18 julio, 2024

Un buen lugar para morir: La alcantarilla

Muamar Gadafi

La historia de Libia ha sido trágica, Muammar Gadafi, un déspota que gobernó de facto durante 42 años dejó un legado tenebroso en ese país, conocido por la comunidad internacional por su excentricidades y su apoyo al terrorismo; manejó Libia como si fuese de su propiedad, sus hijos, formaron parte de los abusos del poder, Gadafi amasó una colosal fortuna a costa de la inmensa producción petrolera, mientras el pueblo se sumía en la más absoluta pobreza. Se sabía que al menos dos de sus hijos se preparaban para sucederle.

Según el diario español El País, Gadafi cumplió hasta el último precepto del manual del buen tirano (42 años en el poder, conversión de Libia en una finca familiar, pretensiones dinásticas, culto a la personalidad, represión minuciosa de la disidencia), y le dio un toque exquisitamente cínico al oficio de dictador.

Ochos meses ha durado la resistencia del auténtico pueblo libio, la heroica lucha le pasó la cuenta, miles de mártires sucumbieron durante la revolución. El dictador se aferraba al poder junto a su clan sus hijos e incondicionales pero al fin le llegó la hora al dictador; el jueves 20 de octubre, los combatientes populares se percataron que se estaba dando a la fuga en un convoy desde su ciudad natal, Sirte, las fuerzas de resistencia organizaron la persecución, el dictador no encontró un mejor lugar para esconderse que una alcantarilla, lo encontró un joven de 18 años ¡qué ironía, pensar que nos llamó ratas! exclamó, en ese momento Gadafi portaba una pistola de oro valorada en 750 mil dólares, el dictador le rogó al joven que no le disparara; ya era tarde, el pueblo enardecido hacía justicia…el resto ya es historia.

En Sudamérica, Gadafi deja dolientes; desde Venezuela, Chávez ha condenado la muerte del que consideraba su “amigo” y sin un ápice de vergüenza a declarado que “se le recordará como un mártir”. Nuestro presidente Correa dice que la muerte de Gadafi es un crimen.

Vale la pena recordar que Gadafi participó en la II Cumbre América del Sur-África, en la isla Margarita – Venezuela – en septiembre de 2009; recibió de manos de Chávez la réplica de la espada del Libertador Bolívar, señalando “lo que es Bolívar para nosotros, es Muammar Gadafi para el pueblo Libio”, esto ha sido la peor ofensa que haya recibido el padre de la patria grancolombiana.

Durar, permanecer, perpetuarse y sucederse a sí mismo, esa es la estrategia del totalitarismo.

Todo lo señalado nos sirve de ejemplo para estar alertas y jamás permitir que un émulo de este sátrapa se perennice en el poder en cualquiera de nuestros países; ya hemos tenido terribles experiencias de crueles dictadores que han asolado Latinoamérica y el Caribe.

Artículos relacionados

¿Bolivarianismo o Correismo?

En el diario Expreso del 15 de agosto convergen dos de sus destacados columnistas en una tesis, a la cual nos oponemos, y cabe, por tanto, hacer acotaciones. Independientemente del chavismo hay guayaquileños que nos hemos opuesto desde siempre a la sobrevaloración de lo que a Bolívar le corresponde en la historia desde la óptica de esta histórica de esta región.

Nelly Jaramillo y Ángel Duarte, ex gobernador del Guayas así como algún día lo será Roberto Cuero, en sus sendas entregas se politizan en su visión y salen en defensa a la gran alegoría que se ha hecho del “Bicentenario” por parte del Gobierno para envolverse de una revolución cuyo eje se inspira en el modelo cubano, y se centrifuga en la capacidad histriónica y petrolera de Hugo Chávez.

Desviar la atención

En los últimos días el gobierno de la revolución ciudadana trata de desviar la atención ante denuncias tan serias y contundentes como la relación con el narcotráfico y la guerrilla colombiana que tuvo el ex subsecretario de Gobierno de apellido Chauvin. A estas graves denuncias se suman otra similar donde se deja al descubierto que en la frontera norte la Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos (ALDU) y el señor Chauvin habien estado repartiendo credenciales de refugiados a los ciudadanos colombianos.

Es importante aclarar que esas credenciales son falsas ya que la única institución autorizada para concederlas es el Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador. Sin embargo, hasta el momento que escribo este artículo la Cancillería no se ha pronunciado al respecto y lo que es más grave no se ha sancionado a nadie.

No hay comentarios

  1. Saludos. Realmente es tenebroso, es trágico, es excéntrico, todos estos estribillos generados por ciertos Estados pertenecientes a la muy culta y respetuosa civilización occidental, donde los Derechos Humanos (autodeterminación de los pueblos, no intervención armada, respeto a los civiles y combatientes, respeto a la vida e integridad del ser humano, el libre y debido proceso, etc)se convirtieron en su emblema.
    Hoy, martes 1 de noviembre he leído en el Diario más libre, más independiente, más veraz, más transparente, más respetuoso de la honra ajena,sin fines de lucro, entre otros calificativos superlativos, como la OTAN se retira de Libia después de «combatir» a Gadafy durante 7 meses; y que deja como un triste epílogo, digno de reproducirlo contra Ecuador, Nicaragua, Venezuela y otros, «un país completamente inseguro, por las miles de facciones armadas», tras haber desplegado 26.000 operaciones militares.
    Es triste y causa verguenza ajena, que mientras Al Kadhafy era abrazado por el franco- húngaro Sarkozy, el proxeneta Berlusconi, por el cuasi esclavo hasta hace unas décadas Obama, entre otros Jefes de Estados «democráticos», muchos «ilustres» comentaristas, articulistas y hasta diplomáticos ecuatorianos se permitían opinar de Al Kadhafy, de Libia, de la cultura árabe, de los musulmanes, cuando poco o nada conocen sobre Tripolitania, Cirenaica, Fezzam, bereberes o amazigh, tuareg, árabes, Bengazi, Trípoli, África Korp, del Corán, de los sunnitas, de los chíitas, de las fundamentalistas religiosos, entre tantos nombres de regiones, localidades, etnias, personajes que forjaron la Libia actual como Estado, producto precisamente de las sabias decisiones de la ONU, luego de la II Guerra Mundial.
    Es trágico y vergonzoso que se refieran en los términos que lo hacen, de un Jefe de Estado que proporcionó el ingreso Per Cápita más alto del mundo árabe a sus habitantes; que occidentalizó sus costumbres, hábitos, desarrollo educacional; que confió en la Banca norteamericana; que mantuvo intensas relaciones mercantiles con Europa, por lo menos, durante los últimos 30 años. Mientras todo esto sucedía, nadie hablaba de lo déspota, lo excéntrico, la tiranía, la crueldad y más improperios en contra de este Jefe de Estado, cuyo error fue haber confiado en ciertos Estados occidentales «dueños de la verdad» paladines de la democracia, fieles cumplidores de los Derechos Humanos, y más utopías serviles que para nada sirven.
    Considero que antes de opinar sobre ciertos temas, como el mundo árabe,su cultura y su civilización, que incluye sus etnias, costumbres, religiones, y tener más respeto, ya que nadie tiene el diploma o certificado de dueño de la verdad, de orientador de la opinión pública, de que se encuentre libre de pecado (puro) o que sea dueño del conocimiento, o intérprete de otros pueblos.
    Antes, sugiero revisar las ONG, incluyendo el Tratado de Versalles, la Sociedad de las Naciones, la ONU, la descolonización y el reparto del mundo, la creación de Estados ficticios, así como la historia y antecedentes de cada pueblo, las implicaciones geopolíticas, los intereses mercantilistas de las grandes potencias.

    Ojalá que en el Ecuador existiera un verdadero autócrata, tirano o dictador, para que quienes escriben con tanta ligereza, sepan realmente lo que significan estas palabras.
    Mientras tanto, disfruten de la poca o mucha libertad de expresión que les permite hablar y escribir tanta doble moral. Sugerencia para todos aquellos puros de cuerpo, alma y espíritu, que luchan contra la corrupción y la tiranía: El que se considere libre de culpa, que arroje la primera piedra.

    Napoleón Sotomayor

  2. Desde mi punto de vista, es tan lamentable de ver como durante el transcurso de los anos, dignatarios de muchos paises libres, le rindieron respetos tan solo por unos cuantos barriles de petroleo o unos cuantos billones de inversiones en sus paises. Gracias a la situacion premiante en la economia mundial, muy en especial, a la europea, se tuvieron que sacar las mascaras y encontrar vias mas seguras que garanticen que ese petroleo siga fluyendo hacia las potencias europeas pues de lo contrario se hubiesen convertido en esclavos del petroleo ruso que de por si, fluye diariamente a los paises del este europeo. Los precios del oro negro estaban ya a su maximo nivel, asfixiando las economias europeas. Fue este pretexto, la suerte ahora a favor del pueblo Libio. No es que los europeos realmente querian ayudarlos del terror de Gadafi, simplemente fue una reaccion secundaria, pero bienvenida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×