16 julio, 2024

Leyendo a Caroline Myss

La negatividad nos guía a la enfermedad .

Todos tenemos sentimientos negativos, pero no toda actitud negativa produce enfermedad. Para crear la enfermedad, las emociones negativas tienen que ser dominantes. Pero lo peor de todo es saber que un pensamiento negativo es tóxico y, aun así, darle permiso para que se instale y medre en nuestra conciencia.

Por ejemplo, una persona puede saber que necesita perdonar a alguien, pero decide que continuar enfadada le da más poder sobre la otra persona. Lo cierto es que persistir obsesivamente en el enfado la hace más propensa a desarrollar una enfermedad, porque la consecuencia energética del enfado acaba restándole poder.

Y el poder es esencial para sanar y conservar la salud. Las actitudes que generan sensación de impotencia no sólo conducen a una falta de estima propia, sino que también agotan la energía del cuerpo físico y debilitan la salud general. En eso consiste precisamente el segundo principio: el poder personal es necesario para la salud.

La importancia del poder personal . Muchas personas desarrollan una enfermedad cuando pierden algo que para ellas representa poder, como el dinero , un trabajo o a alguien que han investido de su poder o de su identidad, como puede ser la pareja o un hijo.

Nuestra relación con el poder está el núcleo de la salud. Cuando interiorizamos algo como símbolo de poder (dinero, autoridad, belleza, fama, amistades o afectos) y éste siente que adquiere más , nuestro sistema biológico recibe el mensaje de que esta entrando poder y control en el cuerpo: “tengo poder y todo está bien”.

Las personas que llenan nuestra vida y las decisiones que tomamos en cada momento momento son expresiones y símbolos de nuestro poder personal, en incontables situaciones y relaciones , la dinámica que funciona por debajo es la negociación del poder ; quién lo tiene en ese momento y cómo podemos mantener nuestra participación en él.

Sin embargo solo una reflexión profunda y espiritual afianzará el tipo de cosas que nos otorgan un poder personal efectivo y descartará aquellas otras que no son más que una adicción que nos produce más sufrimiento ( y enfermedad) que satisfacción y armonía ( salud) por ello es necesario tomar conciencia de lo que nos da poder. La curación de cualquier enfermedad se facilita identificando nuestros símbolos de poder y escuchando los mensajes que el cuerpo y las intuiciones nos envían acerca de ellos.

CAROLINE MYSS tomado del libro ANATOMIA DEL ESPÍRITU.

Artículos relacionados

Felicidad y aprendizajes

Si observamos los aprendizajes cognitivo-afectivos de los seres humanos, veremos que en esencia son fruto de una relación directa de los individuos con el entorno en el cual están los “referentes”, llámense padres y madres, maestros, tutores, guías, sucesos, procesos, modelos, esquemas y todo lo que puede influenciar a la “Cultura” en la que se desenvuelve…

Un aprendizaje depende biológicamente hablando, de las asociaciones entre neuronas del sistema nervioso central guiadas por los estímulos externos –físicos, humanos, etc- y estimuladas por factores químicos y eléctricos que actúan como verdaderos reguladores de intensidad y de… ¡calidad!…

Respondiendo preguntas de Omar Abril sobre el tema Palestina e Israel

PREGUNTA.- ¿Por qué en Guayaquil hay tantos libaneses, sirios y palestinos cristianos y por qué no hay musulmanes? (A excepción de los recién llegados a los negocios de shawarma). No tengo claro si es que los primeros llegaron a la ciudad por motivos religiosos o sólo por negocios.

RESPUESTA: la razón de las emigraciones de principios del siglo 20 fue principalmente de ciudadanos libaneses principalmente cristianos ortodoxos que huían de la obligación de enrolarse en el ejército turco. Turquía se sumergió en la primera guerra mundial junto al imperio austro húngaro. Los cristianos libaneses no se sentían turcos, ni estaban dispuestos a luchas contra Francia, su país referente en el mundo occidental. Emigraron por esas razones pero básicamente los fenicios ancestralmente emigran desde siempre por comercio y en tiempo de guerra es difícil trabajar…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×