Autor: Francisco Franco Suárez

Comentario

Entrevista al Prepósito General de la Compañía de Jesús, P. Adolfo Nicolás S. J.

Por: Francisco V. Franco Suárez
Antiguo alumno del colegio Javier de la Compañía de Jesús. 38 ava. promoción.

Adolfo Nicolás (77) es el trigésimo Prepósito General de la Compañía de Jesús. Del 17 al 20 de agosto estuvo por primera vez en Ecuador, visitando las obras que la orden ejecuta en el país, manteniendo encuentros en Quito y Guayaquil con jesuitas, laicos y amigos de la compañía.

El otro Arrupe.-

Pedro Arrupe (1907 – 1991), el general que llevó a la Compañía de Jesús a sitios incómodamente estelares en la década del 70, fue electo General el 22 de mayo de 1965. Previo a su elección su labor apostólica la desempeñó en Japón como misionero, maestro de novicios y provincial de Japón

Comentario

Por qué no celebro el 25 de julio

Quienes me conocen suelen preguntar en estas épocas por qué no celebro el 25 de julio-el “mes de Guayaquil”, le dicen- como acostumbra hacer la mayoría motivada por lafundación española de la ciudad. Siempre contesto lo mismo: el mes de Guayaquil esúnica y exclusivamente octubre, en memoria del 9 de Octubre de 1820, fiesta de libertad,independencia y autonomía. No hay más vueltas que darle.

Siempre he sostenido y sostengo que solo las ciudades que aun arrastran rezagoscoloniales celebran fundaciones españolas. Equivocado o no, es mi opinión. Si varioscantones del Ecuador celebran su fundación española, enhorabuena por ellos, pero elGuayaquil del cual provengo, conozco y vivo a diario, no. Guayaquil es lo que es a partirdel 9 de Octubre de 1820. Esa es su real fecha de fundación moderna que tuvo su partidalegal de nacimiento en el Reglamento Provisorio de Gobierno aprobado por la JuntaElectoral de la Provincia de Guayaquil, el 8 de Noviembre de 1820 (hoy mal llamado el díade la provincia del Guayas).

Opinión

Apuntes sobre la posible gasolinera junto a Puerto Azul

Con sorpresa, el 23 de mayo pasado me enteré que junto a la urbanización Puerto Azul se pretende construir una estación de servicio para expender gasolina, diesel y lubricación automotriz.

La noticia llegó por oficio del 20 de mayo de 2013, firmado por el director de Medio Ambiente del Municipio de Guayaquil y el representante legal de la compañía beneficiaria de la estación de servicio. En el oficio, dirigido a la administradora del Comité de Residentes de la Urbanización Puerto Azul, se invitaba a los moradores a la presentación del borrador del Estudio de Impacto Ambiental (EIA), requisito previo a la construcción del proyecto. La presentación del EIA se citó para el lunes 27 de mayo, a las 14:00, en una estación de servicio propiedad de los dueños del proyecto, ubicada en Los Vergeles. Es decir, la reunión con los afectados directos o indirectos por la construcción del proyecto se fijó en un día hábil luego de un feriado, a una hora difícil para las personas con empleo y a 24 o 25 kilómetros de distancia de donde se levantaría el proyecto.

Comentario

A la muerte de Carlo Ma. Martini s. j.

La muerte del P. Carlo María Martini s. j. me ha golpeado emocionalmente. Este viernes
31 de agosto, mientras el fin de mes en esta fenicia Guayaquil se descuadernaba como
loco rumbo a la noche, Twitter trajo a mi desasosegada mente que esperaba la atención
de un funcionario público, la infausta noticia de la muerte del hoy por hoy más preclaro de
los jesuitas que la Compañía se preció en decir “es de los nuestros”.

Habrán sido dieciséis o diecisiete años la edad. El lugar sí lo recuerdo perfectamente:
un viejo árbol plantado a las afueras de la biblioteca del colegio Javier de los jesuitas
guayaquileños. El bullicio del primer y segundo recreo hacía mutis para mí. Ensimismado
en una apasionante lectura me encontré a lo largo de varios días con mi cabeza metida
entre las páginas de una preciosa obra: “¿En qué creen los que no creen?” Un intercambio
epistolar entre el brillante semiótico Umberto Eco y el purpurado piamontés de los
registros de la Compañía de Jesús italiana. Allí conocí a Carlo María. Eco ya había pasado
por mis manos con “En el nombre de la rosa”.

Opinión

Cueros afuera

DSC_0508

Dejé por dos meses y algo más esta columna como una suerte de tiempo para refrescar la mente y permitirnos no descansar, pero sí calibrar la óptica de opinión con que se he desarrollado este espacio. Ya de regreso y con nuevos bríos, la salida del intendente general de policía del Guayas, Julio César Quiñónez, trajo cola… y de cuero.

Roberto Cuero Medina ingresó a la Gobernación del Guayas como el primer negro (afroecuatoriano se dice ahora) en ocupar esa distinción. Sin ser guayaquileño de nacimiento eso no obstó para que gozara de la confianza del presidente Correa: Cuero sirvió de ariete revolucionario para molestar a un segmento minúsculo pero importante de la sociedad guayaquileña que cree que las cosas aun se ganan por apellidos, colores y olores. Pero la revolución de Cuero se quedó en los discursos, pues las legendarias y partidocráticas prácticas en Intendencia de Policía y Comisarías de Policía se repitieron y con fuerza.

Opinión

Desafíos porteños 2012 – 2020

Ya en el 2012, la agenda del Municipio de Guayaquil merece ser sacudida por pocas iniciativas que den golpes de efecto en lo social, medioambiental y hasta electoral. La ciudad tiene problemas apremiantes, pero el apagar constantemente urgentes, nos desvía, siempre, de lo importante. Aquí las iniciativas que comparto con ustedes:

1. Guayaquil debe detener la explotación que se continúa haciendo de su orografía. El aprovechamiento acelerado de canteras en cerros y lomas tiene su motivación en la expansión inmobiliaria que créditos hipotecarios han permitido. El levantamiento de proyectos urbanísticos es un devenir. El cantón Guayaquil ya no puede seguir aumentando horizontalmente su área. Este crecimiento depreda, destruye y no permite ocupar en su totalidad la capacidad instalada de la ciudad para suplir necesidades básicas (agua potable, alcantarillado, luz eléctrica). Es momento de crecer pero verticalmente. ¿Cuántos edificios semiocupados existen en el Centro de la ciudad, en la Bahía, en el Sur y en el mismo Norte? Si las obsoletas Ley de Propiedad Horizontal y Ley de Inquilinato no son adecuadas al siglo XXI por la Asamblea Nacional, bien puede el Concejo Cantonal de GYE emitir sendas ordenanzas que regulen este uso y ocupación de suelo, en función del desarrollo urbanístico en vertical (edificaciones de más de tres plantas) en el cantón. Esto lo permite los artículos 264.1 y 264.2 de la Constitución, en concordancia con el Art. 53 del COOTAD. ¿Qué las ordenanzas no pueden contravenir una ley? Las normas de inquilinato datan de 1962, con sucesivos maquillajes (codificaciones); la de propiedad horizontal del año 1960 (también adornada pero sin mayores aportes). El desarrollo urbanístico de GYE no puede seguir supeditado a leyes desfasadas por anacrónicas.

Opinión

El monumento

León Febres-Cordero

“Nadie es de todos. Sé que él hizo con mano de hierro lo que no se podía hacer con mano de seda. Era un personaje con carácter”. Así se expresó de León Febres Cordero (LFC) el escultor español Víctor Ochoa, autor del monumento que en memoria del expresidente del Ecuador y exalcalde de Guayaquil, planificado levantar en el barrio Las Peñas. Con esta pieza de bronce, la discusión está servida a diestra y siniestra.

Se dice que LFC fue autor entero de una política de Estado que en su mandato, aplicó con exceso todas las competencias de la siempre bruta fuerza pública ecuatoriana. En la década del ochenta, la izquierda ecuatoriana, siempre romántica, se atrevió a dejar los versos y guitarra, y tomó los rifles y los manuales de la guerrilla. Quiso concretar sus sueños con secuestros y vidas ajenas. Un país como el Ecuador, con instituciones de justicia y policía aun en construcción, el fortalecimiento de grupos como Alfaro Vive era cosa de tiempo. ¿Qué sería del Ecuador hoy si estos insurgentes crecían en su actividad?

Opinión

Los incendios de la Av. del Bombero

La vieja vía a la Costa en la ciudad de Guayaquil ha cobrado una importancia estratégica para los nuevos desarrollos inmobiliarios que se invierten en el cantón y no en Samborondón. Con la nueva nomenclatura urbana de calles, la vía pasó a llamarse del Bombero. Con el paso del tiempo se refaccionó su carpeta asfáltica, se ubicó nuevas señales de tránsito tanto vertical como horizontal; se mejoró su iluminación y hace poco se construyeron intercambiadores de tráfico que más que una solución, son un grave problema para los numerosos vehículos que por allí circulan.

Los moradores de las urbanizaciones que allí se asientan son los primeros perjudicados por esos intercambiadores. Las distancias para ingresar a sus viviendas se han incrementado, y el nivel del peligro natural que implica salir a la calle al volante, también. Quien toma un carril izquierdo en dirección GYE a Salinas para retornar a la ciudad, se encuentra con una suerte de cintura que se ensancha en la fosa que divide los cuatro carriles de la avenida. Con ese ensanchamiento sucede lo indecible: o el conductor permanece en el carril izquierdo o los vehículos que circulan por la derecha lo empujan a seguir allí. Ya esto ha causado accidentes, pero no solo por el arriesgado diseño de la vía, sino también por los malos hábitos al volante del ecuatoriano promedio (imprudencia al girar el volante; hablar o enviar mensajes por celular cuando se maneja; manejar a velocidades excesivas en distancias cortas; cambiar de carril sin utilizar luces direccionales; o simplemente NO tener operativas las luces de avisos en la parte trasera del vehículo).

Opinión

Litro por mate

Ecuador,Guayaquil 7

La M. I. Municipalidad de Guayaquil se ha enfrascado en un innecesario embrollo para buscar el supuesto castigo a unos jóvenes que pintan con llamativos colores y sugestivos diseños, paredes dentro del perímetro urbano de la ciudad. ¿No tiene nada más importante que planificar y ejecutar nuestra municipalidad, que andar pintando de gris las paredes coloreadas? Aquí les enumero y describo tres, no más.

1. El puente que cruza el Estero Salado y que conecta las avenidas Carlos Julio Arosemena y Las Monjas. ¿Cuánto tiempo ha tomado el nuevo levantamiento de este puente? ¿Cuántos perjuicios en tiempo, dinero y combustible han producido la ausencia de este viaducto? Primero se iba a apuntalar el ya vencido paso; luego que se les cayera la estructura sobre el lecho del brazo de mar, decidieron desmontarlo todo. Una vez desmontado, las vigas se oxidaron, y ya no están aptas para su uso. No me sorprendería que luego de levantado el nuevo puente, en un par de décadas, los habitantes de esa zona de Urdesa volvamos sufrir la ausencia de este importante tramo vehicular del norte de GYE. Cosa para más extraña.

Opinión

La foto

Fotografiar es captar y reproducir química o digitalmente imágenes en medios físicos o electrónicos. Esas imágenes recogidas pueden provenir de las más variopintas circunstancias, a veces agradables y otras no tanto. Gracias a los teléfonos inteligentes, hoy cualquiera puede ser fotografiado digitalmente, haciendo lo inimaginable, en el lugar que menos se piense, y, sin quererlo, quedar expuesto a millones que entran y salen de Internet y sus redes sociales.

La intimidad es una zona de medida moral individual, a la que permitimos acceso sólo a personas que consideramos de confianza. Un apretón de manos no viola esa intimidad, pues un saludo manifiesta públicamente cortesía. ¿Qué manifiesta un estrecho abrazo y tomarse el rostro o las manos entre dos hombres que posan para una fotografía? Cercanía, intimidad, amistad, confianza y hasta cariño.