Este email lo envié a todos mis ex compañeros de primaria y secundaria para informarles de lo que sucede en el mundo. En nuestros canales de televisión no dan información detallada. Hace pocos minutos me llegó la noticia de que EE.UU. ya tiene 82.000 infectados, con China se pelean el primer puesto. El gobernador de New York comentó que la cresta se espera en dos semanas. Desesperadamente pide miles de respiradores y camas para estar listos.

En la actualidad no hay que descubrir la pólvora. Con la experiencia de China, desde que comenzó hasta que terminó (99%) tomó menos de tres meses. Si ustedes siguen las noticias internacionales deben escuchar repetidamente “aplanar la curva”. Si no lo han escuchado, en este link hay abundante información:

https://globalnews.ca/news/6724297/metrics-flattening-coronavirus-curve/.

Corea del Sur, el país que logró derrotar al Covid 19 en algo más de un mes, no permitió que la curva se disparara, el gobierno inmediatamente comenzó a aplanarla. Los demás países no lo hicieron. En el gráfico a continuación la curva de Corea del Sur es casi horizontal

¿Cómo la aplanaron? Haciendo pruebas masivas a la población. Hay que determinar el universo de infectados. En Estados Unidos, Trump es 100% responsable de no haber aplanado la curva oportunamente. Y el demente quiere tener las iglesias llenas para Eastern. Afortunadamente en los Estados Unidos, los gobernados que son electos por votación, son la máxima autoridad de sus estados y ya se han expresado en contra.

Sigo muy de cerca lo que ha ocurrido en otros países, quiero estar equivocado, pero nuestro problema acaba de comenzar. La cresta de la curva no se alcanzará en menos de dos o tres semanas. La cuarentena debe seguir. El gobierno debería usar los camiones del ejército, llenarlos con alimentos y repartir los víveres en todos los barrios pobres y debe hacerlo diariamente. Debe ordenar que no se corte el agua, ni la luz eléctrica. En Estados Unidos los soldados son usados para trabajos logísticos no para obligar a las personas a permanecer en casa. Iría contra la Constitución. Lo que han hecho es cerrar los parques y las playas, además de los restaurantes, bares, etc.

Como escribí en un artículo, Ecuador necesita un Vicente Rocafuerte, enfrentó una epidemia en la que falleció 10% de la población de la Provincia de Guayaquil, en 1842 incluía Los Ríos, El Oro, Guayas y Santa Elena. Manabí ya se había separado. A cantidades actuales representó más de 400.000 personas, entre el 1 de septiembre de 1842 y fines de marzo de 1843. Rocafuerte es único entre los ecuatorianos: extraordinaria educación, apasionado por la lectura, su nivel de ilustración era superior a la de los europeos y estadounidenses, no temía a nada, ni siquiera a la muerte. Estuvo preso en 4 ocasiones, en la última próximo a ser fusilado, lo comenta Pedro Carbo, su secretario. Total desprendimiento de lo material, su fortuna la utilizó a favor de las causas liberales, muy seguro de lo que hacía, extraordinaria oratoria y pluma, enorme personalidad, rápido en tomar decisiones, etc. etc. Pero no fue ningún pan de dulce, su personalidad fue compleja y a ratos se contradecía.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *