Internet Opinión

¡El internet muestra lo que no tienes!

Confieso que la primera vez que escuché la frase con la cual abro la presente entrega no alcancé a comprenderla cabalmente. Estaba escuchando a mi amigo Patricio en una conversación a la cual asistían más de veinte académicos ecuatorianos en las modernas instalaciones de la Universidad Casa Grande.

Patricio, entre otras afirmaciones, fruto de su agudo sentido del análisis, explicaba sus puntos de vista acerca de la génesis de los problemas que ocurrieron en los aciagos días de octubre en los cuales nos quisieron destruir como país. Y pensé… pensé… hasta que dije… ¡claro!… ¿no es eso lo que nos ocurre a los cibernautas?… el internet nos muestra hechos, cosas y situaciones allá y acá, y realmente para muchos de los jóvenes “centenials” en el mundo entero –incluyendo a los nuestros-… el internet muestra lo que no tienes… allí se inicia la complejidad social que parece estar ocurriendo, aunque estoy seguro que no es el único estímulo para una reacción social tan dolorosa como la que vivimos hace poco.

Abierta para todo el mundo, sin restricciones, la “web” seduce a los más jóvenes, para comunicarse, para enterarse de lo nuevo, para aprender, para entretenerse o para planificar ideas interesantes y algunas tal vez clandestinas, el internet atrae a los usuarios  pues suele mostrar hermosos rostros, cuerpos de gimnasio, exitosos emprendimientos, ropa de marca, zapatos de última moda, artistas del jet set, personas que se han hecho ricas de la noche a la mañana, episodios de crueldad, artistas mostrando sus pechos para protestar, se puede inclusive hacer el seguimiento mientras arden las torres gemelas o se incendia el metro de Santiago de Chile… entre otras maravillas… ¿qué sucede cuando un joven que carece de todo observa lo que otros de su edad disfrutan o los que otros hacen para dizque protestar por sus derechos?. Por lo menos admiración, deseo de emular comportamientos, envidias, rencores… en fin… emociones y sentimientos humanos. Y qué pasa si los políticos desaprensivos “a grito pelado” les dicen que sólo sus derechos son dignos de reconocer… “Constitución de derechos nos dijeron”, olvidándose de algo fundamental… ¡la vida no son sólo derechos, también existen las responsabilidades y las obligaciones en sociedad!

¿Qué ocurre cuando los adultos no somos capaces de orientar con afecto y claridad a los más jóvenes?. Si les mostramos rechazo, los minimizamos y los hacemos sentir incapaces de lograr lo que otros tienen y que se ve cotidianamente en las redes sociales. ¿Qué esperamos de ellos si no les explicamos que más allá del dinero está la satisfacción de llevar a cabo una vida plena, si los gobiernos no escuchan y se pasan llevándose el dinero, ovidando a ese enorme conglomerado humano que son los jóvenes, se les miente y se los trata como ignorantes, se les olvida después de las elecciones pero ellos hacen el seguimiento por las redes sociales y se dan cuenta de los despropósitos… me parece que todo lo que menciono forma parte de un “caldo de cultivo” capaz de provocar los grandes problemas sociales que estamos viviendo en toda Latinoamérica… jóvenes olvidados por la izquierda, por la derecha, por el centro… a quienes les importa un “comino” las “ideologías políticas” y sólo siguen –aunque lo saben- a quienes les ofrecen mesiánicamente algo mejor… destruyen todo a su paso… porque además están convencidos de que “tienen derechos”, cuánta perversión en los políticos incapaces de ver más allá de las próximas elecciones.

El internet es un “arma de doble filo”, puede ser estupendo si es bien utilizado, puede ser un detonante terrorífico para el futuro de la humanidad… en medio de todo ello está el pensar del hombre, del ser humano… la ética personal… allí… ¡volvemos a la educación, a la formación, a la familia, a la Cultura! 

Me pregunto… ¿qué estamos haciendo para construir un país de oportunidades?, si vemos que no están los mejores manejando temas tan sensibles como la salud y la educación… ¿hasta cuándo lo permitimos?

 

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *