16 julio, 2024

La Prostitución – Reflexiones sobre un eterno drama

En varios países con así mismo variadas culturas y tradiciones, han mantenido y mantienen en las mesas de discusión, estudios y diálogos en análisis abiertos sobre el tema de la prostitución, tema por cierto complejo y controversial.

Este drama humano que se pierde en las raíces del tiempo y de la historia nunca ha logrado una solución que satisfaga a todos, aunque es considerado que su ejercicio atenta contra los derechos humanos.

El primer problema es resolver la jurisdicción de las posibles soluciones partiendo de las legislaciones nacionales a las estatales, provinciales o a la que corresponda a cada ciudad.

En Estados Unidos, el Estado de Nevada y en la ciudad de Las Vegas la prostitución es permitida, controlada y regulada; y hasta hay series o documentales producidos por y para la televisión donde se cuenta las historias de como funcionan. En otros estados de la unión americana está prohibida. En Chicago, por el contrario, es prohibida y sancionan al cliente, como nueva opción de control, con multas de $500 dólares.

En otros países las tienen controladas, reglamentadas, con barrios o distritos para su funcionamiento y son parte de sus atractivos turísticos. Algunas ciudades latinoamericanas como Bogotá, Buenos Aires y otras buscan la solución al problema ante el número de quienes en la ciudad la ejercen y que en algunos casos se acercan a las 80.000 personas.

Los argumentos son de todo tipo. Unos miran los temas de salud como: el control del sida y enfermedades sexuales, si se controla esta actividad, con inspecciones y registros sanitarios, sanciones altas a la prostitución infantil, control de los locales, su higiene, barrios o zonas exclusivas dónde autorizar su ejercicio.

Contra los otros argumentos desde la visión humanitaria de todo lo que conlleva en la falta de control de la explotación, el tráfico, consumo de droga, la degradación de la mujer y violación de los derechos humanos. La enorme tragedia de los miles de hijos que nacen de estas relaciones, criados en ambientes de vicio y drogas. Hay también los aspectos económicos de quienes argumentan que las soluciones de tolerancia y zonificaciones devalúan la propiedades donde se asignen estas zonas y quién compensa las pérdidas a los dueños de propiedades en dichas zonas, hasta los que analizan todo el dinero negro que mueven y no tributan y que benefician a terceros: proxenetas, traficantes y no a las profesionales del sexo.

No cuento con cifras actualizadas pero el drama es alarmante, cómo crece y destruye tantas vidas.

En algunas ciudades y países las prostitutas han logrado organizarse y se denominan “trabajadoras sexuales”, tienen afiliación a la seguridad social y controles sanitarios.

Como se puede apreciar con esta breve exposición, que no considera los problemas éticos, morales o religiosos, la solución no es única ni fácil. Varía por países y ciudades, leyes culturas y religiones.

Nunca se ha encontrado la solución perfecta, siempre habrá alguien perjudicado y seguiremos escribiendo sobre este drama por tiempos indefinidos, porque las necesidades, con la crisis económica y otras, la corrupción, las migraciones, los vicios, el dinero y los dramas humanos de soledad, necesidad y otros son los espacios que generan y generarán la demanda y donde ésta existe hay dinero y con ello será imposible erradicarla.

¿Quizás lo más cercano a una solución serían las optadas y en funcionamiento en Las Vegas, Tokio o Amsterdam?

¿Considera usted que se logrará algún día la erradicación de esta tragedia humana?

Artículos relacionados

El año nuevo y la eternidad

Los humanos nos parecemos a veces a nuestras “hermanas las ranas”, como diría S. Francisco. Ciertamente, nos distinguimos de ellas en que mientras las ranas dan saltos por el espacio; nosotros, en cambio, damos saltos por el tiempo: saltamos de un año a otro. Pero, si nos descuidamos, podemos parecernos a las ranas, en la frivolidad, la trivialidad, la superficialidad con que damos nuestros saltos. Que las ranas sean intrascendentes en sus saltos espaciales es normal; pero no es adecuado que nosotros en nuestros saltos cronológicos seamos superficiales como los batracios.

Lo primero que debemos pensar ante el año nuevo: No es lo mismo año nuevo que año bueno o, más aún, mejor. Influidos por la sociedad de consumo, corremos el peligro de identificar lo “nuevo” con lo “bueno” y lo “mejor”. El comercio nos ha convencido que “nuevo” es igual a “mejor”. Los detergentes, por ejemplo, vienen con la palabra “nuevo” para convencernos que éste es mejor que el anterior. Nuevo, sin embargo, no es sinónimo de mejor.

Cuando se acaba el otoño

Madrid octubre de 1965. Experimentaba mi primer otoño y estaba atento y asombrado por la inimaginable multiplicidad de colores de las hojas que se desprendían de sus árboles formando una alfombra inmensamente bella. Recogí un par de ellas y las puse al interior del libro que portaba. Nunca antes había traspasado la frontera de mi patria tropical por lo que la experiencia resultaba intensa y receptaba ese paisaje con una intensidad que todavía perdura en la retina. Las cuatro estaciones marcan el proceso vital de la naturaleza. La primavera en la niñez. Infancia y primera juventud, el verano la edad productiva, el otoño la sabiduría y la conciencia de que todo se acaba. Finalmente el invierno que es la vejez y la muerte. Luego todo empieza de nuevo y así año a año.

En ese otoño conocí a Jacinto Faya Viesca. Así, hace 48 años se inició una hermosa y estrecha relación de amistad destinada a durar hasta las 01h30 del 8 de enero del 2013.

1 comentario

  1. La tragedia humana y prob lemas eticos, morales y religiosos, llamense prostitucion, homosexualidad y otras desgracias pienso que mientras mas nos alejemos de DIOS jamas podran ser erradicados. Basta observar hacia donde se ha encaminado y encamina dia a dia, la especie humana!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×