¿Contrataría a un ladrón conocido como empleado de su casa? Parece que la respuesta de la mayoría de los ecuatorianos a esta pregunta es un resonante “SÍ”.

Y algunos están decididos no sólo a emplear a un delincuente, tampoco dicen que no, a darle el puesto a un asesino.

Lo que ocurre es que no reflexionamos y si la persona es simpática y nos hace reír, no dudamos en contratarlo.

¿Piensan que estoy equivocado? ¡Cómo me gustaría estarlo!, pero no estoy errado. ¿Pruebas? ¿A quiénes elegimos como autoridades?

Las elecciones son el momento de escoger a los empleados de nuestra casa común, que es el país.

Con nuestro voto ayudamos a escoger quién será nuestro próximo gobernante. Durante la campaña presidencial, cada uno nos presenta su “curriculum vitae”.

Es necesario que seriamente, cada uno de los habitantes del país, lea y escuche con detenimiento lo que promete cada uno y analicemos lo que cada uno de ellos propone, estando conscientes que las promesas se las lleva el viento, y al saber su forma de proceder, decidir cuál es el más confiable, a quien se le puede creer y a quien no.

Es cierto que la gran masa del pueblo no reflexiona y va a escoger sin mirar quien es electo. Ese es aproximadamente el 30% del electorado. Este fenómeno de masa, de populismo, está presente y es un problema grave (votarán por ladrones o asesinos), pero más grave aún, es el problema que existe con la gente que sí piensa.

Hay mucha gente con criterio y capacidad, pero desgraciadamente también cargados de ansias de poder y egoísmo, que dividen el electorado, y no me refiero a los chimbadores, de los cuales hay quienes se venden al mejor postor, para quitar votos a los buenos candidatos.

Me refiero a gente valiosa que prefieren jugar en solitario, sin importarles el destino de la Patria. Prefieren la troncha “para mi solito” y dividen los votos pensantes, dando espacio a que el populista de la masa pueda poner en peligro la elección del candidato capaz y honrado y que se elija al candidato que va a robar o asesinar.

Lo ideal sería un acuerdo entre todos los partidos de gente que se respeta, y que se realicen unas primarias honestas, para presentar un solo candidato y en esa forma evitar el fraccionamiento electoral, que es lo que permite que lleguen al poder Abdalaces, Correas, Alarcones y Lenines, que tanto daño hacen a nuestro Patria.

José Fernando Gómez

@jfgrmd - Médico Pediatra. Miembro activo de la American Academy of Pediatrics. Miembro activo de la Honorable Junta de Beneficencia de Guayaquil. Director de Desde mi Trinchera.

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *