Internacional Opinión Salud & Medicina

Sacando provecho de la maldita pandemia

“Nos pasamos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante». Oscar Wilde

A través de la historia, la humanidad , ya sea globalmente o de manera localizada, ha sufrido golpes destructivos muy fuertes. De esos que dejan huellas para siempre. En este momento atravesamos globalmente la pandemia Covid 19, con sus efectos actualmente impredecibles pero con la aparente intención de exterminar a la humanidad.

Sin embargo , siempre la humanidad ha terminado sobreponiéndose a estos golpes, por duros que sean; ya que éstos sacan lo mejor del ser humano. El ingenio, la solidaridad, la caridad, la valentía, y tantas otras virtudes, acaban dejando prácticamente sólo en las páginas de la historia a las plagas.

Por medio de seguir jugando a las escondidas -como lo dijo el doctor Damerval- con el virus, y a través de la solidaridad y el intelecto humano, lograremos dejar sin poder sobre nosotros a este virus que con su soberbia y alevosía intentó acabar con la raza humana, pero terminó sacando lo mejor de ella. Una vez superado el virus, el mundo nunca será el mismo: ¡será mejor!

Un espíritu de cuerpo, a nivel mundial, se está desarrollando en medio de nosotros. Aprovechémoslo. El siguiente paso que debemos dar global y localmente, como humanidad, así como cada uno de nosotros es ayudar a los que menos tienen dándoles las herramientas para que puedan salir adelante.

Si vemos a alguien ahogándose en un río y a la orilla hay una boya, lancémosela para que el empuje hacia arriba del agua sobre ella los haga elevarse y salvarse. De la misma manera, ayudemos de la manera que podamos (becas es una opción) a educar y preparar a la gente. 

Una vez rasgado el velo de la ignorancia, y a la par ayudando a generar las condiciones propicias para que puedan crearse y mantenerse con facilidad microempresas – algunas de las cuales serán grandes con el tiempo – con esto el empuje hacia arriba de la economía conseguirá de manera natural que todas las personas tengan mayor riqueza económica, intelectual, recreacional, etc. ; y logremos por fin dejar en el olvido la lacra de la corrupción que ha destruido al país con igual agresividad que el actual virus, pero de una manera totalmente escondida e hipócrita.

Dejemos de pelearnos por lo que nos diferencia y unámonos para vencer a los enemigos comunes a la humanidad. Al día siguiente de terminar estas guerra discutimos y analizamos qué se hizo mal y qué se hizo bien, pero antes de eso todos unidos.

En resumen, primero sobrevivir ayudándonos entre todos, pero ni siquiera a punto seguido, sino a punto y coma, continuemos con ese espíritu constructor para terminar, a través de la educación y solidaridad, convirtiéndonos en un mejor Ecuador y en una mejor humanidad. 

 

1 Comentario

  1. Avatar
    Rosa Roca Aguirre

    Muy enriquecedor su escrito. Dios quiera que todo saquemos lo mejor de nosotros para que aflore la solidaridad y el espíritu de cuerpo que deben ser nuestro motor en adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *