20 julio, 2024

Somos borregos; nos ordenan y lo obedecemos…

No soy de la oposición. Estar en la oposición es tener una posición contra algo solo por llevar la contraria.

El que se opone por oponerse es un reaccionario. Los reaccionarios no quieren cambiar el sistema. Necesitan de él para subsistir. Si no tuvieran esa oposición contra el sistema que tanto detestan, no existirían.

Desaparecido el sistema contra el que luchan, desaparece la lucha. Los opositores se oponen por oponerse, pero sin pretender cambiar a lo que se oponen. Su vigencia radica en llevar la contraria.

Las cosas que escribo le molestan a muchos de los que hoy están transitoriamente en el control del poder. Las escribo porque soy un hombre libre. La esencia de la libertad se encuentra en la soberanía individual del pensamiento. Si la libertad significa algo; es el derecho de decirle a los demás lo que no quieren oír.

La razón de mi rebeldía contra los abusos a los que estamos sometidos, radica en el autoritarismo y la prepotencia con la que nos imponen lo que ellos quieren que obedezcamos. Nadie en su sano juicio se puede oponer a los cambios que sean de beneficio para todos. Lo que no acepto es que esos cambios solo beneficien a los que tienen el poder y a los adulones de ese poder.

Soy un hombre libre; un libre pensador. Nací libre; crecí libre y moriré como tal. No acepto ninguna imposición de nadie y mucho menos del autoritarismo amargado de unos acomplejados que a través de su resentimiento piensan cobrarse la revancha de sus traumas y frustraciones personales.

Toda mi vida la viví con libertad. Lo hice dentro de los parámetros morales que mis padres me inculcaron; forjé mi cultura con la educación que me dieron y he vivido dentro del marco de la ley que la sociedad me permitió.

Ahora nos tratan como borregos. No creo que lo hagan por ofendernos… Es que realmente están convencidos de que todos somos borregos y jamás hemos tenido ninguna inteligencia para pensar; por lo que solo podemos obedecer. Para ellos todos son borregos. Sus propios coidearios solo pueden ser puestos en los cargos si se comprueba que son sumisos y verdaderamente borregos.
Esto significa que al que sea borrego lo ponen en cualquier puesto, solo si está dispuesto a no pensar y a obedecer como un buen borrego.

Lo mismo piensan de nosotros; los ciudadanos comunes. Ellos parten de la premisa que nosotros al igual que los borregos de su partido, no sabemos como pensar y obedeceremos ciegamente todo lo que se nos imponga. Por eso nos hacen tantas leyes y nos han diseñado el buen vivir; porque por supuesto, no teníamos ni la menor idea de cómo era vivir el buen vivir.

Todo nos lo dan pensando como dirían en la sierra. Como son los únicos que pueden pensar y todo lo saben, nos dicen cómo debemos hacerlo, que tenemos que decir, como podemos expresarnos y también como debemos comportarnos. Debemos de vivir de acuerdo a sus reglas y aceptando que somos una tarea de ignorantes que jamás supimos hacer bien las cosas hasta que gracias a Dios, ellos llegaron.

Por eso ahora nos enseñan cuáles deben ser nuestros héroes y hasta nos muestran las ventajas de hacernos homosexuales para tener un punto más en los concursos.

Yo nací en un país de paz; quiero que me devuelvan a mí isla de paz. No acepto que me digan lo que debo pensar, peor lo que tengo que decir y como conducirme.

No soy un borrego.

Soy un rebelde.

Los rebeldes no aceptamos el autoritarismo del sistema y luchamos para cambiarlo. En eso radica nuestra diferencia con los opositores. Los rebeldes cambiamos las cosas; los opositores se oponen a las cosas.

Estoy totalmente en contra de este abusivo sistema y lucho por cambiarlo. Si antes estábamos mal sin ellos según ellos, ahora estamos peor con ellos, según nosotros. Nosotros pensamos que los que están en el gobierno actúan como borregos porque lo que se les ordena lo obedecen, porque no saben pensar. Pero los que actuamos como borregos somos nosotros porque lo que se nos ordena lo obedecemos, porque tenemos miedo de pensar…

Artículos relacionados

El Telegrafo

Ha sido “re-fundado” según consta en el nuevo formato del mismo diario El Telégrafo, el ex decano de la prensa nacional fundado en 1884. Todo empieza nuevamente en el 2008, dejando de […]

4 comentarios

  1. Plenamente de acuerdo, yo no quiero ser borrego de nadie y menos de esta gente que está en el poder, yo se pensar, tengo mis criterios y al igual que usted siento que me robaron mi país, me lo arrebataron, nos obligan a aceptar lo que ellos quieren aunque no sea bueno.

  2. Que importante poner en práctica lo que se escribe y lo que se dice. Soy enemigo de abuso, de la prepotencia y del quemeimportismo, y cuando sembramos una amistad ésta está por sobre todas estas cosas. Antes escribistes sobre la CONFIANZA, esta nace por respeto, por consideración y por límites.

  3. LA REBELDIA de los portenos esta mas que garantizada, la del resto, no lo se! LOS BORREGOS no somos los GYE, de ser Asi jamas hubiesemos estado en libertad para elegir y reelegir lo que a nuestra BELLA PERLA le conviene! LOS BORREGOS por desgracia hay de 2 claes: unos que nacieron cuando fueron bautizdos con el mote de «LOS DE LOS MANTELES» Y los otros los que nacen cada vez que Rafael Correa es vuelto a ser elegido presidente!

  4. DR PALACIOS Y PORQUE UD. NO NOS COMBOCA A SALIR A LAS CALLES HA DECIR TODO LO QUE NOS MOLESTA Y NOS CAUSA CORAJE….A CASO UD TAMBIEN TIENE MIEDO?….POR DESGRACIA EN MI CASO , MI FAMILIA TEME X MI, YO NO!! CREO EN DIOS Y ESPERO QUE EL NOS AYUDE A SALIR DE ESTA DICTADURA…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×