Opinión Política Sociedad

La mentira y los mentirosos

Una mala costumbre ecuatoriana

La mentira es la acción de falsear la verdad, es un engaño. Quien lo hace es un truhán, un falso, un audaz.

El afán de mentir ha evolucionado a lo largo de los años. Nuestra generación fue criada, bajo el referente de decir la verdad. Era común escuchar a los abuelos decir: “Digan siempre la verdad, aunque los mates”. Nos educaron veraces. Sin importar las consecuencias, de mantener nuestra verdad, sobre lo que vimos, escuchamos o indicamos a nuestros padres o profesores, o, cuando nos pedían nuestro conocimiento de las cosas o nuestro criterio. Sobre todo en las escuelas o colegios donde nos educamos.

El compañerismo escolar, es otra cosa, cuando alguna malacrianza, se cometía de parte de un compañero de clase. En esos casos preferíamos callar. Por supuesto, nos castigaban a toda la clase. En el Colegio Javier, donde me eduque, en la secundaria. Los “castigados”, por no delatar a nuestros compañeros, teníamos que permanecer en el colegio, después de terminadas las clases, haciendo las consabidas planas de “debo ser educado en clase”, hasta que volvía el inspector, que viajaba en el bus escolar a dejar a los estudiantes, en sus domicilios. El Colegio Javier, (Km. 5 de la vía a la costa), parecía en esos años, el fin del mundo.

Al regreso del Inspector, empezaba otro tipo de castigo: trotar alrededor de las canchas de fútbol, hasta las seis de la tarde. Terminábamos agotados y el único transporte público que había para la ciudad, hacia la estación, en el antiguo BIN,BAN,BUN, ubicado en el Km. 4 ½, de esa misma vía

Lamentablemente, la mentira, se ha generalizado en la población ecuatoriana, por supuesto con las excepciones de rigor, de gente veraz, que habemos muchos.

Miente el niño a su madre, que le duele el estómago o la cabeza, por cuanto, simplemente no quiere ir al Kinder o a la escuela y quiere quedarse en casa. Miente la mujer al marido, que no le alcanzó el dinero para los víveres, pero no le contó que se compró una nueva blusa o un nuevo par de sandalias Miente el marido a la mujer cuando regresa tarde a la casa, diciéndole que tenía mucho trabajo en la oficina, cuando realmente, se pegó una escapadita, con los amigos o amiguita de turno. Miente la “casera”, a su cliente, en el mercado, sobre el mejor precio y calidad del producto que le ofrece, cuando en realidad, no es así.

Mienten las Autoridades a sus ciudadanos, cuando de dar servicios públicos se trata , a la población, que requieren con urgencia medicamentos, vacunas o cualquier otra necesidad que no espera, para causar estragos, el que no lo recibe a tiempo., indicándoles que venga al día siguiente, que tampoco los/las tendrán. Mienten las Autoridades de elección popular, con sus ciudadanos, para justificar obras, que no son necesarias, para justificarlas, frente a otras que se requieren de mayor urgencia.

Mienten los políticos y los candidatos, a sus conmilitones o partidarios, sobre sus ofrecimientos de campaña, que saben, no podrán cumplir, de ser elegidos gobernantes. Tampoco generalizo, hubo quienes sí cumplieron y cumplirán con sus promesas de campaña..

En el último debate presidencial: ARAUZ-LASSO, tampoco faltaron las mentiras. Uno de ellos, el sr. Lasso,, le increpó a su adversario político: “ANDRÉS, NO MIENTAS OTRA VEZ”. Y LO REPITIÓ TANTAS VECES DURANTE EL MISMO DEBATE, QUE LOGRÓ MOLESTAR A SU ADVERSARIO, QUE FUE DECAYENDO, POCO A POCO EN SUS RESPUESTAS DEL CUESTIONARIO DE PREGUNTAS DE LA SRTA. COORDINADORA, O DE LAS CONTRA RÉPLICAS ENTRE ÉSTOS,

El “Andrés, no mientas otra vez”, se convirtió en eslogan de campaña, El señor Araúz, quedó estigmatizado para siempre, por cuanto siempre tendrá un contrincante que se lo repita, en futuros debates.

Las votaciones del próximo 11 de Abril, se definirán, por parte de muchísimos votantes, entre aquellos candidatos, que mienten y entre aquellos que dicen la verdad.

Yo aspiro que triunfe la verdad sobre la mentira, en estos pocos días que faltan, de CAMPAÑA Y QUE PIERDAN LOS MENTIROSOS.

POR AHÍ, YA EMPEZAREMOS ENDEREZANDO AL PAÍS. POR LO PRONTO LAS ENCUESTAS A FAVOR DEL SEÑOR LASSO, CON RELACIÓN A L SEÑOR ARAUZ, ESTÁN SUBIENDO Y ALGUNAS INDICAN QUE YA GUILLERMO, LO SUPERÓ A ANDRÉS, en la intención del voto.

Mi empleada de casa, que en primera vuelta votó por Araúz, nos dijo que esta vez, ella, sus hijos, sus familiares y muchas personas en su barrio, votarán por Lasso.

Me dá la impresión que este criterio, de mi empleada, se ha hecho tendencia, en las zonas más pobres de la población ecuatoriana.

Esperemos que así sea, para bien del país.

Desterremos para siempre la mentira, de la política ecuatoriana, para lograr un Ecuador mejor.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *