Opinión Política

El pleno empleo de Lenín Moreno

El Gobierno propone una reforma laboral para que casi 5.5 millones de desempleados encuentren empleo. ¡Quimérica audacia! Partiendo de la premisa que se necesitarían US$1,000.00 de inversión para generar una plaza de trabajo, US$5.5 millardos se requerirían para producir un nivel de pleno empleo. Aquello significaría casi 4 veces el monto de la inversión extranjera (IE) del año 2018. La realidad es que el monto de la inversión sería más próximo a los US$20,000.00 por colocación laboral, equivalentes a 785 veces el actual nivel de IE o el PIB de un año. Los US$17 millardos de inversión privada con los que cerraría 2018, anunciados como un hito y sin desparpajo alguno por Moreno en noviembre del año pasado, aún se quedarían cortos. Las irrenunciables conquistas laborales son parte del problema, pero el descontento de la ciudadanía y su desconfianza en el régimen coadyuvan en el mantenimiento de una política laboral sin sustento económico y con altísima dosis de populismo melodramático.

El país necesita liberar su economía y en lo laboral demanda la eliminación del salario mínimo, el impuesto más perverso contra la mano de obra no calificada, por demás abundante en el país. El Gobierno tiene miedo a enfrentar la crisis y actuar con pragmatismo, pero no tiene reparo alguno en mantener su demagogia. Claro, es apenas un gobierno de encubierta transición y no se debe esperar mucho de él, excepto la profundización de una crisis que va más allá de los números. Sin credibilidad política no habrá rescate económico.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *