Internacional Opinión Política

El liberalismo entre la Guerra Fría y el SSXXI

Los años 80 marcaron el fin de la Guerra Fría, la caída del Muro de Berlín y el colapso de la URSS. El capitalismo triunfaba y el pensamiento liberal imponía su pragmatismo universal sobre la obsoleta retórica del control de sociedades. Mientras Europa Oriental se reconvertía al mercado, América Latina se democratizaba con nuevas corrientes filosóficas provenientes de Europa Occidental. Los partidos tradicionales, controlados por élites económicas, fueron paulatinamente perdiendo espacio ante arraigados populismos convencionales y una renovada izquierda internacional aliada al narcotráfico. El Foro de Sao Paulo fue en los años 90 el precursor del fracasado SSXXI y del actual Grupo de Puebla.

Los electorados, complejos y en perenne evolución, inclusive los grupos más marginados, confluyen hoy colectivamente en pos de libertad, progreso social y económico, y alternancia en el poder. Los nacionalismos, populistas e izquierdizantes, están desfalleciendo ante el descalabro económico de sus gobiernos y el hartazgo de la sociedad. El desplome de Evo obedeció a factores propios de la debilidad institucional con la que se mantuvo en el solio presidencial por 14 años. Ortega y Maduro, habiendo cruzado varias veces el umbral de un viaje sin retorno, insisten en la misma tesis. Aunque la decadencia de los partidos políticos y la marginalidad de sus figuras son la consecuencia de la explosión de un nuevo orden social, la corriente liberal mantiene su vigencia como única vertiente de gobernabilidad con solidez imperecedera.

3 Comentarios

  1. Avatar
    Armando Cruz Moscoso

    Deduces entonces que estamos ante la alborada de una nueva y renovada corriente liberal basada en un mercado libre y competitivo ? Con lo cual los únicos dos pre-candidatos sucumbirán ante el «outsider» ?
    ? Que le espera al país entonces?

  2. Avatar
    Jorge Cedeño Lopez

    Excelente escrito, contundente, sintonizado con las grandes aspiraciones ciudadanas de libertad, trabajo, estabilidad política, económica y paz.

    Lo comparto.

    Ecuador NO será un NARCOESTADO.

    Es importante que unifiquemos criterios en el universo de las diferencias de pensamiento unitario de los integrantes de los diversos estamentos sociales, colectivos ciudadanos y organizaciones políticas, dentro del marco de la Constitución y las Leyes para prevenir la toma por asalto de nuestra República por parte de grupos delincuenciales.

    Debemos estar todos juntos y unificados como ciudadanos latinoamericanos para luchar y proteger nuestras naciones contra los grupos irregulares, redes criminales transnacionales, crimen organizado, narcotraficantes y terroristas, todos aglutinados bajo la bandera de los revolucionarios radicales ideológicos de «ESA» izquierda agresiva, violenta, destructiva y empobrecedora.

    JCL

  3. Avatar
    Luis Eduardo Zaldumbide López

    Considero importante parafrasear lo siguiente: “Las locuras del socialismo y los terrores de la anarquía se disiparán en un sistema postindustrial que garantice a todos los hombres, ricos o pobres, un mercado justo y un trato justo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *