El colapso familiar – Desde mi Trinchera
Comentario Sociedad

El colapso familiar

Considero que abordar este tema es fundamental, porque lo más valioso e importante que tenemos en nuestras vidas es LA FAMILIA.

Hoy en día, estamos ocasionando que las familias ya no existan, estamos ocasionando que el amor, el respeto y la comunicación entre padres e hijos se pierdan por completo. Así pues, estamos permitiendo que nuestros valores se vean influenciados por la perversa agenda 2030

En mi calidad de hija, les puedo decir que lo mejor que puede sentir un hijo, es el apoyo de sus padres, en todo cuanto uno requiera. Esto es, siempre y en virtud de traducirlo en buenas acciones y decisiones; aun a pesar de los errores que esto demande, puesto que la corrección y la guía de los padres para con sus hijos es la mejor alternativa, ya que de los errores se aprende. Sin embargo, ni siquiera eso se observa a ratos en la mayoría de los hogares a nivel mundial.

En mi opinión personal, considero que para que un hogar sea sano y fructífero, es necesario que aparte del amor y el respeto, exista un pilar fundamental que se llama “Comunicación”, misma que es la mejor forma en la que un hijo puede desahogarse y ser guiado por sus padres, pero hoy en día la comunicación ya no existe, los hijos ya no confían en sus padres, lo que ocasiona que el hogar ya no sea transparente, sino un ambiente tenso e incómodo para las partes.

Se estarán preguntando ¿Cómo puedo hacer que mi hijo confié en mí? Y la respuesta está en no obligar a tu hijo a que confíe en ti, sino demostrarle que él puede confiar en ti, enseñándole que el mejor consejo no se lo va a dar su mejor amigo, sino su padre o su madre, demostrándole finalmente que la confianza es un pilar fundamental en el hogar; que la comunicación entre padres e hijos es fundamental y el respeto mutuo, lo cual de manera inmediata se transforma en un ambiente sano y equilibrado.

Mi padre siempre me comenta que mi abuelito; y desde muy pequeño, le decía: “El respeto es como un boleto de ida y vuelta…si tu quieres que te respeten….debes entonces respetar a la otra parte…”

Queridos papitos, es importante que entiendan que todos somos seres humanos que cometemos errores, tanto hijos como padres, que no por ser padre no te puedes equivocar. En verdad, un hijo también merece perdón, para que él sepa que él también puede estar en lo correcto, pero quiero que quede claro, que no por ser padre, siempre tendrás la razón. Por eso en mi vida aplico aquella frase de Goff, cito: “Errar es de humanos, corregirlo es de sabios”

Los golpes, gritos y maltratos, nunca solucionaran el problema, o mucho menos te hará ver fuerte o dominante. Al contrario, te hará ver como una persona débil, ya que aquello es el indicativo de que “no concretas por falta de dialogo”. Un hijo no merece tener ni un solo rasguño en su cuerpo, porque la travesura quedará como el recuerdo de una anécdota, pero los maltratos quedaran como un trauma insuperable, y los hijos como ven que sus padres actúan de esa manera, pensaran que aquello está bien, lo que quiere decir que las agresiones continuarán de generación en generación. 

Hijos, respeten a sus padres, valórenlos, aprécienlos y escuchen, porque es de sabios y humildes escuchar un consejo o sugerencia. Sus padres han vivido muchos años más que Ustedes, lo que quiere decir que ellos les dan consejos porque saben y no quieren que Ustedes cometan los mismos errores que ellos. Me pregunto: ¿Qué consejo nos puede dar un amigo, si éste vive similares circunstancias que las nuestras?

En fin, ellos tienen la misma edad que nosotros, y que van a saber de la vida en ese aspecto, por eso valoren los sabios consejos de sus padres, porque como dice la sabia frase de ellos: “Cuando seas padre me vas a entender” 

Cuidemos y protejamos a nuestros padres, cuidemos a nuestros hijos,  porque en este mundo apocalíptico, la familia es lo único que nos queda.



1 Comentario

  1. Gabriel Moreno

    Felicitaciones, excelente articulo.!!!
    Ojalá pudieran leerlo la mayor cantidad de padres e hijos .
    Es una gran enseñanza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.