Uno sólo faltó… – Desde mi Trinchera
Opinión

Uno sólo faltó…

La manifestación más grande que ha tenido Guayaquil en toda su existencia, fue la realizada hoy día 24 de enero de 2008. Una manifestación a la que se invitó al pueblo de Guayaquil, que no asistió por dinero como en la del sábado. Fue impresionante por la multitud que desde 3 horas antes de la cita, aún sabiendo que estas reuniones generalmente comienzan con atraso de una hora, empezó a apiñarse a todo lo largo de la Calle 9 de Octubre y del Malecón, esperando el paso de Jaime Nebot, quien, al contrario que el Presidente, no hizo el trayecto cómodamente en carro,sino caminando desde la Plaza del Centenario, que estaba abarrotada de gente hasta varias cuadras atrás, siendo vitoreado a cada paso que daba por todo el trayecto.
 
La marcha blanca en Quito, en apoyo a Guayaquil, demostró que Ecuador entero quiere seguir unido, no desea lo que busca Correa, la desunión del país. Ecuador es uno solo y debe permanecer unido. Podemos decir que sólo faltó un guayaquileño, Rafael Correa, quien según las malas lenguas se fue a la casa de la belga, aunque desafortunadamente no la encontró, porque ella, como esposa de guayaquileño, había venido a la manifestación.
 
Prácticamente era imposible caminar desde el Hotel Oro Verde a lo largo de t, odo 9 de Octubre y tres cuadras más a cada lado de la Avenida, que se encontraban atestadas de gente que espontáneamente querían demostrar al Gobierno el gran error al querer pisotear a la Ciudad más habitada del país. Vine a 9 de Octubre hora y media antesdesde mi querida Pelucolandia, como despectivamente quiso nombrarla Correa. En el túnel tuve mi primer obstáculo. La cola me tomó entrando al túnel. Pero al fin logramos avanzar. Ya en 9 de Octubre traté de pasar de una vereda  a la otra aprovechando una de las banderas, pero había una multitud debajo de ella, incluso con banderas, lo que obligaba a que la bandera esté levantada. La ligera garúa no amedrentó a la gente que seguía llegando, y los comentarios eran de lo más variado que se podía presentar, desde la defensa a Nebot, hasta el reclamo contra los impuestos y las disposiciones en contra de Guayaquil y Guayas.
 
El discurso de Nebot fue majestuoso. Sin insultar pero en forma firme fue denunciando una por una las promesas no cumplidas hechas por el Presidente, cada una de las falacias y luego indicó a donde quiere llegar la actuación del Gobierno en contra de la Ciudad y la Provincia. El ya gastado slogan del Gobierno, “la Patria ya es de todos”, está incompleto y es una falacia. Está incompleto, pues lo que quiere decir es “la Patria ya es de todos… los de Alianza País” y es una falacia, porque tampoco va a ser de ellos, porque la estatización dejará a todos sin nada, aumentará la miseria y dejará un Ecuador pobre, sometido, esclavo y sin afán de salir del subdesarrollo y de la pobreza. Provocó hilaridad ver gente del pueblo con camisetas defendiendo a Margarita, que decían: "Soy pelucón, pero no maricón."
 
Creo que el Presidente tiene que meditar seriamente lo de la marcha de Guayaquil, que siendo sólo de guayaquileños, superó ampliamente a la manifestación de todo el país a favor de Correa en el mismo escenario el sábado pasado y que repercutió en Quito, también. No se puede tapar el sol con un dedo, así como no se puede tapar la obra del Municipio de Guayaquil. El Ecuador entero ha tenido la oportunidad de ver el agradecimiento y el cariño que le tiene toda la Ciudad de Guayaquil a su Burgomaestre. Y en la manifestación del sábado pasado, todos los asistentes han podido comprobar la forma de actuar de ambos políticos: 1.- Correa, promesas, promesas, palabras, palabras, palabras… y mentiras,  incumplimientos y falsedades. 2.- Nebot, obras, salud, trabajo, bienestar, manos limpias, ayuda a los más necesitados, obras en barrios marginales, embellecimiento no sólo del centro, sino de toda la Ciudad y de todos los barrios.
 
Permita usted, Rafael, las autonomías. Deje sus complejos infantiles, sus revanchismos y dedíquese a hacer. Ya le llegó la hora de trabajar. Basta de proselitismo. ¡Gobierne!

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *