No coma cuento – Desde mi Trinchera

Si alguna vez usted estuvo a régimen, siguiendo una de las 3475 dietas disponibles para bajar de peso, se habrá dado cuenta que no funcionó, de existir una que sirva, no habrían las demás. Las dietas duran el entusiasmo.

Vengo a destacar lo importante que es la ciencia, el espíritu crítico y el escepticismo a la hora de alimentarnos.

 El argumento de autoridad que da una bata de médico, que es la profesión más valorada por la sociedad, déjelo a un lado.

El mensaje del miedo se apoderó de los alimentos. Creamos un mundo que estima el sin.  Sin conservantes, sin colorantes, sin gluten, sin lactosa, sin tóxicos, sin aditivos, sin transgénicos, pues el miedo y el por si acaso, venden. Ni la lactosa ni el gluten son problema a menos que usted sea intolerante. Ahora compramos porque el producto tiene las palabras:  casero; de la abuela; natural; y ecológico. Lo natural se ha pasado a la barrera de la medicina.

Los científicos señalan que los ingredientes químicos, artificiales y aditivos por sus mínimas dosis no producen perjuicio a la salud. Parcelso decía que el veneno está en la dosis.

Hace 14 años un idiota ordenó a sus borregos declarar  a Ecuador libre de cultivos y semillas transgénicas.  Cuatro años después ese mismo espécimen decía que las semillas genéticamente modificadas pueden cuadruplicar la producción y sacar de la miseria a los sectores más deprimidos del país, que estaba arrepentido, pero ya había hecho retroceder al país. 

Los primeros   transgénicos aprobados hace 40 años fueron algodón, trigo, soja, maíz y canola, la OMS declaró no ser en absoluto dañinos para la salud. En Ecuador los problemas de salud los produce el ministerio del ramo.

En julio de 2016 un grupo de 109 premios Nobel, criticó a la organización ecologista Greenpeace por su rechazo frontal a la producción de alimentos transgénicos sin ninguna base científica, desconociendo las innovaciones biotecnológicas en agricultura: «han tergiversado sus riesgos, beneficios e impactos y han apoyado la destrucción criminal de ensayos de campo y proyectos de investigación aprobados» señalaron.

Los expertos -premiados en disciplinas como Medicina, Química, Física y Economía- instaron a la organización ecologista a «revaluar la experiencia de agricultores y consumidores en todo el mundo con cultivos y alimentos mejorados mediante biotecnología».

Los alimentos transgénicos usan menos pesticidas, son más nutritivos, más apetitosos, son plantas resistentes a la sequía y a las enfermedades, que requieren menos recursos ambientales como agua y fertilizante.

El libro blanco de la nutrición española indica que los errores, mitos y fraudes en materia nutricional y proliferación de mensajes no basados en la ciencia, ponen en peligro la salud de los españoles, igual se aplica a Ecuador.

Dude, cuestione, sea escéptico, tenga espíritu crítico.

Si usted desea bajar de peso, le paso el dato de la mejor dieta: lo único que no engorda es lo que queda en el plato.



3 Comentarios

  1. .Gabriel Aquim Chavarría

    Las especies que pueden acomodarse a los nuevos hábitats creados por la naturaleza u otras especies vivas, son las que sobreviven, no las que las vacunas salvan.
    Las industrias que venden vacunas nos cuentan las que éstas salvan pero no las muertes que podrían causar a futuro.
    Respetuosamente

  2. Gabriel Aquim Chavarría

    ¿ de ningún cuentista?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.