18 julio, 2024

La diferencia

Tres meses en Tampa, me han dado la oportunidad de conocer a la juventud y en general a los habitantes de esta área, aprender y experimentar nuevas formas y sistemas de vida, incluyendo formas y sistemas de trabajo en el área de la construcción civil, sobre sus reglamentos, normas y sistemas que se deben cumplir para lograr un proceso ordenado, eficiente y seguro en el desarrollo de una construcción, incluyendo sistemas de seguridad y del sistema contra incendio.

La primera gran DIFERENCIA la encuentro en el sentido de responsabilidad asumido por todos, sin distingo de ninguna circunstancia en especial, por pequeña o importante que esta fuera. Lo valedero para el ser humano y para la juventud en especial, es la responsabilidad con la que deben asumir la formación de su juventud, reflejada en su amabilidad y el respeto hacia todo y para todos.

Algo muy importante para la gran mayoría de la juventud, es algo que ya han aprendido muchos inmigrantes de origen latino, que tienen la responsabilidad de ser autosuficientes para vivir, en base a su esfuerzo y capacidad, para lo cual deben prepararse con miras a que cada día deben saber más y ser mejores en el desarrollo de sus vidas.

La juventud es activa, dinámica, saben que tienen que superarse para progresar en busca de una vida solvente, para cada día ser mejores y para poder vivir mejor, para lo cual un factor muy importante es sin duda prepararse en la línea que su vocación les permita desarrollar. También saben que prepararse cuesta, por lo tanto buscan cualquier actividad honesta, sin prejuicios ni cobardía, lo importante es lograr los ingresos que les permita su capacitación y luego su diario sustento, sin sentarse a esperar que este venga del esfuerzo o sacrificio de sus padres.

Así encontré estudiantes universitarios, hombres y mujeres, con quienes pude dialogar, trabajando en restaurantes y cafeterías, desarrollando diferentes actividades, desde labores de cocina hasta la atención al cliente. En bares con respeto, orden y disciplina. En hoteles, centros comerciales y hospitales cumpliendo labores de valed parking o de intérpretes. Su exquisita atención los hace acreedores al respeto y a buenas propinas, las que resultan, en muchos casos, superiores a su ingreso fijo o sueldo.

El trabajo que realizan, cualquiera que este sea, lo cuidan y lo respetan, pues saben que siempre puede haber otra persona que necesita el trabajo y que está dispuesta a poner todo su esfuerzo y capacidad para realizarlo con eficiencia y responsabilidad, pues también necesita de ese ingreso.

La gran DIFERENCIA está en que jóvenes y viejos, asumen sus obligaciones con responsabilidad, superando cualquier prejuicio social, pues para ellos lo más importante es cumplir una actividad libre y honesta que les permita vivir lo mejor posible, en busca de cumplir una función en su vida, que sea capaz de conducirlos hacia un futuro promisorio, como producto de su capacidad, esfuerzo y trabajo.

La DIFERENCIA, es que todos se esfuerzan y trabajan, o buscan el trabajo que les permita ser libres e independientes, para superarse y ser luego un aspirante a las más altas responsabilidades que tenga que enfrentar en su vida, para hacerlo con responsabilidad y gran capacidad, en busca de su permanente superación.

La DIFERENCIA, es que saben que nada es fácil, pero que con esfuerzo y capacidad, si pueden triunfar. Saben que su éxito y felicidad depende en gran medida de su decisión, esfuerzo y capacidad, no solo de sus padres, ni mucho menos del Gobierno.

Ojala que no unos pocos, sino toda nuestra juventud actuara con el mismo pensamiento y decisión que los de acá, que se preparen y luchen por su superación, sin temor ni prejuicios. Nada es fácil, pero cuando se es capaz y se intenta, se logra la superación y el éxito.

GUAYAQUIL POR LA PATRIA, CON AUTONOMIA.

Artículos relacionados

El odio a la ciudad donde se nace

Un compañero de trabajo, con quien comparto el placer de la lectura, me presta un libro pequeño que contiene una novela corta escrita por un compatriota suyo, el escritor colombiano Jaime Echeverri. Su título es Corte Final.

Hace rato que no leo a un novelista colombiano. Creo que la última vez fue a Fernando Vallejo, a quien conocí en su visita al diario en que trabajo en Nueva York, y su famosa Virgen de los sicarios….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×