Últimos artículos

Opinión

Yankis gohome

Pues si, ese es el discurso gastado que nos quieren vender algunos que disfrutan de las maravillas del primer mundo, que gozan comiendo dulces, cheese kake de limón, de strawberry (creo que lo escribí bien, porque ahora tengo un censor o corrector que yo sé de donde viene, pero no tiene la valentía de usar su propio nombre porque el tema es precisamente denigrar, menospreciar, creando dudas, sombras para luego descalificar al perseguido.

Es una especie de gusano servil ad-honorem de esos que atacan y atacan como perros rabiosos pero sin saber por que, lo hacen simplemente porque son perros.

Opinión

Cuidemos el ambiente (4)

  

MANEJO DE LA BASURA, UNA LABOR PEDAGÓGICA (parte 1)

El deterioro progresivo de nuestro planeta encuentra un responsable que contribuye de manera fundamental a su agravamiento. Se trata de los desperdicios que producimos y que en un sentido más amplio conocemos con el nombre de basura. A nivel doméstico, quizá por el sentido etimológico de la palabra, del latín “versüra”, que significa “barrer”, me parece se ha querido hacer demasiado énfasis en los desechos sólidos, menospreciándose los desechos líquidos y gaseosos que son tan contaminantes o aún más que los primeros.

Opinión

Aquellos "Vientos de guerra" de Chavez y sus matices en la región

Sir Wiston Churchill alguna vez señaló a manera de sentencia:

“Si los logros de la guerra son producto de la mente humana… porque entonces la consecución de la paz no son también los logros de la mente humana..?”.

Primera pregunta: Sera verdad que so pretexto de conseguir la paz, necesariamente debemos hacer la guerra..?

Segunda pregunta: La actitud por demás irresponsable de un obcecado e irreverente presidente Chávez, cuyas amenazas de armar un grave conflicto bélico con su vecino Colombia, justifica de manera alguna la consecución de una verdadera paz en la región..?

Opinión

Te esperaré en esa estrella

Cuando en mi hora final sea llamado y me toque partir…

Cuando deba abandonar esta vieja piel y comience nuevamente.

Entonces, estaré como dormido pero aún así pensando.

No tendré miedo y lo único que extrañaré será tu presencia.

Solo me llevaré tu recuerdo.

Tu vida ha sido la mía y con tu imagen empezará mi nuevo estado de conciencia.

Opinión

Escenario Oscuro

Poco importa al interés de los ecuatorianos el color del círculo íntimo o cercano al Presidente Correa. Verde aguado, negro oscuro, o rosa seductor. A la hora de analizar el escenario dentro del cual estamos navegando eso no es relevante ni importante. Ante la cantidad de reformas legales e improvisaciones reglamentarias que se justifican con aquello de que se trata de una revolución ciudadana, entramos a afrontar las consecuencias de tantas incongruencias y entusiasmos juveniles.

Mal o bien hay una Constitución confusa y difusa y un esquema ya trazados que es imposible reversarlo con racionalidades. Lo tienen todo en sus manos, y recién ahora, luego de la ceremonia del Bicentenario que emula la coronación de un emperador bananero, es comienza a correr el reloj regresivo donde las palabras y promesas deben desafiar al desencanto.

Opinión

Cuentos de antaño y de hoy

He llegado a la conclusión de que no podríamos vivir, cualquiera que fuere nuestra edad , sin cuentos y sin juegos. Vibraba mi espíritu al escuchar en la escuela la heroicidad de Abdón Calderón , quien, sin brazos, aferraba con sus dientes nuestra bandera en el fragor de la batalla final del Pichincha. Juraba repetir su ejemplo si esas mismas circunstancias se me presentaban.

Luego comencé a distinguir entre la realidad y la posibilidad de las cosas y, ya en mi adolescencia, vislumbré que en el país existía una especie de hemiplejia intelectual de la que se aprovechaban políticos e historiadores. Comprendí, incluso, que la historia no había sido narrada – peor interpretada – con sobriedad y aseo mental y que la fantasía había primado sobre la verdad y trascendencia de los hechos. Con el pasar del tiempo, alteré mi particular diagnóstico: la distorsión de la historia no obedecía sólo a razones intelectuales sino principalmente éticas. Respondía a intereses regionales, a las subjetividades y ópticas de sus relatores.

Opinión

¿Bicentenario?

La verdad que luego de unas vacaciones fuera de Guayaquil llegar a escribir sobre tonterías acerca de ese cacareado bicentenario de una mentira, puede resultar frustrante. Sin embargo un día de la semana pasada, luego de la jornada de trabajo, llego a casa y veo que revista Vistazo le hace el juego a los celebrantes capitalinos y se une a la comparsa bicentenaria gritando luz de América en sus páginas centrales.

Para colmo le da espacio a Jorge Núñez un historiador quiteño a ensalzar a Simón Bolívar como el gran liberador y ordenador de Guayaquil de la época independentista. Como el Gobierno ha hecho para sí el bicentenario y la posesión de Correa es el eje central del 10 de agosto, todo va de acuerdo a lo que se espera: Correa es el centro de todo en el Ecuador, dado que es el nuevo Bolívar contemporáneo. Alfaro ya le quedó chico y lo enterró en vasija de barro en Montecristi.

Opinión

De cómo influyen las canciones populares en los aprendizajes…

Imagino que la gran admiración del joven Niestzche por la obra de Wagner y su música fue de alguna manera el inicial despegue para el trabajo del reconocido filósofo tal cual Fernando Savater lo expresa en su recomendable libro “La aventura del pensamiento”.

Y es que la música ciertamente ha mostrado –en todas las investigaciones cognitivas- su eficiencia y efectividad para mejorar las conexiones neuronales desde antes de nacer en el ser humano y por supuesto para ser considerada “influyente en alto grado” en el desarrollo de la inteligencia…

Espiritualmente basta entrar en mágico contacto con la música clásica y por supuesto con los maravillosos ritmos populares. Tristeza, desenfado, agresividad, alegría, positivismo, en fin, son tantos los sentimientos y emociones que de hecho se transmiten al ser humano desde los acordes musicales que resulta repetitivo volver a mencionarlos.

Opinión

El silencio de los buenos

En condición de Director de la franja de opinión de un Canal de televisión, trato de invitar personas de diferente extracción cultural, política, etc. a las varias secciones que manejamos, por eso contactamos a funcionarios del estado, a ciudadanos que hacen opinión o a personas que sabemos tienen un nivel o calidad profesional que los ha vuelto personajes destacados de la sociedad y que pueden aportar a la superación de ella, aún sin ser conocidos o considerados personajes públicos.

Pero día a día es más complicado. Incluso personas que han ocupado altos sitiales políticos y administrativos en algún momento, tratan de evitar la entrevista. En ocasiones, aceptan la tertulia televisiva, pero al enterarse del tema, se acuerdan de improviso del viaje pendiente o de última hora, o luego hacen llamar a su secretaria, al menos así se identifica, pidiendo las excusas necesarias por no poder asistir debido a contratiempos de salud, imprevistos, etc.