De ciertos hábitos nocivos y no nocivos – Desde mi Trinchera
Comentario Sociedad

De ciertos hábitos nocivos y no nocivos

Me decía un primo algo mayor a mi: “Aconsejar es malo y aconsejar mal, es peor”. Tal dicho es relativo y mucho depende de la persona a quien va dirigida, que generalmente es, a un gran amigo o un querido pariente.

Creo que en tratándose de ambas personas, un buen consejo, o una crítica positiva, es un deber moral para con nuestros amigos o parientes, si nos está demostrando un EQUIVOCADO proceder; proceder que nunca antes lo demostró, por ej: Si por una tercera personas (amiguita), de repente, se separa, o quiere divorciarse de su mujer, a quien toda la vida quiso y que por este nuevo entretenimiento, de repente “descubre”, que nunca la ha querido. También, en otros casos, como por ejemplo de amigos o parientes, que de repente caen en el hábito del juego de azar, o del alcohol.

¿Cómo nos dirigimos a esos buenos y queridos amigos y/o parientes para que reflexionen?.¿Como indicarles, que no están actuando bien y que desistan de tales conductas o procedimientos, que en el caso de las “amiguitas”, éstas actúan, generalmente, por sacarles dinero, a sus nuevos “maridos”, “noviecitos” o “amiguitos”, que, de repente se convirtieron en la solución de sus problemas económicos.

Generalmente los amigos y parientes, que se entusiasmaron por el juego o por la bebida, lo niegan, o no reconocen el mal que se están haciendo.

Los bebedores, NO lo admiten, sin darse cuenta que los dos traguitos en la mañana, mientras están en sus oficinas, son 2 más en la tarde y luego 2 más en sus casa. La cuenta, de repente sube a 3 en cada ocasión y después ya perdieron el control. Con el juego pasa igual, primero lo niegan, luego lo admiten, que se trata de una vez a la semana y lo hago por distracción y liberarme del estrés del trabajo.

Luego, las idas al casino, terminan a diario, siempre con la esperanza de ganarle a la “CASA”, sin comprender que los Juegos de Azar, en especial, los casinos, son negocios donde la “CASA NUNCA PIERDE”, y si hoy ganas una suma interesante, al dia siguiente, pierdes el doble.

Con los fumadores, que no es un vicio, sino un hábito, pasa lo mismo que con el bebedor, hasta que el médico te dice con franqueza, “escoja señor/señora”, ¿que prefiere: dejar de fumar o dejar de vivir?.

Todo vicio, todo hábito, es susceptible de dejarlo definitivamente, pero es, fundamentalmente, una decisión personal, de ponerle fin, de una vez por todas y para siempre.

También hay ayudas: Medicamentos, tratamientos, conversatorios grupales, lecturas religiosas, etc., pero nada de tales medicaciones o procedimientos son exitosos, si no tienes la DECISIÓN Personal y Mental, de dejar tal afición, hábito, o éxito sexual de billetera.

Sin perjuicio de lo anterior, existen BUENOS hábitos, que por la exageración que le ponemos a diario, resultan perjudiciales, en algunos casos a la salud conyugal y en otros a la salud personal. Veamos uno que otro ejemplo:

1. El hábito al trabajo, por supuesto, de manera exagerada, aquel que la psicología lo clasifica como “LABORADICTO”. Que, en su afán de hacer más y trabajar más, supera los límites de la fortaleza física o mental y se enferma, o estresa o CAE en un cansancio extremo, dejando a un lado sus obligaciones familiares, o al menos no las considera prioritarias.

2. El hábito a la lectura, exagerada, de aquellos/as, que no piensan dejar de leer, el nuevo libro que adquirieron, o el BEST SELLER, o el que les recomendaron. Libro que lo llevan a todos lados y aprovechan cualquier minuto para leerlo y en ocasiones inconscientemente, -con falta de educación- para el cónyuge, o el o la amigo/a que los acompaña. Lo leen en las horas del desayuno, (desayuno), o en los cafecitos, o reuniones con amigos/as.

3. El celular, la tablet, la televisión y la computadora, han sido en la actualidad sustitutos de los libros y diarios o periódicos, que por la exageración dedicada de éstos hacia ellos, descuidan la conversación o el diálogo con sus cónyuges o hijos.

También, hoy, los Chats están de moda, se utilizan con exageración y finalmente, otras alternativas que te da la electronica.

Todos estos buenos hábitos a los que me refiero, se realizan a horas extracurriculares, o laborales generalmente. Por ello su inconveniencia.

Recuerda: TODO EXCESO ES MALO.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *