Historia Política

Rocafuerte: único entre los guayaquileños

Este ilustre guayaquileño logró alcanzar las posiciones más altas de poder, dentro y fuera de Ecuador, como ningún otro ecuatoriano ha logrado. Rocafuerte estaba consciente de quien era, se consideraba americano perteneciente a Hispanoamérica, no era sólo guayaquileño. Para Rocafuerte era indispensable la uniformidad política de la región. Creía que su destino era ayudar en liberar no solamente a un país, sino toda una región. Desde muy temprana edad se dio cuenta de cuál sería su destino; teniendo apenas 24 años discutía con Juan de Dios Morales, cómo Hispanoamérica debía independizarse. El cumplimiento de sus ideales lo llevó a varios países y en todos dejó su huella. A muchos guayaquileños les debe sorprender que en México hay más de un centenar de ensayos, tesis doctorales y se lo menciona en la mayoría de los libros de historia escritos en el siglo XIX. Durante los años que vivió en el país azteca formó parte del poder dentro y fuera de los gobiernos; conoció a todos los jefes de Estado y sus ministros, con algunos tuvo enfrentamientos. Vivió en ese país durante dos etapas, la primera 1821-1823 y la segunda 1830-1832. De 1824 a 1829 representó a México en Gran Bretaña. Por su aporte recibió la ciudadanía. Lo mismo sucedió con José Joaquín Olmedo en Perú.

Todas las puertas se le abrieron por su alto nivel de cultura, dominio de numerosos idiomas, y haber conocido a temprana edad a futuros líderes de varias naciones que visitó. Su gran oratoria y excelente pluma, combinadas con su fogosa personalidad, fueron tres herramientas que usó en su agitada vida. La mexicana Raquel Díaz lo describe: “…hombre político, culto, astuto, con experiencia y con una gran virtud que bajo ciertas circunstancias podía convertirla en una peligrosa arma: su habilidad para trabajar con las palabras y su capacidad para plasmar en forma clara, precisas y contundentes sus ideas en papel”.  ¿Cómo los historiadores mexicanos se refieren a él? José María Cornel en su obra Breve Reseña Histórica de la Nación Mexicana escribe: “Rocafuerte era un hombre de ingenio y bien educado, la exageración era peculiar de su carácter, y deslucía en él otras nobles cualidades: escribía con fluidez y hablaba con asombrosa facilidad. Era en resumen tan filósofo como los que cortejaron a Federico El Grande; se comprende que no acabó así su vida, porque una razón más sana fue su antorcha funeral[…] por sus íntimas relaciones con los liberales de Cádiz, por su participación más o menos directo en la revolución de la América del Sur, por la publicación de su Ensayo político del sistema americano, obra no destituida de sensatez y de cordura, se procuró cabida con los hombres influyentes de México, y fue su empleado en elevado rango sin que hubiera ni aún pisado suelo. En Londres despachaba los negocios con su actividad genial, y era bien recibido por sus maneras cortesanas y por su instrucción”.

Rocafuerte estuvo preso numerosas veces en México. No temía a nada, se enfrentó a dictadores, conociendo que su vida peligraba. Lorenzo de Zavala en su Ensayo Histórico de las Revoluciones de México, publicado en 1831 escribe: “No faltaban sin embargo hombres ilustres que levantaban su voz contra estos excesos y aquel despotismo, a riesgo de correr una suerte desgraciada. Entre estos deben numerarse Don Vicente Rocafuerte, ministro que fue de la república cerca de Su Majestad Británica, hombre de mucha instrucción y siempre patrono de la libertad”. Pablo Vázquez se refiere a Rocafuerte como “…persona acreditada por sus luces, conocimientos y patriotismo”. Vicente Riva Palacios en México a través de los siglos, tomo IV, afirma: “Vicente Rocafuerte, que se había mostrado celoso republicano, desempeñaba en Londres el importante cargo de representar al gobierno de México, que le había nombrado ministro plenipotenciario…” El mismo autor comenta que cuando Rocafuerte regresó a México “…a sola costa ensayó en una sala de espectáculos”. Se refiere a que Rocafuerte propuso al gobierno iluminar la capital usando gas y para convencerlo hizo una inversión.

Joaquín Ramírez Cabañas en Obra Histórica, al referirse al Rocafuerte en Londres escribió que “…continuó en su puesto y en el goce ilimitado de la confianza del gobierno hasta el año de 1830”. Ramírez agrega: “…puesto que Rocafuerte militaba en las filas de los liberales mexicanos y a su regreso de Europa se alistó inmediatamente en la prensa de oposición”.  Alfredo Álava en Caminos de Libertad escribe: “Cuando fue descubierta y desarticulada la conspiración republicana en la ciudad de México en agosto de 1822, quedaba poco por hacer a los partidarios de esa forma de gobierno. Desde los Estados Unidos, el guayaquileño Vicente Rocafuerte pretendía evitar el reconocimiento de Washington al gobierno de Iturbide”.

También George Canning, ministro de relaciones exteriores y posteriormente primer ministro de Gran Bretaña, tuvo favorables expresiones. Lo conocía por haber sido nombrado representante de México en Londres. En un memorándum al gobierno mexicano de José Mariano Michelena, representante saliente escribe: “El Sr. Canning me contestó, que se alegraba mucho que se quedase aquí el Sr. Rocafuerte; que aunque el uso requería que el Ministro de Relaciones Exteriores de México, por medio de una carta acreditase el nombramiento del Sr. Rocafuerte, se entendería con él y lo consideraría como tal Agente, sin atender a las meras formas diplomáticas…”  A Rocafuerte se debe que México fuera el primer país de Hispanoamérica en firmar un tratado comercial con Gran Bretaña, en aquellos años, la primera potencia mundial.

Pero la admiración no fue sólo de los mexicanos. Carl August Gosselman, sueco en misión comercial a Sudamérica, visitó Ecuador en 1837: “El presidente Rocafuerte [ …] no es solamente uno de los presidentes, sino una de las personas más excepcionales que he encontrado en Sudamérica, y, en pocas palabras, un hombre que hasta en sociedades más civilizadas se destacaría por su educación, conocimientos y experiencia, y sobre todo por sus sentimientos verdaderamente patrióticos. Es también notable como presidente sudamericano por otras razones: la primera porque, sin haber sido militar, ha sido presidente cosa que ha ocurrido muy raras veces, y la segunda porque no retira su salario como tal cosa que no ha ocurrido…”

Rocafuerte fue personaje mítico, tenía un nivel de energía excepcional, incansable trabajador y viajero, no temía a la muerte y algunas veces la tuvo cerca en varios países. Tuvo contradicciones en su accionar político, pero como afirma la mexicana Guadalupe Rincón: “Personajes como Vicente Rocafuerte desempeñaron roles fundamentales en la conformación de incipientes naciones que en ese tiempo, además de hombres valientes, requerían de personas formadas intelectualmente para desarrollar proyectos de Estado que reorientaran el destino de esas sociedades emancipadas[…]Descubrí a un verdadero político, a un hombre de una sola pieza, a un personaje preocupado por las necesidades sociales de los países con los cuales, en su momento, él colaborara”.

1 Comentario

  1. Avatar
    ABDON EDUARDO CALDERON RAMIREZ

    Felicitaciones, brillante descripccion de Don Vicente Rocafuerte y Rodriguez De Bejarano casado con Doña Baltazara Calderon, prima de el, hija de Francisco Calderon, Padre del Heroe de Pichincha, su nombre esta inscrito en las columnas de la Masoneria, ayudo a crear y le toco abrir el Colegio San Felipe Neri en Riobamba, regentado por la orden religiosa fundada por San Ignacio de Loyola en 1.540, la compañia de Jesus cuyos miembros S.J. en latin Societas Lesu conocido como Jesuitas. Un ejemplo de Guayaquileño al Mundo,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *