18 julio, 2024

Jovenes Talentos: Victorino Abad – Apoptosis

Todos los temas que abarcan el mundo, se pueden comparar. Tanto la física con las matemáticas; como el sol y la flor que cae, o el pecado con la santidad. Y porque no la biología con la vida misma. El tema a continuación, es un tema muy apegado a la vida, pero la comparación que se desea hacer, no es una comparación de la vida vista biológicamente, sino una comparación vista desde el punto de vista filosófico.

Hay que conocer el tema para así poder compararlo.

Apoptosis, muerte celular, o como dicen algunos, suicidio celular. La apoptosis, no es más que la muerte celular, de una forma “controlada”.

La apoptosis puede ocurrir en dos partes del ciclo celular: para impedir que una célula dañada ingrese a la fase de síntesis de manera que las mutaciones no se reproduzcan durante la replicación del ADN (en el tercio final de G1) y para impedir que las células que no hayan llegado a la madurez entren en mitosis (en la fase G2)

Existen varios “agentes” que controlan el mecanismo de la apoptosis. Uno de los más importantes son el grupo de proteínas caspasas. Se han descrito once caspasas en células humanas. Algunas de estas caspasas son iniciadoras y otras efectoras. La activación de estas proteínas, se producen por diversas vías en que participan varios complejos moleculares.

Existen dos vías de apoptosis, una vía externa y una vía interna. En las dos actúan las famosas caspasas, las cuales se encargan de mandar señales para activar ciertos agentes y otras veces actúan como receptores.

La apoptosis cumple diversas funciones, tales como ayudar a los glóbulos rojos en sus constantes renovaciones, ayuda a eliminar los tejidos dañados, y también ayuda a los linfocitos B y linfocitos T, en la defensa del cuerpo. Durante el desarrollo embrionario, la apoptosis regula el crecimiento celular y tisular, como por ejemplo: el cuerpo realiza apoptosis en el ojo para la correcta formación del cristalino.

Existen enfermedades relacionadas con la apoptosis, como el cáncer e infecciones víricas. Esto sucede cuando la apoptosis no se “activa” por lo tanto, el virus o las células infectadas, inhiben el proceso de apoptosis, pudiendo así continuar con su “trabajo”.

También existen enfermedades por el exceso de apoptosis: las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Lateral Amiotrófica, o Retinitis Pigmentaria, esto sucede por la muerte neuronal.

Hay diversos modos de “parar” el funcionamiento de una célula o “matarla”, que se relacionan con la apoptosis, y son la senescencia celular y la necrosis.

La senescencia, o también llamado el “envejecimiento celular”. Trata sobre los límites que tiene la célula de proliferarse. A este tipo de límites se lo conoce como límite de Hayflick, en honor al científico, que descubrió la senescencia. La senescencia también está vinculada con el cáncer, porque el cáncer necesita la proliferación excesiva de células (malignas), pero el mecanismo propio de las células, al detectar un próximo tumor, realiza senescencia.

La necrosis es la muerte patológica de un conjunto de células o de cualquier tejido del organismo. Es provocada por un agente externo, por decirlo así, que causa una lesión tan grave que no se puede reparar o curar. Por ejemplo, el aporte insuficiente de sangre al tejido, la exposición a la radiación ionizante, la acción de sustancias químicas, una infección, entre otros.

La apoptosis o “suicidio celular”, es un proceso muy favorable para los seres vivos, pero también tiene sus “fallas” por decirlo así.

Una de sus partes favorables, es cuando la apoptosis cumple con toda normalidad sus funciones, como en el caso de los glóbulos rojos. Sin la apoptosis, la renovación constante de los glóbulos rojos no sería tan posible, o quizá sí, pero su “renovación” sería muy descontrolada, sin “pasos” que seguir. Trayendo consigo a la larga, ciertos trastornos, que pudieran ser muy perjudiciales a los seres vivos.

Pero he aquí, una de sus fallas, por ejemplo en el caso del cáncer, las células malignas se reproducen fácilmente, porque se ha inhibido el proceso de apoptosis. Pero cabe recalcar, que no solo la apoptosis actúa en estos casos, también tenemos a la famosa senescencia, que es la que se encarga de darle un límite de crecimiento a las células, pero en el caso de no funcionar, el cáncer sigue sin problema alguno con su “trabajo”.

Se dice que la apoptosis tiene relación con la senescencia, porque a la larga, lo que hacen estos dos procesos, es uno “matar” a la célula, y otro parar la proliferación de estas. Están relacionadas con el “envejecimiento celular”. Unas está más relacionada que la otra, pero lo que hacen la dos es “cumplir” con su deber de hacernos polvo otra vez.

Como nombramos al comienzo, podemos hacer una comparación.

Realizando una pequeña analogía, podemos comparar “apoptosis” con nuestra muerte de personalidad, y en este caso, nuestra apoptosis, seria la sociedad, que nos mata a diario por sus críticas, y por “encarcelarnos” con sus palabras. Pero el problema también radica en que nosotros, no usamos aquel famoso refrán que dice: “a palabras necias oídos sordos”. Aprendamos a ser sordos de palabras vagas, pero siempre tomando en cuenta que el expresarse, no es insultar, sino comentar, opinar con palabras coherentes, con un lenguaje fluido y claro, para que así la gente pueda entender nuestro mensaje.

Cada vez que veamos una “apoptosis” en acción, no nos quedemos callados, y pongamos en práctica las palabras de un gran hombre de la revolución cubana: “El silencio nos hará cómplices”.

Artículos relacionados

Su propia medicina

Cumplido el primer año de vigencia del polémico Mandato 8, que otorgo estabilidad a aquellos trabajadores que se encontraban tercerizados, y que según el Gobierno eran objeto de grandes injusticias principalmente atribuidas al sector privado, el Gobierno ha empezado a saborear el amargo sabor de SU PROPIA MEDICINA.

¡En pie de guerra!

AGENCIAS | TRÍPOLI, Jueves 13 de septiembre del 2012

“Una turba enfurecida por una película que ridiculiza al profeta Mahoma mató al embajador de
EE.UU. en Libia y a otros tres estadounidenses, en un ataque al consulado norteamericano en
la ciudad de Bengasi, que desató el rechazo mundial”. Así reza una parte del noticiero de esta
cadena informativa

Parecería un tanto exagerado el encabezado de este artículo (¡EN PIE DE GUERRA!), pero por la
experiencia y por las consecuencias debido a dos guerras anteriores, la actual convulsión en tierras
musulmanes, nos dicen lo contrario.

No hay comentarios

  1. Muy interesante este mensaje Victorino , te felicito , tienes razón nos están matando y de forma controlada a través de todas estas leyes que hacen los asambleístas con el gobierno ,muy acertada la analogía.

  2. Bien dicho.
    Las realidades naturales, que por tales, se deben considerar como verdades esenciales, deben ser ejemplo de los procederes humanos.
    Gracias por la comparación, válida que deja un sabor a conocer más.
    Un fraternal saludo.

  3. Victorino,

    De acuerdo con la analogía y efectivamente, como tú dices, cuando nos encontremos con una ?apoptosis? en acción hay dos vías, dependiendo la situación: hacer caso omiso a lo dicho o responder con ASERTIVIDAD.

    Saludos,
    OAF

  4. Es muy satisfactorio leer un artículo tuyo en La Trinchera; sigue esforzandote y no olvides esa ilusión por escribir y decir con tanta claridad tu versión de las cosas. Dios te bendiga.

  5. Muy bien escrito y muy buena la comparación. No dejes de escribir y de decir lo que piensas.¡¡¡¡¡ estoy muy orgullosa ahijado¡

  6. Muy interesante este artículo. Muy bien explicado. La única parte que no me gustó fue la analogía que hiciste en la conclusión. Si bien es cierto nuestras acciones son «criticadas» por la sociedad, recuerda que sin importar si estas críticas son buenas o malas, tu siempre tienes que verle el lado positivo a las cosas. Mirar el vaso medio lleno en vez de medio vacío. Tienes que aprender a aceptar las críticas de los demás como algo positivo, porque, aunque ellos lo hagan para herirte, sin darse cuenta te están haciendo un bien pues te dicen exactamente en lo que debes mejorar. Hasta es más, deberías agradecerles, pues te ayudan a alcanzar la perfección. Por otra parte, no deberías sentirte afectado por lo que otros puedan decir de ti, lo que tu pienses de ti mismo es lo que más importa, lo que Él piense de ti es más importante. Con la conclusión que haces solo das a conocer tus debilidades, pues te sientes directamente afectado por los comentarios de otros. Se paciente, y aprende a valorar las cosas que suceden a tu alrededor, no te des por vencido ni dejes que comentarios, muchas veces absurdos, te afecten. Pero al mismo tiempo escúchalos, pues pueden significar muchas cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×