Con el título de una guía para periodistas, editores y medios de comunicación, la Campaña Internacional por el derecho de las mujeres al aborto seguro, junto con la IPPF, emiten una serie de conceptos falsos y errados, que creo necesario denunciar, porque no es posible que, con la excusa de que el papel aguanta todo, se emitan conceptos errados, que pueden llevar a la ciudadanía, a error por irresponsabilidad en las noticias presentadas.

Primera mentira: No sé si serán cierto los datos que hablan de que el aborto es algo “común”. Al menos, aquí en el Ecuador, ¡eso es falso! Nuestras estadísticas de abortos es muchísimo menor que lo que exponen en esta guía. Aunque la OMS e Instituciones afines, manipulan mucho las cifras, querer decir que en el Ecuador el aborto es común, cuando el aborto criminal es un procedimiento delictivo y los embarazos rara vez terminan en aborto, es querer inventar una mentira absurda.

Segunda falsedad: “El aborto es uno de los procedimientos médicos y quirúrgicos más seguros, cuando es practicado por una persona capacitada para ello”. En los años que dirigí el Departamento de Neonatología del Hospital Gineco-Obstétrico “Enrique C. Sotomayor”, donde atendíamos hasta más de 40.000 embarazos por año, nuestras cifra de abortos era muchísimo más baja que lo que pretenden mostrar, y la mortalidad por aborto, en todas las estadísticas mundiales es mayor que la mortalidad por embarazos, demostrando que el aborto no es tan inocuo, como lo quieren presentar, las entidades abortistas. Las estadísticas mundiales hablan de una mortalidad mayor por aborto que por embarazo, y me refiero a las estadísticas hospitalarias, es decir en los sitios donde los que trabajan son especialistas en la materia. Es completamente falso que a una mujer que llega con un aborto en curso se la deje morir y no se la atienda. Todos los pacientes en todos los Hospitales son atendidos sin que se pregunte la causa. Los Médicos, por el juramento Hipocrático, tenemos la obligación de atender a todos los pacientes que nos llegan, con la patología que presenten y luchar por salvar sus vida.. Después se puede proceder por lo legal, pero la primera OBLIGACIÓN es salvar vidas. La obligación primaria de todo Médico, es atender al paciente. Sólo una mente cruel y enfermiza puede creer que un Médico no atienda a un paciente que llega en emergencia.
Tercera falacia: “El aborto no causa problemas mentales.” El aborto está probado que puede provocar varios problemas psicóticos y mentales, incluso en mujeres que han tenido un aborto espontáneo, no solamente en abortos criminales. La pérdida de un hijo dentro del vientre de su madre, es un trauma para la madre, por más que las autoridades piensen que con taparse los ojos, no pasa nada.

El aborto criminal es un vulgar asesinato a un ser indefenso. Por más que quieran justificarlo, las tomas de ecografías tomadas durante un aborto provocado a una mujer embarazada, muestran claramente cómo el niño, en el vientre, sufre, arquea su cuerpo para esquivar la cureta con que se lo quiere eliminar, o el succionador. Demás está mencionar las imágenes en que con la pinza se aplasta y destruye la cabecita, para poder retirarla del útero.

Reuters menciona lo siguiente: “describa a aquellos que hacen campaña por el derecho de las mujeres al aborto como “activistas por el derecho al aborto”. La palabra “pro vida” sugiere de manera exacta que quienes apoyan el acceso al aborto son “anti vida”, ya que lo que buscan es poner el deseo de la mujer como prioridad. El deseo de una persona, no puede nunca estar sobre la vida de otra persona. El bebé es un ser humano, como lo somos usted y yo, y tiene los mismos derechos.

Según esta guía, un embrión o feto todavía no es un bebé, lo que se contrapone con nuestra Constitución, pues nuestra Constitución, defiende la vida desde la concepción. Para los que dudan de esta realidad, les recomiendo que revisen todos los últimos estudios sobre la concepción y la vida. De acuerdo con ellos, en el instante de la concepción, en el momento en que el espermatozoide penetra en el ovulo, se produce un haz luminoso, que es el que indica la unión del ovulo con el espermatozoide, y la formación del cigoto. El sufijo “-cidio”, que hace referencia a “homicidio” o “asesinato”, es apropiado cuando se está hablando sobre aborto. El homicidio y el asesinato se comete contra personas y el niño en el vientre de su madre, inclusive en la Constitución, ya es un ser humano, y el derecho a la vida lo poseemos todos los seres humanos desde el momento de la concepción. El aborto es un asesinato. El aborto es ilegal. IPPF piensa que NO!

Es más, hay raros casos en lo que una mujer que nunca había estado embarazada, luego de un aborto, no puede volver a embarazarse. Son raros casos, pero es muy triste cuando eso ocurre.

El aborto debe ser visto como un asesinato de un ser completamente inocente e indefenso. El derecho de la mujer a la vida y a la salud, es igual al derecho a la vida de un bebé o de cualquier otro ser humano.

Vale la pena poner énfasis en que la mujer embarazada tiene derecho a la vida y a la salud, lo mismo que el niño que se está gestando en su vientre. El embrión o feto es dependiente de la salud y la vida de la mujer, por eso es necesario respetar y proteger las dos vidas.

No se debería permitir que con falacias y mentiras se quiera manipular la mente de las personas para tratar de justificar un asesinato. ¡Nuestra Constitución defiende la vida desde el instante de la concepción!

José Fernando Gómez

@jfgrmd - Médico Pediatra. Miembro activo de la American Academy of Pediatrics. Miembro activo de la Honorable Junta de Beneficencia de Guayaquil. Director de Desde mi Trinchera.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *