Un mejor lugar donde leer y escribir las opiniones que cuentan.

Suscríbase

 

Viendo artículos en

El Canario Pelucon

4239 Artículos

Molesta la parcialización de la justicia que vivimos actualmente.

Como contraparte a la sanción ordenada por el ejecutivo a la radio de los Shuars que cumple, aparte de la labor de radio con la labor de enlace entre los pobladores de esa comunidad y de Teleamazonas, por las supuestas mal informaciones o llamamientos a levantamiento, vemos que Canal 10, ahora propiedad del Estado, pasa no sólo noticias falsas sobre la marcha del 11 de febrero, sino que incluso, pese a estar prohibidas las tomas aéreas, pasa, como tomadas a la hora de la manifestación, tomas aéreas de la calle 9 de Octubre realizadas una o dos horas antes del inicio de la cita, en un acto de lambonería que demuestra muy poca hombría de bien. ¿Qué sanción tendrán los lambones?

Realmente asombra la forma como discutimos acerca de un documento que presenta tantos vicios de lenguaje que resulta difícil de interpretar. Para contentar a varios grupos y lograr su aceptación, todo el documento presenta fallas de diversa índole que produce vergüenza ajena al que lo lee...

Comentaba con unos amigos sobre la situación política y financiera del país y sobre el incidente fronterizo con Colombia, que tiene cosas tan difíciles de creer que me impiden saber si lo que se está viviendo es una patraña, un diálogo de retardados mentales (con el perdón de los retardados, que no tienen la culpa), o es una telenovela en la que el autor ha fumado… ¡y de la buena!

Por un lado el Álvaro Uribe con el asesoramiento de USA, sin importarle un comino sus propios compatriotas y por supuesto, demostrando un cinismo extremo y un quemeimportismo por la salud humana, insiste en fumigar sobre la zona de la frontera con glifosato, diciendo que el producto no es tóxico. Si insiste en que el producto no es tóxico, lo invitaría a probarlo, haciendo que una avioneta lo eche varias veces sobre su casa, con su familia y amigos haciendo un picnic en el patio y sin protección (él y Bush incluidos). Si son los americanos los que dicen que no es tóxico, quisiera que digan si puedo fumigar la cerca del jardín que colinda con la persona que dice que no es tóxico, estando sus hijos jugando en esa zona. He visto las lesiones producidas en trabajadores que negligentemente se niegan a usar protección mientras fumigan tan sólo las raíces, una por una, de las malezas.

Por el otro lado, un Presidente al que no le importa que a sus conciudadanos que viven cerca de la frontera los envenenen, pero que reclama porque matan a un grupo de guerrilleros extranjeros que se han refugiado en su país y a los cuales, por su reclamo parece que los estuviera protegiendo. Es más, agravar las cosas porque en medio de los delincuentes se hallaba un guerrillero ecuatoriano, que estaba siendo investigado por sus uniones con la narcoguerrilla e intentar sancionar al chismoso que dejó escapar esa noticia, que debió haber sido dada por el Gobierno desde el comienzo.

Asusta la forma de actuar del Gobierno que dice que la Patria ya es de todos. En los casi 15 meses que llevamos, la producción ha bajado enormemente, el índice de desempleo ha aumentado y para tapar este daño a la población, han cambiado los índices para valorarlo (¿los volverán a cambiar este año también?), la canasta familiar se ha elevado como nunca y en vez de razonar, prefiere ayudar a sus amigos del Banco del Fomento y otras entidades burocráticas, importando urea, subsidiando arroz nacional de mala calidad para venderlo a los pobres, mientras la salud de los ecuatorianos se va deteriorando, se avecinan tremendas epidemias y la atención sanitaria en el país no puede hacer más que entregar ayuda a los damnificados, porque presupuesto para la salud, para la prevención, no existe. La miseria y la muerte es lo que ya es de todos.

A los de su Partido les da puesto por tajada en un acto reñido con la moral, pues el cobro de estos “diezmos” para el partido es asqueroso.

La gente digna que alcanzó una curul por su partido, o acata la decisión de la mayoría o se va, porque el plan ya está definido.

¡En verdad es increíble hasta donde se puede llegar con la demagogia y el cinismo!

La manifestación más grande que ha tenido Guayaquil en toda su existencia, fue la realizada hoy día 24 de enero de 2008. Una manifestación a la que se invitó al pueblo de Guayaquil, que no asistió por dinero como en la del sábado. Fue impresionante por la multitud que desde 3 horas antes de la cita, aún sabiendo que estas reuniones generalmente comienzan con atraso de una hora, empezó a apiñarse a todo lo largo de la Calle 9 de Octubre y del Malecón, esperando el paso de Jaime Nebot, quien, al contrario que el Presidente, no hizo el trayecto cómodamente en carro,sino caminando desde la Plaza del Centenario, que estaba abarrotada de gente hasta varias cuadras atrás, siendo vitoreado a cada paso que daba por todo el trayecto.
 
La marcha blanca en Quito, en apoyo a Guayaquil, demostró que Ecuador entero quiere seguir unido, no desea lo que busca Correa, la desunión del país. Ecuador es uno solo y debe permanecer unido. Podemos decir que sólo faltó un guayaquileño, Rafael Correa, quien según las malas lenguas se fue a la casa de la belga, aunque desafortunadamente no la encontró, porque ella, como esposa de guayaquileño, había venido a la manifestación.
 
Prácticamente era imposible caminar desde el Hotel Oro Verde a lo largo de t, odo 9 de Octubre y tres cuadras más a cada lado de la Avenida, que se encontraban atestadas de gente que espontáneamente querían demostrar al Gobierno el gran error al querer pisotear a la Ciudad más habitada del país. Vine a 9 de Octubre hora y media antesdesde mi querida Pelucolandia, como despectivamente quiso nombrarla Correa. En el túnel tuve mi primer obstáculo. La cola me tomó entrando al túnel. Pero al fin logramos avanzar. Ya en 9 de Octubre traté de pasar de una vereda  a la otra aprovechando una de las banderas, pero había una multitud debajo de ella, incluso con banderas, lo que obligaba a que la bandera esté levantada. La ligera garúa no amedrentó a la gente que seguía llegando, y los comentarios eran de lo más variado que se podía presentar, desde la defensa a Nebot, hasta el reclamo contra los impuestos y las disposiciones en contra de Guayaquil y Guayas.
 
El discurso de Nebot fue majestuoso. Sin insultar pero en forma firme fue denunciando una por una las promesas no cumplidas hechas por el Presidente, cada una de las falacias y luego indicó a donde quiere llegar la actuación del Gobierno en contra de la Ciudad y la Provincia. El ya gastado slogan del Gobierno, “la Patria ya es de todos”, está incompleto y es una falacia. Está incompleto, pues lo que quiere decir es “la Patria ya es de todos… los de Alianza País” y es una falacia, porque tampoco va a ser de ellos, porque la estatización dejará a todos sin nada, aumentará la miseria y dejará un Ecuador pobre, sometido, esclavo y sin afán de salir del subdesarrollo y de la pobreza. Provocó hilaridad ver gente del pueblo con camisetas defendiendo a Margarita, que decían: "Soy pelucón, pero no maricón."
 
Creo que el Presidente tiene que meditar seriamente lo de la marcha de Guayaquil, que siendo sólo de guayaquileños, superó ampliamente a la manifestación de todo el país a favor de Correa en el mismo escenario el sábado pasado y que repercutió en Quito, también. No se puede tapar el sol con un dedo, así como no se puede tapar la obra del Municipio de Guayaquil. El Ecuador entero ha tenido la oportunidad de ver el agradecimiento y el cariño que le tiene toda la Ciudad de Guayaquil a su Burgomaestre. Y en la manifestación del sábado pasado, todos los asistentes han podido comprobar la forma de actuar de ambos políticos: 1.- Correa, promesas, promesas, palabras, palabras, palabras… y mentiras,  incumplimientos y falsedades. 2.- Nebot, obras, salud, trabajo, bienestar, manos limpias, ayuda a los más necesitados, obras en barrios marginales, embellecimiento no sólo del centro, sino de toda la Ciudad y de todos los barrios.
 
Permita usted, Rafael, las autonomías. Deje sus complejos infantiles, sus revanchismos y dedíquese a hacer. Ya le llegó la hora de trabajar. Basta de proselitismo. ¡Gobierne!
Me produjo tristeza escuchar el dialogo del Presidente en el Cerro Santa Ana. Una invitación a estos actos no se rechaza  y vale la pena hacer lo que pocos hacen, analizar y buscar el verdadero sentido de las palabras y de los actos. Luego observé por el canal del Gobierno la magnífica manifestación nacional por el primer año en el poder de nuestro mandatario.
 
Entre las mentiras que expresó, demostró que no conoce otro partido que el Partido Social Cristiano y para atacar a las autoridades de Guayaquil las vincula con ese partido, Nebot hace años se desafilió de ese partido. Al hablar de Nebot, dice que es un matón de barrio, que es un gritón y que le cae mal al pueblo, pero que a él le cae bien. ¿Será que le cae bien porque es él el que actúa así? En el incidente de La cadena a los buses se los detuvo y se les quitó los permisos en Lomas de Sargentillo. Son mentiras a medias contar una parte y no la historia completa.
 
En el PSC y en todos los partidos políticos hay de todo: Gente honrada y pillos, pelucones y gente de pueblo, aprovechadores y gente honesta, avivatos, ladrones conocidos, fanáticos, lamesuelas, etc., y Alianza País no es la excepción, como muy bien lo sabe Rafael. Y el porcentaje también es igual. Al  hablar de las “mafias de siempre” está dando a entender que son diferentes a las mafias actuales.
 
La convocatoria a la sesión del Municipio se hizo entre otros grupos, a los periodistas, de modo que si Toral es periodista tenía derecho a entrar. Los invitados de honor estaban en la mesa de honor. TODOS LOS DEMÁS, al llegar tomamos el puesto que encontramos. Por eso Heinz Moeller que llegó a la hora de inicio, cuando el salón ya estaba lleno, tuvo que estar de pie. No vi a Toral, pero si estaba sentado, no fue al lado de Moeller, que estaba parado. 
 
Dice que es más guayaquileño que nosotros. Hace un año viene atacando a Guayaquil y a Guayas; no creo que sea en realidad por odio a Guayaquil, sino por intentar destruir las buenas obras de Nebot las que, como al sol, no las puede tapar con un dedo. Tiene miedo de la comparación de popularidad, aunque hay que agradecerle por dos cosas. Primero que haya traído tantas personas de todas partes de la República a ver el gran cambio de Guayaquil, lo cual incentivará el turismo hacia nuestra Ciudad, y la gran manifestación nacional realizada el 19, porque servirá para comparar las fuerzas nacionales de Correa, con las de los guayaquileños (de una sola Ciudad) que queremos defenderla. "Vayan para que no haya problemas" es una forma pobre de disculparse de antemano, de quien obligó a asistir a los servidores públicos y pagó a los afuereños.  
 
No sé qué se gana con mentir o con falsear la verdad. Sólo los demagogos, que padecen de verborragia y buscan réditos políticos, lo hacen sin importarles el daño que le hacen a la Patria.
 
¡Ojalá el Presidente recobre la cordura, acepte las buenas obras del Municipio de Guayaquil y de los Guayaquileños, permita el desarrollo de la Ciudad más grande del País, se dedique a gobernar y deje de hacer campañas que tanto dinero nos cuestan!
El día de hoy, martes 15 de enero del 2008, fue asesinada cruelmente y con impunidad, la distinguida Señora Doña Democracia de la República. El macabro asesinato fue perpetrado por el primero de sus hijos, quien administra sus bienes. El asesino le clavó un puñal por la espalda al no presentar ante el Congreso, como era su obligación hacerlo, sino ante una incompleta Asamblea Constituyente de plenos poderes, su informe a la Nación por el primer año de proselitismo político y falta de gobernabilidad.
 
Ochenta asambleístas y más de cien invitados observaron atónitos este asesinato sin que ninguno se atreviera a detener al asesino, antes bien estos testigos lo vitorearon y aplaudieron, con lo que se sintió glorificado por el acto cometido. De acuerdo a su personal y único criterio, el Congreso, si bien existe de nombre, ha sido descalificado porque él decidió eliminarlo también.
 
Ya desde hace un año, el homicida había venido hostigando a la apreciada Señora Democracia, en casi todas sus actuaciones. Su capacidad para endilgarse poderes ha sido tal que ya en las primeras reuniones del Congreso, hizo que el TSE elimine al 57% de sus oponentes y de un solo plumazo  eliminó a quienes querían advertir a la ciudadanía del crimen que acaba de terminar. Luego disparó sus dardos contra la Provincia que lo vio nacer a la que desgarró, dividió e incluso se solazó mandando a uno de sus lacayos asalariados, a que mancille la bandera de su Patria chica para demostrarle a sus hermanos que él es el único que manda y que lo que dice es ley.
 
Al observar que la madre Patria se solazaba con la actuación de uno de sus más preclaros hijos, quien había demostrado que con trabajo, dedicación y honestidad, se podía construir y sacar a una Ciudad de la basura, el abandono y la corrupción, enfiló sus armas contra este hermano que estaba opacando su imagen y al ver que estaba perdiendo porque el pueblo no es ciego, ordenó a varios de sus lacayos impedirle que continúe actuando, prohibiendo y entorpeciendo de cualquier manera posible, su actuación.
 
Para asegurar su impunidad ha actuado brillantemente brindándole ocasión a sus hermanos militares a actuar en otros negocios, con lo que los tiene contentos y no reclaman por la muerte de nuestra querida Democracia.
 
Doña Democracia de la República deja en la orfandad a sus trece millones de hijos, quienes la velarán en Guayaquil y harán una romería en honor a ella el día 24 de enero, a las tres y media de la tarde. Se invita a todos los que no sean comprados por los cómplices y encubridores del asesinato, a asistir a esta ceremonia en honor a Democracia.

Nuevamente la persona a la que escogimos como nuestro Presidente, vuelve a insultar a los guayaquileños, diciendo que las masas guayaquileñas huelen a Chanel. Hay un viejo adagio que dice que “Aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. Nunca he sido de colonias ni perfumes, pero parece que a algunas personas el haber querido y no haber podido, les puede producir un síndrome de urticaria tiñosa (llamada envidia) que los lleva a usar peyorativos para tratar con ello de demostrar su superioridad. En el siglo XIX se inventaron algunos amorfinos que trataban de denigrar al pobre, diciendo, por ejemplo que: “El amor del hombre pobre / es como el del gallo enano / que en querer y no alcanzar / se la pasa todo el año.” Esta es una forma popular de expresión del hombre que ha alcanzado subir en la escala económica, pero que se quedó al inicio en la de la clase social.

El hombre de bien se diferencia justamente en eso. No en el uso de Chanel. Un perfume lo puede comprar cualquier persona con dinero, o cualquiera con poder lo puede recibir como regalo, por más caro que sea. La clase no se compra.

El hombre de bien no insulta ni desprecia al otro, sea rico o sea pobre. La gran diferencia entre la gente bien de antaño (ricos o pobres) y los que se han enriquecido por el poder o la política y se consideran gente bien (que parece que fueran las únicas personas que conoce Correa entre los que usan Chanel) está justamente en el trato igualitario para con todos. Le podemos dar la mano con respeto al pordiosero, al barrendero, al conserje. Eso nunca nos rebaja. Es más, me siento mucho más orgulloso dándole la mano a un hombre pobre que trabaja honradamente para llevar el pan a su casa, que saludando a muchos que nadie sabe cómo han llegado a poseer una fortuna, o que se sabe, pero de eso no se habla.

Conozco mucha gente modesta, gente pobre pero honrada, que tiene mucho más clase que los que se han dejado enloquecer por el dinero o el poder. No es cierto eso de que “Con clase, se nace”, también se la puede adquirir, pero para ello es necesario algo fundamental que no lo puede tener el nuevo rico: HUMILDAD.

La dignidad humana la tenemos todos. La hemos recibido en la concepción, pues todos somos hijos de Dios. Los envidiosos y los ambiciosos son los más miserables, pues nunca tendrán todo lo que anhelan tener. ¡Siempre querrán más!

Señor Presidente, no desprecie a los guayaquileños. Hay un límite para el aguante. Nuestros dos últimos Alcaldes han demostrado que sí se puede hacer obras y levantar una Ciudad que estuvo caída. Haga usted y deje de criticar. En vez de criticar, ¡Haga! Al buen político se lo recuerda por lo que hizo, no por lo que dijo.

La letra C es una letra muy simpática; con ella se inician muchas palabras como canario, correa, cobarde, conflicto, caprichoso, confrontación, corrupto, camorrista, cadena, complejo y varias palabras más. Consideremos que en el diccionario de la RAE ocupa prácticamente dos tomos de los 12. Es decir, la sexta parte.

Con esta letra comienza el apellido de nuestro Presidente al que ahora sí se le pasó la mano. Parece que es jalisqueño, que no puede perder (Jalisco nunca pierde y si no gana, arrebata). No puede soportar ni siquiera la idea de que alguien pueda demostrar que tiene más aceptación que él. Como no pudo traer más de unos pocos desalmados asalariados de diversas partes, pues el pueblo ya se está dando cuenta de hacia donde quiere llevar el país y no desean aceptarle ni por dinero trasladarse a defender sus ideales, pues les da vergüenza que aún los delincuentes amigos los identifiquen en ese bando, ha tenido que impedir, a capa y espada el paso de los miles de manifestantes que a pedido de los Alcaldes de diversos cantones, pensaban asistir para una marcha pacífica y demostrar a los Asambleístas que el pueblo está dándose cuenta de hacia donde nos quiere llevar este Gobierno que tantos errores está cometiendo.

Es un acto cobarde el impedir la manifestación impidiendo que pasen los buses en los que NO IBAN personas beligerantes ni asalariadas como las que se tomaron Montecristi y actuaron belicosamente contra los Asambleístas que no eran verdes o rojos (¿será porque era tiempo de Navidad y sólo esos colores son permitidos?)

Parece que está llegando a su fin este Gobierno y NO ES porque el Ecuador sea un país difícil de gobernar. Ecuador es un país aguerrido, que no permite que lo pisoteen, que le roben su dignidad ni su libertad. Está cansado de los políticos corruptos y una forma más de corrupción es el violentar las reglas, dividir el país, o impedir, estando en plena época de libertad, el movilizarse a donde uno desee, hacer manifestaciones de repudio o de rechazo a las malas acciones del gobierno, obligar a la Asamblea a no cumplir el propósito para el que fue creada y a actuar en lo que NO TIENE COMPETENCIA. La Asamblea Constituyente fue elegida para realizar una nueva Constitución. El Congreso que se eligió junto con el Presidente y que el mandatario se preocupó de desmembrarlo, destruirlo y hacerlo ilegal, bueno o malo, era el que debía legislar, mientras los Asambleístas hacían la nueva Constitución, mientras que aún siguen perdiendo el tiempo en otras cosas, por seguir las órdenes de una persona que pretende actuar como un dictadorzuelo, gracias a su simpatía inicial, a sus mentirillas y a un grupo de colaboradores que cada vez son menos, porque se van dando cuenta de adonde nos pretende llevar y se van poco a poco abriendo los honestos que también fueron engañados por su labia.

Ecuador seguirá con la fama, en este caso mal habida, de que debe cambiar de Presidente cada año o dos años, esta vez, por culpa de un Presidente que no aceptó gobernar un país democrática, sino dictatorialmente.

Ecuador quiere imitar a Europa. Al fin abandonamos constitucionalmente la democracia y aceptamos por mayoría contundente y drástica, pisotear la democracia por obsoleta e ineficaz y pasar a rendir tributo a un Rey, aunque al estilo europeo antiguo, no al moderno.

Los reyes actuales no gobiernan. En eso sí, su Majestad Rafico I se parece a los actuales Reyes de Europa. Desde que fue elegido no ha gobernado el país un minuto. Todo lo realizado ha sido hecho por medio de decretos de emergencia, con contratos a dedo para favorecer a las diversas ramas del ejército. Se ha dedicado a promocionar las diversas candidaturas de Alianza País, ha viajado mucho, sobre todo a hacer proselitismo político, ha insultado a todo el que no está de acuerdo totalmente con él, ha declarado que se siente más como un promotor del cambio que como hacedor del mismo, y ahora cuando llegamos a la Asamblea, ha decidido que la democracia ya no debe respetar las minorías sino decidir por el viejo método, tan criticado por él y sus aliados cercanos, de la aplanadora.

En lo que se diferencia de los reyes actuales es en su forma de obrar, Todos pudimos ver la forma digna en la que el Rey de España puso en su sitio al Presidente de Venezuela, que, quizás por falta de cultura o por soberbia de prepotencia, interrumpía malcriadamente la exposición de Zapatero en la cumbre de Chile. Un ¡Por qué no te callas! dicho con dignidad luego de las reiteradas interrupciones que impedían la presentación del Presidente de España y luego, en forma plausible y educada, viendo que había perdido su compostura, se retiró de la sala, mientras el otro malcriadamente seguía interrumpiendo la sesión. En vez de copiar lo bueno, la actuación del Rey de España, preferimos copiar lo chabacano, lo grosero, lo desdichadamente llamado popular.

La democracia es el Gobierno del pueblo, pero no es el Gobierno del pueblo por la forma malcriada y grosera, sino por el respeto. La palabra respeto es la base de la civilización. En todo debemos respetarnos y la democracia es la primera que debe hacerlo y el principal respeto es el respeto a las minorías. De otro modo, ¿Para qué se eligen minorías? ¿Qué hacen las minorías aparte de costarle más al Estado? Si la mayoría son 66, Sólo debería pagarse a 66 de Alianza País y luego de tres días firmar la Constitución que se tiene preparada y le ahorramos al país una fortuna, ganamos tiempo y ya todo está hecho.

¡La democracia ha muerto! ¡El respeto, no existe! La imposición por la fuerza es la forma que el Gobierno quiere para llevar a cabo sus planes. ¿Será porque teme que el pueblo se quite la venda de los ojos y se de cuenta del precipicio al que se lo conduce? Para los que desean vivir mendigando, está bien; pero para el que desea progresar, luchar por algo mejor para sí y para su familia, el socialismo es la muerte del esfuerzo.

El Gobierno tiene la mayoría, actuar sólo por mayoría es atropello e imposición. Democracia es ante todo, respeto a todos los ciudadanos. Pues para que haya mayoría, tuvo que haber minoría, la cual también debe ser respetada.

El canario pelucón

que vive en Samborondón.

Cuando el cinismo raya en lo absurdo, uno se queda estupefacto sin atinar a como reaccionar. Esto me ocurrió, cuando un amigo me envió una copia de un correo de ALTERCOM con un artículo escrito por un venezolano con el nombre de Sergio Rodríguez Gelfenstein del 25 de noviembre titulado “Crónica de una agresión: La derecha fascista contra América Latina y el Caribe”

Pasados unos minutos en los que no me decidía entre reír y llorar, decidí que lo mejor era escribir para “Desde mi trinchera”, un análisis de la situación que derivó a este pobre ejemplo de “defender lo indefendible” que produce en el que lo lee, sensaciones tan controvertidas como: 1. Pena por el autor que no tiene argumentos para defender y peor atacar como intenta hacerlo. 2. Llanto por la pobreza de conocimientos que demuestra desde el inicio, al pretender que no fue casual la reacción de un hombre digno como el Rey de España y no explicar en todo el texto ni siquiera lo que pone al inicio, que “Hay españoles que desconocen lo que les ocurrió en Ayacucho hace más de 180 años”. 3. Indignación, por la manera baja y soez de querer interpretar los hechos para justificar la forma majadera y propia de un patán con la que interrumpía el Presidente venezolano al Presidente de España, que obligó al Rey, ya exasperado, a decir su ya célebre frase: “¡Por qué no te callas!”, antes de levantarse y abandonar el lugar. 4. Amargura, al ver la poca calidad de hombría de bien que hay en ciertos individuos que sin tener la suficiente cultura para gobernar, llegan por cualquier medio al poder. 5. Confusión, pues habla tanto y tan mezcladamente que ni él mismo se debe entender cuando tiene que gastar tanto papel para no decir nada (reconozco que tuve que hacer un gran esfuerzo para leer tanto tratando de entender el propósito). 6. Decepción al ver que gasta 22 páginas con más de 9600 palabras sin poder explicar la mala acción del Presidente o del Pey de España y sin justificar la mala educación y el complejo de inferioridad con aires de superación del otro. 7. Susto, al ver la osadía con la que gente que se dice pensante, puede irse contra la lógica para tratar de tapar el sol con un dedo tratando de probar que lo blanco es negro o que la noche es día, y por último 8. Risa, al comprobar que no es factible por más que se quiera, actuar mal y creer que puede haber algún justificativo para haberlo hecho, sin sentirse avergonzado.

Sin pretender entrar a analizar las múltiples cosas que se pueden escribir en 22 páginas, baste decir que el articulista pretende echarle la culpa a España por las guerras post independencia, ya que no nos señalaron los límites de cada nación. Sería interesante recordarle que fueron los mismos patriotas, el grupo de libertadores, no los españoles ni los indios los que se repartieron América, y fue la ambición o el caudillismo de varios de ellos, los que provocaron las guerras. El pueblo tuvo que soportar todas las guerras, los abusos del poder y de la fuerza, como lo han tenido que soportar los pueblos que han vivido oprimidos, como Rusia y los demás países que fueron comunistas y lograron liberarse de la opresión que aún mantiene doblegado al pueblo cubano y que amenaza en oprimir al pueblo del escritor y desgraciadamente también a otros países latinoamericanos como el boliviano y el nuestro.

Estados Unidos dejó de ser la guía por el abuso de la falsa democracia y el capitalismo puro que no respeta la solidaridad que es indispensable, junto con la subsidiaridad y la participación para un Gobierno equitativo, justo y responsable que se preocupe del bienestar común, con respeto a la dignidad humana y a la libertad, sin libertinaje, de todos sus habitantes.

¡Miremos adelante! Busquemos una democracia participativa y justa, sin atropellos ni abusos. Con respeto a la dignidad del hombre y con solidaridad, es decir, con amor fraterno entre todos los que hacemos el país.