Autor: Fabricio Alaña Echanique S.J.

Opinión

Silencio y Soledad, ¿Seremos capaces?

Y DIOS no estaba en la tempestad, ni en la tormenta, sino en el susurro del
viento (Ezequiel) ¡Qué difícil es para muchos de los seres humanos escuchar a
Dios!, qué difícil es escucharnos a nosotros mismos, peor a otros. Tanto para
una actividad como para la otra necesitamos el silencio y la soledad, pero ¿cuál
es el verdadero silencio que necesitamos?

“Una noche mientras se hallaba en oración el hermano Bruno se vio
interrumpido por el croar de una rana. Pero, al ver que todos sus esfuerzos
por ignorar aquel sonido resultaban inútiles, se asomó a la ventana y gritó:
¡SILENCIO! ¡Estoy rezando! Y como el hermano Bruno era un santo, su orden
fue obedecida de inmediato: todo ser viviente acalló su voz para crear un
silencio que pueda favorecer su oración.

Opinión

El Legado de los Padres de la Patria

El próximo 24 de mayo celebramos un año más de la Batalla del Pichincha.
Desde los primeros años de estudios se nos viene diciendo que es el día de
la “independencia” del Ecuador, legado hecho por quienes nos ayudaron,
viniendo de fuera como el mismo Bolívar, Sucre, Flores, entre otros, junto con
nuestros compatriotas criollos, mezclados con españoles e indígenas, a todos
ellos podemos llamar “Padres de la Patria”.

¿Desde esa fecha se podrá decir que nace el Ecuador? ¿Desde esa fecha se
podrá decir que Ecuador es libre y soberano? ¿Que tenemos un proyecto
de unidad nacional que nos motiva e inspira a ser felices en el sitio donde
vivimos y por eso lo cuidamos y nos esforzamos por sacarlo adelante? ¿CUÁL
MISMO ES LE LEGADO DE LOS PADRES DE LA PATRIA? ¿DE ESTE PEDACITO
DE TIERRA QUE LLAMOS ECUADOR, MITAD DEL MUNDO, CENTRO DE
CONVERGENCIA DE CULTURAS Y TRADICIONES?

Comentario

Los hijos se van, las madres se quedan

GRACIAS A AURITA, una amiga que nos deleita con su belleza humana y nutre nuestro espíritu cada semana con oraciones, power point, vídeos, reflexiones, etc. Comparto hoy, en HONOR A TODAS LAS MADRES ACTUALES Y POTENCIALES, LOCALES Y MUNDIALES, esta reflexión sobre los hijos, lo más bello que pudo hacer mamá, el ser co-creadora con Dios para dar vida, y desde allí agasajar a todas las madres con un gracias por estar ahí, por permanecer siempre a nuestro lado, por ser guía, consejera, amiga y el manantial de ternura que los hijos buscamos siempre, después de nuestros viajes, caídas o éxitos. FELIZ DIA DE LA MADRE. GRACIAS MAMÁS.

LOS HIJOS SE VAN, hay que aceptarlos con esa condición, hay que criarlos con esa idea, hay que asumir esa realidad. No es que se van. LA VIDA SE LOS LLEVA, (están hechos para crecer y volar). Ya no eres su centro. Tienes que haber cuidado sus raíces y podado sus alas. No eres propietaria, sino consejera. No diriges, aceptas. No mandas, acompañas. No proyectas, respetas. Necesitan otras perspectivas, otro amor. Necesitan alas y volar muy alto. Ya les crecieron raíces y maduraron por dentro, (gracias a tus cuidados, querida Madre).

Comentario

Problemas Familiares – ¿Crecimiento o destrucción?

Mirar la vida con optimismo es la primera tarea de los padres y madres de
familia, mucho más de los educadores y líderes religiosos. El punto está
en cómo hacerlo. ¡Hay tantos problemas familiares! ¿Cómo conciliar la
singularidad de cada uno, de cada hijo con la necesaria unidad familiar? ¿Cómo
atender la individualidad y necesidad de cada estudiante con la preocupación
de la totalidad de la clase? Verdaderamente no hay recetas, ni soluciones
simplistas.

Sembrar la actitud de optimismo depende de las personas más cercanas que
se encuentren los hijos y los estudiantes, y ello requiere saber mirar con
profundidad y en totalidad la perspectiva de la vida, de la condición humana.
La cosa se agrava con casos muy dolorosos de disfuncionalidad familiar, de
agresividad juvenil y cerrazón al diálogo, al consenso. Veamos un caso, para
ver cómo podemos cada cual prevenir y caer en la cuenta de nuestros fallos
y errores, para crecer y no destruir la necesaria relación de crecimiento que
presenta cada situación problemática. Veamos un caso.