Autor: Nicolás Romero S

Historia

Óperas que fracasaron en su debut – V: Madama Butterfly

Giacomo Antonio Domenico Michel Secondo Maria Puccini – Pintor de la insatisfacción, de los deseos imposibles.- Puccini,”, fue básicamente un hombre de teatro “Dios Todopoderoso me toco con su pequeño dedo y me ordenó ‘¡Escribe para el teatro, sólo para el teatro!’ Y yo he obedecido ese supremo mandato divino” dijo Puccini poco antes de morir. Nace en Lucca, Toscana, literalmente bajo la sombra de Verdi el 22 de diciembre de 1.858. Exactamente 50 años después de la memorable noche en Viena en que Bethoveen estrenaba la Quinta y Sexta Sinfonía, el Concierto de Piano No. 4 y otras importantes obras en un concierto de cuatro horas.

Puccini fue el último de una línea de cinco generaciones de músicos respetados. Desde 1.712 existían músicos Puccini en Lucca. Cuando tenía 5 años muere su padre. No fue un buen estudiante, uno de sus profesores escribió a la familia indicando que “solo asistía a las clases para calentar el asiento de sus pantalones” A los 17 años va a una representación de Aída y decide su destino. “Cuando descubrí Aída en Pisa sentí que una ventana musical acababa de abrirse para mi” Ingresó en el Conservatorio de Milán (el mismo que rechazó a Verdi) gracias a una beca concedida por la reina Margarita de Saboya donde estudió con Amilcare Ponchielli autor de La Gioconda.

Historia

Óperas que fracasaron en su debut – IV: Mefistófeles

Arrigo (Enrico) Boito (1842-1918).- Nació en Padua el 24 de febrero de 1842. Su madre, Josefina Radolinska era una condesa polaca. Su padre, un italiano pintor de miniaturas, dilapidó el dinero de su mujer y la abandonó, dejándole la responsabilidad de educar a sus dos hijos. Arrigo creció en Venecia, donde demostró extraordinario talento musical y literario desde temprana edad. Nos cuentan que creció como “un agradable joven de clase alta, ingenioso y talentoso, arrogante y precoz”.

Se enroló en el Conservatorio de Milán en 1853 y allí conoció a Franco Faccio, quien se tornó en su mejor amigo y, con el tiempo, sería uno de los directores de orquesta más famosos de Italia. Boito y Faccio se graduaron en 1861 y se convirtieron en líderes y los voceros no oficiales de un grupo de jóvenes escritores, compositores y poetas milaneses que se llamaban a si mismos la “Scapigliatura”, “Los Artistas Desgreñados (o Desaliñados)”. Como todo joven artista que recién pasa la adolescencia y poseedor de una sobrestimada convicción de sus conocimientos e importancia, los Scapigliati eran realmente insoportables. El “Credo” del grupo fue escrito por un miembro llamado Carlo Righetti y comenzaba de la siguiente manera:

Historia

Óperas que fracasaron en su debut – III: Carmen

Cuando Célestine Galli-Marie pisó un escenario por primera vez como Carmen, el público de la Opera Cómica de París no vio nada aparecido a la joven “casta e inocente” que los libretistas Henri Meilhac Ludovic y Halévy había prometido a los Directores de la Opera Cómica, Camille du Locle y Adolph De Leuven. Cuando éste aceptó el proyecto había suplicado: “¡Por favor trate de que ella no muera! ¡Muerte en la Opera Cómica…..nunca se ha visto tal cosa!”.

Basados en la novela de Prosper Merimée, que no es sino la narración que hace Don José de sus amores con Carmen y de cómo cae en una irreversible perdición que lo convierte en su asesino, con muchas libertades, Meilhac y Halévy idearon un libreto que prácticamente toma un camino argumental propio. Entre los principales cambios introducidos por ese libreto está el tratamiento de la gitana Carmen con un barniz de refinamiento que la novela no posee. Además, suprime al marido de ésta, llamado “El tuerto García”, y deja a Lucas (Escamillo en la ópera) como único rival del soldado José. Por último, este libreto opta por la creación de la delicada figura femenina de Micaela, en directa oposición a la rudeza de Carmen.

Historia

Óperas que fracasaron en su debut – II: La Traviatta

En 1848 Alexandre Dumas, hijo del autor de Los Tres Mosqueteros, El Conde de Montecristo y otras novelas de perenne popularidad, cuando no había cumplido aún los 25 años, publicó una novela, La Dama de las Camelias, que le hizo famoso de la noche a la mañana. Si como novela alcanzó un éxito enorme, cuando el propio Dumas la adaptó al escenario teatral, cuatro años después, la repercusión fue todavía mayor.

En ella se cuenta la historia de amor del joven Armand Duval por la cortesana Marguerite Gautier, quien a través de esa sana pasión quiere redimirse de su pasado. Pero el padre de Armand convence a Marguerite de que la rela¬ción compromete el futuro de su amado y ella, generosamente, se sacrifica, convencida de que la sociedad le ha pasado cuenta por su anterior con¬ducta sentimental. Muere en brazos de Armand, quien finalmente conoce la magnitud de su renun¬cia

Comentario

Óperas que fracasaron en su debut – I: Barbero de Sevilla

Gestación y Antecedentes.- El Barbero ha sido una ópera muy popular, favorita del público desde su composición en 1.816. Giuseppe Verdi escribió en una carta en 1898: “Pueden decirse cosas de Rossini…y pueden ser verdades en cuanto a su autocopia y velocidad de composición, pero confieso que no puedo dejar de creer que El Barbero de Sevilla, por la abundancia de ideas, por su verbo cómico y el realismo de su declamación, es la más bella de las óperas bufas en existencia”

Rossini relata en 1822 su visita a Beethoven: “… levantando su cabeza, el Gran Hombre dijo en un italiano razonablemente comprensible: ‘Ah, Rossini, ¿Usted es el compositor de El Barbero de Sevilla?’ Mis felicitaciones; es una excelente ópera bufa. He leído la historia con placer y la he escuchado y apreciado. Será tocada y escuchada mientras la ópera italiana exista…”

Esta ópera de Rossini es una maravilla de composición rápida, pues se dice que la escribió en el breve espacio de trece días. Esto parece increíble, pero es un hecho bien comprobado. Al enterarse de esto el compositor Gaetano Donizetti dijo: “…siempre supe que Rossini era un vago…” refiriéndose a la velocidad con que él mismo escribía sus operas

Opinión

Solucionen el problema

El odio no puede llegar a poner en peligro la vida de las personas

1. Legal y técnicamente ha quedado claro que el problema de un avión en vuelo, en este caso impactando a aves en vuelo, es aeronáutico y no aeroportuario y, por lo tanto, no es responsabilidad de concesionarios ni de autoridades aeroportuarias. Su solución corresponde al Gobierno Nacional que, para poder cumplir su obligación en este aspecto, cobra las tasas aeronáuticas de protección al vuelo y aproximación y despegue, tal como lo ratifica la ultima Resolución del Consejo de Aviación Civil No. 66/2010.

2. La DAC y el Ministerio de Transporte, antes de tornarse irresponsables y mentirosos, han admitido su responsabilidad en este problema, tal como se desprende del Acta de la Sesión del Comité de Peligro Animal, del Aeropuerto José Joaquín de Olmedo del 16 de diciembre del 2009:

Opinión

Respondiendo a un comentario de salasjacinto@yahoo.com sobre CEDEGE

Amo intensamente a mi ciudad, Guayaquil y a mi provincia, Guayas y me reconozco como parte de este país, Ecuador, que sería poderoso y extraordinario si no fuera por la lacra del centralismo, los pésimos gobiernos como el actual, y la división entre ecuatorianos.

Leí su comentario al artículo sobre CEDEGE en este medio, señor Salas. Quiero iniciar mi respuesta diciéndole que el regionalismo es una de las enfermedades sociales que más daño le han hecho al País, enfermedad que felizmente no ha logrado envenenar a los habitantes de la región del río Guayas, en donde están presentes 10 de las 24 provincias del País, que incluye a la Provincia de Santa Elena, cuya población autóctona aspiró y logró la provincialización con base en la infraestructura del Trasvase de agua del río Daule y del Agua potable y alcantarillados, construidos por CEDEGE. Institución que también garantizó la provisión del líquido vital a Manabí, que son dos zonas áridas con largos períodos de sequía, que ya no tendrían nunca más esos problemas, gracias a CEDEGE.

Opinión

Respondiendo a un artículo de Nelly de Jaramillo en el Diario Expreso.

¿ANTIBOLIVARIANISMO?

Señor Director Diario Expreso:

Veo que la señora Nelly de Jaramillo se ha sumado al gran número de “nuevas viudas” del Libertador que han surgido desde que sufrimos el flagelo de este gobierno de “mentes lucidas (en la acepción coloquial de la RAE), corazones rosas ardientes y manos muy poco limpias”

Antes de aseverar que el “cambio” de nombre del aeropuerto de debió a una posición “anti bolivariana”, la señora Jaramillo bien pudo indagar un poco de las razones que motivaron que al nuevo aeropuerto que se construyó en Guayaquil se lo bautice con el nombre del prócer más importante que ha tenido esta ciudad y a quien, los guayaquileños verdaderos, si rendimos pleitesía sobre cualquier otro héroe extranjero, por mas valioso que éste haya sido.