16 julio, 2024

Falso Procurador

En materia legal existe una figura jurídica llamada “procurador”, quien es un profesional del derecho que en virtud del apoderamiento ejerce la representación procesal de cada parte ante los juzgados y tribunales.

Nuestro Código de Procedimiento Civil dispone que “sólo los abogados en el ejercicio de su profesión podrán comparecer en juicio como procuradores judiciales y asistir a las juntas, audiencias y otras diligencias en representación de las partes cuando éstas no puedan concurrir personalmente.” Las partes en un proceso pueden ser personas naturales o jurídicas (compañías). La misma ley señala que los representantes legales o procuradores que no legitimen su personería, serán condenados como “falsos procuradores”, y “pagarán las costas, daños y perjuicios del incidente, aunque legitimaren su personería con posterioridad a la declaración”, pues la falta o insuficiencia de poder de quien compareció a nombre de otro sin ser ni estar debidamente designado, implica una violación a la ley.

Un caso muy común en nuestro país, es que los muertos se levanten de sus tumbas y le den una procuración judicial a un abogado para que este venda en su representación, una casa, un carro, u otro de los bienes del difunto. Igual de común es que compañías ya liquidadas o canceladas (muertas o inexistentes) den procuración judicial a abogados, quienes en su representación comparecen a juicio, piden pruebas, litigan, etc., todo esto con el único afán de engañar al juzgador y lograr la nulidad del juicio; de esa forma ganan tiempo y desgastan económica y moralmente a la contraparte.

Dice el Diccionario de Derecho de Guillermo Cabanellas, que este tipo de actos jurídicos son inexistentes, pues no pasan de “una simple apariencia, en el encubrimiento del fraude o en la forma inequívoca de la simulación”. Según nuestro Código Penal, “todo aquél que en el decurso de un procedimiento civil o administrativo, o antes de un procedimiento penal, o durante él, a fin de inducir a engaño al juez, cambie artificialmente el estado de las cosas, lugares o personas”, será reprimido con prisión. Si usted amable lector ha sido víctima de un falso procurador, no lo dude y acuda a la fiscalía más cercana a poner su denuncia. Recuerde que si no reclamamos, la impunidad seguirá campeando.

Artículos relacionados

Jovenes Talentos: Evelyn Tapia – “Mi primer Job”

Un adagio popular reza: “El primer amor nunca se olvida”, debe ser porque marca el inicio de la vida sentimental que todo ser humano necesita atravesar para ser un “humano”. Más allá de que la experiencia sea buena o mala, no hay nada que asegure que el resto de relaciones que el individuo atraviese sean análogas; sin embargo con el primer amor se conoce lo que es el amor y sin duda alguna, eso deja una marca. De acuerdo con mi percepción de la vida, el amor es tan importante para el ser humano como lo es el trabajo. Entonces, ¿el primer trabajo nunca se olvida? Y por otra parte, ¿deja su marca? Yo digo que sí.

Cuando terminé mi primer año en la universidad dejé “un profundo vacío” en la economía de mis padres. Con dieciocho años de vida nunca antes había trabajado para nadie…No recuerdo si me lo consultó o me lo propuso. Solo sé que un día de diciembre mientras arreglaba el árbol de Navidad, mi papá llegó anunciando que dentro de poco me llamarían de TACOM, empresa que brinda el servicio de taquilleros a la Metrovía de la ciudad, porque había hablado con “no sé quien” para que “me entreviste mañana”. Estaba a poco tiempo de conocer lo que sería: mi primer trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×