16 julio, 2024

Puntos de vista

En cualquier idea, en cualquier programa, hay al menos dos puntos de vista radicalmente opuestos, y una misma persona, dependiendo de las conveniencias para su forma de pensar, o para los fines que tiene en mente, puede cambiar del un extremo al otro en su forma de hablar, creer, pensar u obrar.

Uno de los ejemplos que estamos viviendo, es el del Yasuní – ITT (o como prefiero llamarlo Yasuní – RIP). Nuestro Presidente decidió vender al mundo la iniciativa de dejar sin explotar el Campo del Yasuní-ITT a cambio de que el mundo colaborara económicamente con el país. No hubo la colaboración esperada y resolvió explotar el campo, tratando de de conservar el campo sin dañarlo (lo que realmente es imposible, pues todos sabemos que una gota de petróleo contamina kilómetros de tierra, como lo sabemos los salineros antiguos, que en cualquier mínimo derrame en las playas de Salinas, nos impedía por semanas bañarnos en el mar.

¿Es necesario explotar el Yasuní? Con los gastos que tiene el Gobierno, es imperativo explotarlo, pues se necesita el dinero. ¿Importa defender el campo de Yasuní de la explotación petrolera? Por las necesidades del mundo, es una de las poquísimas reservas ecológicas que quedan y es de capital importancia conservarla libre de contaminación para el mundo.

Creo que es cuestión de prioridades, y es necesario reflexionar sobre el asunto. A corto plazo, la explotación soluciona el problema del Gobierno y a largo plazo, la destrucción de este campo va a redundar, no sólo por la contaminación de la zona, sino también por el uso de este tipo de combustibles, pese a todo el cuidado que se ponga para minimizar (es la palabra correcta) los daños por la explotación, el daño es irreversible.

El Gobierno, aparentemente está decidido a explotar el Yasuní. Las firmas en contra son minimizadas, y pese a que hay tres grupos recogiendo firmas para detener la explotación, el Gobierno prefiere tenerlo en tres grupos diferentes aunque en el primero que es el único que se ha presentado, prácticamente ya están las firmas necesarias para pedir la consulta. Si hubiera un poco más de sensibilidad, se llamaría a consulta, haciendo que se unan todas las ideas de necesidad de detener el daño ecológico y ver qué es lo que la mayoría de los ciudadanos del país desea. Imponer una idea por la fuerza del poder no es conveniente. Que se presente las necesidades de explotación y las de la no explotación y que el pueblo ecuatoriano decida qué es lo más conveniente para el futuro de la patria.

Artículos relacionados

El cotorreo, las habladurías

Uno de los defectos más desagradables del ser humano es el hablar de los demás, el desprestigio ajeno es nacido muchas veces de la envidia, del aburrimiento, o simplemente de la maldad. Muchas veces incluso nosotros mismos, por atropellados, caemos en esta trampa y juzgamos anticipadamente a las personas y los dejamos por las patas de los caballos. Recuerdo la historia del novio adolescente que iba a la casa de su novia a pedirle matrimonio y al llegar a la esquina, alcanza a verla estirándose para abrazar a un joven desconocido y darle un beso con amor. Regresó a su casa, escribió una carta de rompimiento y regresó para dársela. Ella, al abrir la puerta, lo saludó muy cariñosa y le contó que estaba llena de alegría porque su hermano que estaba en el ejército, acababa de llegar sano y salvo. Pálido, disimuladamente y agradeciendo que ella haya hablado primero, rompió disimuladamente su ofensiva carta. Un viejo consejo de una tribu de indios de Norteamérica, recomienda que nunca hables mal de nadie hasta que hayas caminado con sus sandalias al menos una semana, es decir, nadie sabe los motivos de la forma de actuar de alguien y es muy triste que nos atrevamos a juzgar su actuación, sin conocer los motivos por los que lo hizo y peor aún a veces, sin saber si en realidad lo hizo o no.

A veces crucificamos a las personas por lo que creemos que han hecho, hacemos escarnio público de ellos, tal como hicieron los judíos con Jesús, simplemente por presunciones. Una frase de Jesús que me permito recordar es “NO JUZGÉIS Y NO SERÉIS JUZGADOS”, y creo (al menos por mí) que es la mayor misericordia que Dios puede tener conmigo.

2 comentarios

  1. Tiranía
    «Tirano» redirige aquí. Para otras acepciones, véase Tirano (desambiguación).
    La tiranía (del griego ???????? o tyrannos: amo o señor )1 , en el sentido que se dio al término en la Grecia antigua, era el régimen de poder absoluto, de ordinario unipersonal, que con frecuencia instauraba el tirano,que era aquel o aquellos que habían derrocado el gobierno de una ciudad-estado, normalmente gracias al apoyo popular, pero también mediante un golpe de estado militar o una intervención extranjera.
    Así, el tirano ocupaba el poder no por derecho, sino por la fuerza. Para la mentalidad moderna, la tiranía se identifica con un uso abusivo y cruel del poder político que se ha usurpado, pero entre los antiguos griegos, sin embargo, el término no estaba tan cargado de connotaciones peyorativas, y a menudo tenía mucho que ver con la demagogia y el populismo. Para los griegos incluso el término tuvo en principio una connotación positiva y muchos tiranos eran queridos y muy populare.

  2. Sera posible que alguien pare las cadenas diarias del gobierno, dice el refran que una mentira repetida 1000 veces se convierte en verdad, y eso es lo que sucede con las cadenas, las repiten tantas veces que los ingenuos la creen verdad. que alguien me ayude. estoy intoxicado de tanta cadena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×