lo cierto, el sueño con la realidad. Don Pedro, usted es la misión humana de hacer posible lo imposible. Ese es su legado, su dar generoso. Su actuación es nuestra realización.

Y todo desde su extraordinario corazón. Enhorabuena por Guayaquil, Usted es un buen ejemplo para la patria.

Artículos relacionados

Los tres años de Desde mi trinchera y la Junta Cívica de Guayaquil

El día jueves 1 de julio, tuvimos la reunión de los columnistas del Diario digital Desde mi trinchera. Es esta reunión evaluamos la acción del Diario en sus tres años de presencia en el medio. Es una satisfacción encontrar que el número de personas que están suscritas directamente a Desde mi trinchera, ha ido aumentando progresivamente. Al finalizar el primer año, teníamos 2799 suscriptores, al terminar el segundo, 5332 y ahora pasamos de los 13000 suscriptores. Tenemos presencia de suscriptores en toda América Latina, Estados Unidos de Norteamérica, varios países de Europa y otras partes, y tenemos un promedio de más de 9000 entradas de personas que no están suscritas, cada mes y de casi todo el mundo.

Entre las resoluciones que fueron tomadas en esa reunión, decidimos formalizar unas mesas redondas, invitando a personajes del ámbito nacional preferentemente, a un coloquio con los articulistas del Diario, para fomentar artículos de interés nacional, con comentarios y críticas constructivas, en favor del país.

Canto a mi ciudad hospitalaria

guayaquil_Panorama2

Salieron de todos los lagos, mares, ríos, riachuelos, cascadas que rodean la ciudad, formando una poderosa columna diáfana e indestructible, que alcanzaba desde la orilla sur del malecón hasta Durán, de orilla a orilla, una distancia como desde la Torre Morisca hasta Pascuales.

El viento acariciaba a todos los desfilantes convocados. Se trataban de miles de pescados: lisas, pargos, corvinas, atunes, caballas, robalos, etcétera; además camarones, langostinos, cangrejos y jaibas que habían resuelto dejar las aguas para desfilar por las calles de la urbe y rendir homenaje a Guayaquil por las fiestas octubrinas. Saludan su grandeza, su historia inolvidable e imprescindible. Su gesta de ciudad que da cobijo a todos los hijos de la patria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×