Historia Opinión Política

Mahuad vs Moreno

Mahuad decretó el feriado bancario y se convirtió transitoriamente en la figura más deleznable de la política ecuatoriana para luego ser defenestrado del poder. Físicamente debilitado por el derrame cerebral sufrido 2 años antes, fue propiamente un mandatario vago, acostumbrado más al jacuzzi residencial que al mismo despacho presidencial. Sus negligencias políticas precipitaron la adopción de una dolarización apoyada hoy por la ciudadanía en general. 

El efímero fin de los subsidios a los combustibles promulgado por Moreno no fue más trascendental que la dolarización de Mahuad, pero no dejó de ser una monumental medida económica efectuada bajo fuerte estrés político por un igualmente discapacitado mandatario, habituado más a extenuantes viajes al exterior que al rigor de largas jornadas de trabajo. Sea como fuese, su contribución al tema corrupción probablemente pesará más que su autocalificada, pero nada sustentada, valentía al pretender eliminar lo que en casi 50 años ningún jefe de Estado se atrevió a hacer. 

La crisis ha dejado pérdidas claramente medibles y otras que recorren el umbral de lo incalculable. Igual que hace 20 años, la carencia de una elemental paz social, ni decir de seguridad jurídica, precarizan al país en su aspiración por atraer la inversión extranjera. Las nuevas medidas, mediocres e incompletas, no conseguirán borrar de la mente y el bolsillo de los inversionistas el inmisericorde accionar de terroristas urbanos que lograron poner en vilo la seguridad del Estado y socavar su democracia. 

2 Comentarios

Responder a Armando Cruz Moscoso Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *