Opinión Política

«Guayaquil por la Patria»

Otra vez se equivoca nuestra alcaldesa

Quiero escribir algo bueno de nuestra alcaldesa Viteri, sobre las muchas cosas que ha realizado en su primer año de Gobierno Municipal, pero sus cambiantes decisiones me lo impiden. Antes de ENTRAR, al tema de esta entrega, he reflexionado sobre las mujeres en el mundo y su sentido de obediencia, o sumisión, como característica propia de ellas, en cada raza humana en nuestros 5 continentes.

Empecemos este análisis desde las más obedientes a las menos obedientes, propias de su naturaleza humana. No es un estudio científico ni mucho menos, es más de observación diaria, por años. Bien podría estar equivocado de Wing a Wing, pido por favor que no me consideren antifeminista.

Considero que los más «obedientes», o más bien sumisas, son las mujeres de raza negra. Por aquello de la esclavitud en USA, Los Antillas, América del Sur, en especial en Ecuador (Provincia de Esmeraldas) y Brasil, África Negra, Subsahariana. Aun cuando reconozco, que las mujeres negras en la actualidad expresan lo que creen que deban expresar sin temor, pareciendo, por su respuestas, algo atrevidas, pero no lo son.

A continuación, me parece que vienen las asiaticas: Chinas, Japonesas, Tailandesas, Coreanas y demás.

En estosos países, la obediencia, es más bien de tipo cultural, pues, por ejemplo: las Geishas en el Japón, son criadas desde niñas a agradar a los hombres, en especial a los extranjeros. El asunto es cultural.

Le siguen, en mi criterio, las mujeres hindúes, también por factores de orden cultural, al igual que las mujeres Árabes. En estas naciones el asunto es más de orden religioso, por ejemplo: en la India, según las Castas sociales, les escogen el marido con el que se tienen que casar, y en Arabia el propio Islam, les permite a los hombres que pueden mantenerlas, tener hasta 4 mujeres. La mayor es la más obediente respecto de las siguientes.

Le siguen las Latinas, de piel trigueña, por ello, el femicidio se ha desarrollado tanto. Es el temor que le tienen todavía a los hombres que las maltratan, (generalmente maridos celosos y de poca cultura, o semianalfabetos), y por tal razón no los denuncian.

Lejos de todas las anteriores, vienen las blancas, que son las menos sumisas, por ej: las norteamericanas, canadienses, australianas y europeas. Son capaces de enfrentarse a puños con sus maridos, si las agreden. En su formación secundaria las preparan para la defensa personal, en las clases de gimnasia o en academias privadas. en esos países el femicidio y el delito intrafamiliar es menor. Recordemos el caso de la sra. Gallo, de Bucay y de su marido norteamericano, un ex marino de bajo nivel jerárquico, que la maltrataba, en Usa.

Finalmente nos quedan las coloradas, que son las más blancas y rosadas de todos. Son las más agresivas y no se dejan intimidar del (los), hombre(s).

Estas se ubican principalmente en Inglaterra, Alemania, Checoslovaquia (antes), hoy República Checa y otras que la formaban, y los países nórdicos. Les ayuda el tamaño, son muy altas, fuertes, sobre todo las mujeres Rusas, que trabajan como tractoristas y beben como los hombres sin problema, o por el aprendizaje de artes marciales, en algunos casos. Excepcionalmente las hay en los demás países pero pocas, mucho menos en el Ecuador, pero que las hay, las hay.

Con estos antecedentes vuelvo al tema de esta entrega. Nuestra Alcaldesa, tiene el inconvenientes de cambiar las decisiones que realiza en la Alcaldía, de un dia para otro, o de unas semanas para otra. El mayor ejemplo en estos días, es el Centro de Convenciones.

Cuando los contagiados por el CORONAVIRUS, se multiplicaron en la ciudad de Guayaquil, tomó la decisión de convertir al Centro de Convenciones, en Casa de Alojamiento temporal de contagiados del Virus. La Alcaldesa preside el COE Cantonal.

La decisión fué muy válida, pues los hospitales colapsaron en Guayaquil y no tenían cabida para los contagiados.

Hoy, conocemos por el Tabloide de la Municipalidad, que lo desmantelará, para ponerlo a funcionar nuevamente como Centro de Convenciones. Guardará tal infraestructura en alguna bodega de la municipalidad, suponemos. Con riesgo a dañarse o perderse algunas estructuras de tales instalaciones.

La 2da consideración, es: ¿La empresa privada que apoyó tal iniciativa, volverá a ayudarle cuando nuevamente le solicite? Muy difícilmente.

La tercera, consideración, -esta es mía- no es menos importante.

Ciudades como Quito, están en pleno auge de la Pandemia. No tienen camas y centros o subcentros de salud para hospitalizar a la población contagiada pobre, de la capital. Desmantelar el Centro de Convenciones, podría considerarse como un acto de poca solidaridad con los ciudadanos de la capital, que al igual que Guayaquil, es COSMOPOLITA.

Son las decisiones alcaldicias de nuestra Alcaldesa, que sinceramente no entendemos.

¿Tan mal asesorada está? o, simplemente, no acepta asesoramiento y hace «lo que a mi me da la regalada gana», expresión que terminó con el autor de estas palabras, con su persona fuera del Municipio de Guayaquil y permaneció, por 20 años fuera del país.

Esperemos que reflexione y cambie de idea.

MANTENGAMOS NUESTRO SLOGAN COMO SIEMPRE:

“GUAYAQUIL POR LA PATRIA”.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *