Comentario Economía Historia

Comerciante, faceta desconocida de Olmedo

Investigar mi obra sobre José Joaquín Olmedo me permitió escribir de lo que no se encuentra en anteriores biografías. Entre lo antes desconocido, ahora encontrado están las actividades comerciales y financieras de Olmedo.  Miguel, padre de Olmedo fue un próspero comerciante, tuvo haciendas y minas de sal. Cuando falleció las heredaron sus hijos. De las actividades no políticas ni poéticas se indica que José Joaquín visitaba su hacienda La Virginia donde pasaba temporadas y lo que se producía; nada más. Su imagen es de una persona que necesitaba vivir de su trabajo, hay cartas donde él mismo menciona su estrechez económica; Flores solicitó a Bolívar darle trabajo, cuando regresó de Londres en 1829. Pero Olmedo cubrió sus gastos de estadía en Londres cuando representaba a Perú. Las letras del Gobierno que llevaba de Lima para los gastos no fueron aceptadas por el desprestigio que tenía Perú en el mercado financiero y por la quiebra de un banco londinense donde había dinero de ese país. Olmedo debió usar más de 20.000 pesos de su propiedad para vivir tres años en Londres y París. De regreso a Guayaquil, paró en Lima para cobrar su dinero. No hay evidencia de haber cobrado todo.

Olmedo se casó con María Rosa Icaza, hija de Martín Icaza Caparroso, uno de los comerciantes más ricos de Guayaquil. Este había llegado de Panamá, su hermano Isidro, se había establecido en México y otro en Perú. Ellos crearon la primera empresa multinacional en la región. Los hijos de Martín fueron prósperos empresarios.

Entre la documentación encontrada hay un instructivo del 30 de septiembre, 1825, sin firma, recibido por Olmedo. Bolívar nombró a él representante de Perú en Gran Bretaña. El instructivo es fechado en el mismo mes y año que Olmedo viajó de Panamá a Londres vía Jamaica. Cuando lo leí por primera vez no ubiqué el nombre Echave, posiblemente fue un banquero mejicano, asesor de Isidro Icaza. En las instrucciones el autor comenta que Echave debe remitir a Olmedo, con prontitud 32.000 pesos: “… de las cuales tienes tu el interés de 4.500 pesos…” Además: “… 3.000 pesos. que me dejaste aquí del dinero que vino de Lima por tu cuenta y los 1.500 pesos restantes a cuenta de los que procedían de las 200 cargas de cacao que fueron a Méjico de tu cuenta en la goleta Tres Hermanas…” Es informado que cuando se venda el cacao le abonará la diferencia. El autor lo instruye de otras transferencias, una de 17.000 pesos de propiedad de los 4 cuñados, para ser invertidos en bienes ingleses. Seguramente se trata de mercadería para exportarse a Guayaquil. En una carta del 29 de octubre de 1826, Thomas Foley escribe a Santander: “Ha vuelto de París, Paredes, compañero de Olmedo […] él y Olmedo han mandado algún comercio al Pacífico con el cuñado de Olmedo que ahora va a salir…”  Para comparar la cuantía de los negocios de Olmedo, el Presidente de la Audiencia de Quito tenía un sueldo anual de 10.000 pesos.  Olmedo tuvo importantes relaciones comerciales con sus cuñados.

 

1 Comentario

  1. Avatar
    John Uggen, Ph.D.

    Interesante articulo. Esperamos el proximo.
    John Uggen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *