Internacional Opinión Política

El Banano, la soya, el cacao y el camarón (1)

(Cultivos, de cuyo éxito depende la economía ecuatoriana)

El Banano, el primer producto de exportación del Ecuador y de la Región, tuvo sus inicios de su siembra, allá, por los años 50, del siglo XX. Con la ayuda y asesoría de técnicos extranjeros, los bananeros ecuatorianos se convirtieron en expertos en la siembra del banano y su exportación a los mercados, primero americanos, luego europeos y al Japón, los convirtió en los agricultores que con sus ingresos, más aportaban al erario nacional. El país dependía de su producción agrícola.

Los principales y casi únicas provincias del Ecuador, que lo producían en grandes cantidades para la exportación, siempre fueron las Provincias del Guayas, El Oro y Los Ríos, hasta la presente fecha.

No todo fue color de rosa, para los bananeros ecuatorianos, tuvieron en el pasado graves problemas, con enfermedades, que atacaban la planta, provenientes del Exterior, generalmente desde Panamá, que luego, pasaban a Colombia y finalmente al Ecuador.

La Sigatoka Negra, en décadas pasadas, arrasó, las plantaciones de banano en el Ecuador. Los Bananeros tuvieron que cambiar sus cultivos a otra calidad de fruta, del Gros Michel al Cavendish, más resistente a estos virus y masificar el cultivo de sus haciendas con tecnología de punta, tanto con el riego (por aspersión) de sus plantaciones, como del cuidado de sus cultivos, para evitar el contagio de la plantación, que siendo un virus, se propaga vía aérea y se transmite de planta a planta a través de los mismos instrumentos de labranza que utilizan para sembrar y producir el banano como: sistemas técnicos de riego, machetes, sistemas mecánicos de movilización del banano cortado en la plantación y en las propias botas de los campesinos a cargo de dicha tarea.

Superado este grave problema, los bananeros ecuatorianos, con sus nuevas técnicas en sus sembríos, volvieron a superar las cifras de producción y exportación.

Un cambio importante fue el cambio del sistema de exportación del racimo, que se enviaba entero, cubierto de una especie de faja (chanta), que los revestía externamente, para evitar su estropeo, en la transportación por tierra -de la hacienda al buque-, que esperaba en el puerto, cuando se construyeron, pero que por muchos años el traslado se realizaba en lanchones, que llevaban los racismos del puerto de embarque al costado del buque.

Buques especializados para transportar esta fruta, que se mantenía en sus cámaras de refrigeración, durante el viaje, para evitar su maduración temprana. A los EE.UU. (USA), se requerirán 7 días, a Europa 14/15 y al Japón 15/20. Hoy en día, dichos tiempos probablemente sean menores, pero siempre hay el riesgo de la maduración temprana de la fruta.

Hoy por hoy, los bananeros ecuatorianos, se están alarmando, frente a una nueva amenaza contra sus plantaciones. Se trata de un hongo “Fusarium Raza 4 Tropical”, que ataca por igual al banano, al plátano y al orito.

Las tres plantaciones de estas “MUSÁCEAS”, que en su conjunto equivalen a cerca de 160.000 hectáreas de cultivos. Para dicha plaga, pareciera ser que no existe tratamiento químico, ni se ha desarrollado una variedad que la resista. Según lo refiere el Editorial del Diario El Universo, en su publicacion del dia Miércoles 10 de julio del presente año (2019).

Estos tipos de plagas o de hongos, en 6 meses pueden afectar y destruir un sembrío de 80 hectáreas de banano.

Parecería que este hongo, se origina en Panamá, que también está afectando a las plantaciones colombianas, aún, cuando, éstos lo niegan. Pero, esa ha sido la historia y el camino seguido en el pasado, que ojalá no se repita en el presente.

El MAG (Ministerio de Agricultura, antes MAGAP), Agrocalidad, Departamento Técnico del MAG y Cibe-ESPOL, cuentan con laboratorios especializados y parecería que, el 3 de julio, han activado los Protocolos de Bioseguridad, para impedir el ingreso de este terrible hongo a nuestra bananeras.

Que Dios nos salve y nos favorezca.

(Continuará)

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *