16 julio, 2024

Reflexiones sobre la voluntad

Nos podemos dar cuenta de voluntad que hay entre las hojas, la flor, y de la flor el fruto, este unido a la rama, la rama al tronco, el tronco a la raíz, la raíz a la tierra. Es decir: La voluntad de la hoja, de la flor, del fruto; la voluntad de la rama; la voluntad del tronco; la voluntad de la raíz; la voluntad de la tierra. La voluntad nunca es una sola, vivimos voluntades e inter-voluntades, multiplicadas y divididas, así las voluntades existen (y coexisten) dentro de nosotros (y fuera también) y se manifiestan en cada parte existente. Son voluntades. La voluntad esta activa para dar determinados resultados, previstos en la memoria del orden natural (y social también) de las cosas. La voluntad se multiplica en todo lo que existe, no es una sola, cada voluntad es un ¨yo¨. Cada voluntad es un micro cosmos. Es un anhelo. Surge de la voluntad del creador supremo. Cada voluntad es una LEY. Hay voluntades que se cumplen: mecánica y ordinariamente, se imponen, son ley y las leyes son lineales (concepto. Mientras que la voluntad superior une lo de arriba con lo de abajo. La voluntad superior une las partes separadas, divididas, fraccionadas.

Cada voluntad contiene las leyes de la creación, tiene niveles de debilidad y fragilidad, impotencia y de imponencia, de permanencia. Hemos visto de casos en que la voluntad por si misma impone su fuerza: la enfermedad, las influencias planetarias, nos dominan. Somos impotentes frente a la autoridad planetaria, de las estrellas, del sol, para el común de la masa, o en tanto seamos inconscientes. “El ignorante se deja gobernar por las estrellas, el Sabio gobierna las estrellas” decía el Maestre Serge Raynaud de la Ferriére, Francia, 1960), no podemos hacerles frente (en tanto no conozcamos y no nos esforcemos por manipular las condiciones. Si voy al mar, me someto a la voluntad del mar, voluntad de la cual no puedo escapar. Si caemos en una enfermedad mortífera, no podemos escapar tampoco, trae su propia ley de cumplimiento, es mecánico, automático, no es ningún castigo es el orden natural de cómo se efectúan los fenómenos que nos viven, los sucesos nos viven.

En el orden creado y no creado, no hay justicia. La justicia es una creación de la voluntad humana. El orden cósmico se trata de influencias, que tienen sus niveles o voluntad, por eso: “Conócete a ti mismo” y “Conocerás el Universo”. Sin conocernos no nos podemos liberar del agobio de las influencias negativas que son creación de la imaginación del planeta, puesto que el planeta también imagina y tiene identificaciones (y condiciones que nos aporta) que aparecen de vez en cuando y afectan terriblemente a la humanidad con calamidades y desgracias. Así las guerras, las pandemias, el poder, las ideas políticas, son de ese nivel, vienen desde la voluntad directamente afectada por las influencias exteriores a las que estamos sometidos.

Cada día, cada hora, cada momento debemos procurar despertar nuestros sentidos a la vida, al momento, al presente, dándome cuenta de mí existir. Cuando estoy trabajando o haciendo lo que sea, el truco es sentirme vivo (y autorrealizado: para darle sentido y felicidad), aquí y ahora; con esa acción me estoy poniendo en otro plano de las influencias mecánicas. Mucho del agobio que sufrimos es imaginación, condicionamientos, las grandes tragedias del género humano son imaginación del planeta ejerciendo dominio sobre nuestra propia imaginación. Hay que entender que la voluntad no crece involuntariamente, hay que trabajarla, ejercitarla (y sobrepasarnos). El mayor poder de este tiempo es el de la voluntad. Estamos viendo como la voluntad humana libre de supersticiones y de interpretaciones religiosas y de manipulaciones ideológicas, ha permitido los grandes cambios existentes en este tiempo, abriendo paso a OTRAS MARAVILLAS QUE EL CONOCIMIENTO Y LA TECNOLOGÍA NOS VAN A TRAER EN EL FUTURO.

Nada de lo que vemos es diabólico; es voluntad humana, aunque desde luego este planeta no se sostiene con nuestra sola voluntad, ni nuestra voluntad sostiene la vida galáctica, ni al sol, ni la vía láctea. El mago David Playne, que se mantuvo en una cámara de hielo durante días en el 2000, que mantiene el record mundial de mantenerse sumergido en el agua sin respirar por diecisiete minutos, dice: “Mi trabajo es de voluntad”. La voluntad: El nivel de voluntad sobre determinada meta o propósito es el SER o NO SER. La gran meta en la vida es el cumplimiento de una voluntad superior que viene de lo alto, que es una sola voluntad, ya que la voluntad superior no es humana. La voluntad que viene de lo alto me une; me une a lo superior. Sí yo estoy dispuesto, y repito y repito mi pedido, uno la totalidad de mis fuerzas interiores a mis demandas o metas, desarrollo una fuerza, ejecutada a mi acción, unido a ella, la meta o lo que pido, se cumple, se logra, se hace realidad. La realidad es dual, mantiene dos polos: desde lo posible a lo imposible, de lo imposible a lo posible, desde lo cierto a lo incierto, desde lo incierto a lo cierto; debo aprender a darme cuenta, me refiero a ver, aprender a ver, mirar bien (repensar).

La voluntad sostiene todo lo existente mediante el cumplimiento de leyes. La voluntad es el ejercicio de un conjunto infinito de leyes, donde todo se transforma, en una danza sin fin, baile de formas y movimientos; la voluntad es la fuerza más importante de la naturaleza y en el hombre se manifiesta a través de sus deseos, ambiciones. La voluntad es pujanza. He encontrado en la voluntad: libertad, un profundo deseo de ser mejor, la fuerza para superar obstáculos, grandes impedimentos. La voluntad no hace Dios a nadie; nos permite SER (y cumplir nuestra misión a cabalidad) y ante lo inevitable de la muerte, la satisfacción de haber vivido. Así, voluntad y muerte encuentran su unidad mediante la voluntad de poder, la voluntad de vivir, la voluntad de morir, como un misterio revelado. El filosofo alemán Nietzsche habla en ASÍ HABLA ZARATUSTRA sobre la voluntad como el gran bien del superhombre. Frederick Nietzsche ofrece en su obra inspiración para la realización de grandes cambios, como los ocurridos en este tiempo.

La debilidad es lo contrario de voluntad. Vamos perdiendo voluntad sobre nosotros mismos entonces vamos debilitándonos (Entropía), eso es fácilmente comprobable, lo vemos en los enfermos, en quienes no ven otras pasibilidades,…Él dice: “Pide y se os dará”. Habla de la voluntad en la acción. La voluntad es el alimento, es “Padre Nuestro que estás en el Cielo”. Cuando yo estoy sometido a una voluntad superior, la realidad es sagrada. Como San Francisco, que llamaba santo los pájaros, las plantas, las piedras, decía: “Hermano sol, hermana luna”. No estaba sometido a la división de la realidad. Es una sola influencia: la acción del padre. “Padre santo y misericordioso” es padre, voluntad visible e invisible.“Alimentarnos los unos a los otros, eso es estar en el paraíso”. Decía mi amigo Vicente de reciente muerte, eso es estar alimentándonos de una voluntad que sólo tiene una condición, característica: Es nueva. La voluntad verdadera es nueva, surge cada instante, en su aparición continua no contiene la palabra muerte ni la muerte, vive y continúa viva, nueva. Cada instante es nuevo. “Brahma inhala y exhala universos”, dice la tradición hindú.

En este momento que escribo, es la mañana fresca y luminosa. Me someto a la voluntad superior del sol; a su luz, su calor, intensidad, me complazco en su energía, me sumerjo, la recibo y permito que su alimento me acompañe, me lleve a su paraíso. La voluntad verdadera es sentimiento. El silencio es voluntad. Sentimiento y voluntad es lo mismo cuando YO SOY. Cuando yo soy verdadero. Cuando veo mi posibilidad de estar unido. Cuando comprendo que la voluntad que requiero, necesito, no es de este mundo: veo que “Mi reino no es de este mundo”.

Artículos relacionados

Eternamente rezagados

Alguna vez escribí un artículo periodístico que se tituló: “En búsqueda de un MEF irresponsable”, donde argumentaba la importancia de un ministro de economía y finanzas que se dedique a dictar políticas […]

3 comentarios

  1. Usted ha regresado a publicar sus editoriales, bien x eso, xk lo he estado buscando y no lo encontré.Siga escribiendo ud da una buena opinión. Acabo de leer esto nuevo que ha publicado DE LA VOLUNTAD. Es una importante reflexión. Me gustan mucho mucho algunas partes del escrito. Yo comparo lo que usted dice con lo que a mi me paso. Tuve un divorcio difícil y si no fuera por mi voluntad de salir adelante, no lo hubiera podido hacerlo. Se que la voluntad mueve montañas y ayuda a sanar.
    Lo felicito por su editorial. lO voy a reenviar
    lola

  2. Agradezco su opinión y gracias por leer mis opiniones, tienen mente y corazón, trato de dar claridad.La voluntad es una de las fuerza mas importante de la creación, desarrollarla en la vida diaria HACE MILAGROS.
    gracias duglas

  3. que seres seriamos sin voluntad? la voluntad ahora lo es todo para nuestra vida diaria… (Cada día, cada hora, cada momento debemos procurar despertar nuestros sentidos a la vida, al momento, al presente, dándome cuenta de mí existir) hay veces q las personas olvidamos esto que existimos, olvidamos vivir, esta reflexión de voluntad nos recuerda que somos humanos y que necesitamos esto día a día…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×