Poesía & Arte

Te encontré, sin buscarte

I
Por casualidad estabas,
sentada en un sofá,
con tus tejidos en la mano,
un suetercito intentabas.

II
Me acerque a ti, sin motivo,
quería fumar y no tenía cómo hacerlo,
te pregunte, si tu tenias un fósforo, quizás,
No fumo, me dijistes, terminando tu café.

III
Entonces te invite a mi mesa y aceptastes,
otro café, te pregunte y lo aprobaste,
tenias poco acento al hablar, un español casi perfecto.
Quién hubiera podido pensar, que eras extranjera.

IV
De padres parisinos,
Sin embargo, tu nacistes en Burdeos,
Carolina, me dijistes que te llamas,
al indicarte el mio, me dijistes,
Te leo, en “Desde mi trinchera”,
Cómo así, te pregunte y sonreistes,
Soy amiga de Karina, que en ese diario digital también escribe,
Además, es la Pediatra de mi niña,
Es la una, me voy a recoger a mi hija, y
Rápidamente desapareciste.

VI
¿Volviste a Francia a celebrar
las navidades en familia?
Eres de creencias y de principios elevados.
No se si volveras. No lo creo, a otras latitudes llegarás.

VII
Que te vaya bien a donde llegues
A descubrir otros países, lugares y amigos,
Yo te deseo lo mejor para ti y los tuyos,
Si algún momento vuelves, me encantaría volver a verte.

IX
Si no vuelves, te tendré entre mis recuerdos,
entre tantos amigos/as pasajeros.
Que siempre encuentro en mi camino
Aquí donde me encuentro, o en cualquier otro lugar

X
Mientras tanto, seguiré escribiendo sin parar
Espero que Karina te los haga llegar
Estas entregas cotidianas, que,
Nada tienen de especial, y no a pocos les importan.

1 Comentario

  1. Avatar
    Washington Lascano

    Hay errores en la conjugacion del verbo, en tercera persona de singular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *